Testimonios de: Andrés_8

Foto

Tras pasar mucho dolor, dolores muy intensos de huesos y tras varios diagnósticos (tendinitis, fibromialgia...), en mayo de 2013, tras hacerle muchísimas pruebas, a mi madre le diagnostican cáncer de mama en estadio IV (afectación ósea y pleural secundaria)... Hubo que coger fuerzas de donde se pudo y comenzar a luchar sin perder nunca la esperanza.

Más sobre mí >

Últimas entradas

12345...
 

Me gustaría saludaros a todos muy cercanamente después de todo este tiempo sin dar noticias sobre cómo seguimos…

Como dice el título, no sé qué siento ahora mismo, es una sensación agridulce, extraña, pacífica a la vez que aterradora e inquietante, esperada, sorprendente, un cúmulo de sensaciones podría llamarse.

2017, año de altibajos muy extremos, no he sabido centrar mis emociones en un único estado. Acabamos el 2016 mal, empezamos este año muy bien, volvemos a recaer en picado, remontamos, estabilidad, fracaso absoluto y ahora, ¿ahora qué?

Han sido cinco tratamientos diferentes en poco más de un año, con una estabilidad máxima de cinco meses, ella estaba “bien”, ahora lo sigue estando, pero la sensación es diferente, amarga, muy extraña, repito, no sé qué pensar.

Los médicos no dicen nada claro, solo buscan su bienestar y calidad de vida, pero yo no tengo la misma esperanza que antes, los dolores son muy repentinos y muy fuertes, un día está genial, al día siguiente, no puede casi moverse, ¿por qué?

Estaréis completamente descolocados los que no me conozcáis, que seréis la mayoría; la invencible, la “dura como una roca”, como yo le digo, es la mujer que me trajo al mundo. Cada día me sorprende más, no puedo creérmelo.

Cáncer de mama con metástasis óseas generalizadas desde un primer momento, hace unos cinco años.

La evolución ha sido lenta, lentísima, pero a la vez desesperante, antes tenía esperanza, ahora ya no sé. La enfermedad llegó a estar estable durante un año y medio con una simple pastilla hormonal al día y con una calidad de vida inmejorable. Ha pasado por muchos tratamientos, en el último año y medio han sido cinco quimios diferentes, ahora estamos por el tercer ciclo de una que empezó hace dos meses.

Los que me conozcáis de hace tiempo sabréis que las lesiones óseas han sido la principal preocupación tanto de médicos como de nosotros mismos y ha sido como el único objetivo y foco a seguir durante todo este tiempo, hasta hace dos meses.

TAC rutinario, estaba como siempre, “normal”, muy bien, la verdad, resultado: metástasis hepáticas; desde ese día, la esperanza me ha ido a menos.

Ahora mismo estoy en un punto de inflexión emocional donde no sé exactamente qué siento, es como un estado neutral: feliz porque la tengo conmigo, pero muy bajo de moral por lo que nos deparará este nuevo año que entra. Nadie es vidente a largo plazo, pero analizando la situación, me gustaría sacarme de la mente lo que todos podréis imaginar. No soy capaz.

Asustado también porque la veo con mucha menos energía, muy adormilada, sin ganas de nada, pero a la vez está bien, totalmente consciente y como siempre ha estado.

Por otra parte, están los efectos de esta quimio, que, aunque no produce alopecia ni náuseas (menos mal), sí produce fiebre y mucho cansancio, sin contar la anemia crónica que padece debido a la infiltración medular de las metástasis (le tienen que trasfundir sangre una vez a la semana o cada dos).

La fiebre, otro de los calvarios. Ha tenido muchos problemas con la fiebre, una vez llegó a subirle hasta 42ºC, ha estado varias veces ingresada por la misma causa, y después de haber descartado miles infecciones y haber pasado por miles de antibióticos, los médicos han llegado a la conclusión de que era una fiebre tumoral producida por el avance de la enfermedad, resumen: cambio de tratamiento. Este último año esta situación ha estado en bucle.

A todo esto se le une el dolor, dichoso DOLOR, que hace seis meses llegó a dejarla casi inmóvil siempre que le subía la fiebre. Todavía seguimos con los horrores del dolor de huesos, cada día en un sitio distinto, dolor que se agrava cuando pasa el efecto de la quimio.

Así, hasta hoy. Hace unos días estaba fatal con un dolor de rodilla terrible. El martes le pusieron un ciclo de quimio y se le ha calmado casi por completo. Por lo demás, solo nos queda esperar los resultados de las pruebas del mes que viene y ver si esta última quimio está funcionando...

Nada más, perdonadme por haberme extendido tanto, pero necesitaba desahogarme.

¡Feliz 2018! ¡Un besazo para todos!

seguir leyendo >

recomendar: FacebookTwitter

Hola a tod@s, ¿qué tal estáis? En primer lugar, me gustaría desearos un muy feliz 2017 lleno de alegría y amor de parte de vuestros más allegados tanto para los que ya conocía, como para los que han dado inicio a esta batalla en estos últimos meses.

Soy consciente de que hace mucho tiempo que ni siquiera he pasado por aquí para simplemente consultar vuestras publicaciones y saber algo sobre vosotros, pero yo creo que unas líneas más adelante comprenderéis el porqué de esta ausencia.

Para los que no conocéis “mi historia” (en realidad la protagonista es la mujer que me trajo a este mundo), mi madre fue diagnosticada de cáncer de mama estadio IV con metástasis óseas y pleurales en mayo de 2013. (Para saber más, os aconsejo que os paséis por mi perfil y leáis todos mis posts).

La última vez que aparecí por aquí os comenté que mi madre había estado ingresada en el hospital por un cuadro de fiebre y dolor y que teníamos mucha incertidumbre sobre el tratamiento y el futuro. Tras dicho ingreso, mi madre volvió a la quimio, pero esta vez en pastillas (XELODA), descartándose la opción de la quimio intravenosa con la finalidad de que no le produjera alopecia (aunque parezca una tontería, a mi madre le afecta mucho verse la cabeza como una bombilla). Al principio, bastante bien, los efectos secundarios eran mínimos, con alguna náusea e hinchazón de piernas y pies, pero bien por lo demás. Así estuvo desde últimos de agosto hasta finales de octubre.

A partir de ese momento, todavía más cambios, volvió la fiebre, pero mucho más acentuada (llegó hasta los 41 grados) y otra vez para el hospital. Estuvo ingresada dos semanas con sus catorce días y sus catorce noches. Agotador. Pero afortunadamente mejoró tras haberle administrado todos los antibióticos habidos y por haber.

Sin embargo, nosotros ya no estábamos tranquilos, porque no había sido normal que le hubiera subido tanto la fiebre llegando a tener que ingresarla dos veces en menos de tres meses. Le hicieron estudios de orina, sangre y varias pruebas más, pero los médicos no fueron capaces de encontrar el foco de la fiebre, por lo que llegaron a la conclusión de que había sido producida por la enfermedad, tanto en el primer ingreso como en el segundo.

Por otra parte, estaba el dolor de huesos, cada vez más acentuado sobre todo en la cadera y los fémures y rodillas, así, la oncóloga decidió practicarle una biopsia ósea para ver si las metástasis habían infiltrado el hueso hasta la médula ósea y efectivamente, así fue. Bajón total y absoluto. La oncóloga no nos había querido decir nada pero nos dijo que ya lo sospechaba porque mi madre había necesitado transfusiones de sangre cada dos semanas debido a la constante anemia que arrastraba.

Vuelta a lo mismo, hay que cambiar el tratamiento de nuevo porque el XELODA no ha dado ningún beneficio, todo lo contrario, la enfermedad está más avanzada, y los médicos deciden ponerle un tratamiento bastante nuevo que ha salido hace un par de años llamado ERIBULINA, específico para los cánceres de mama avanzados.

Después de este bajón, a partir de mediados de noviembre, vuelta a los goteros, un día a la semana durante dos semanas y la tercera, descanso. Junto a la medicación, una de cada dos veces que toca tratamiento mi madre necesita dos transfusiones de sangre para combatir la anemia crónica que padece.

En cuanto a efectos secundarios, la verdad es que no son muy malos, alguna que otra náusea y malestar digestivo, y, aunque no es lo normal, a mi madre se le empezó a caer el pelo al principio, aunque ese efecto ya pasó. Actualmente, mi madre está estable, con buen estado general y activa dentro de lo que cabe, aunque es verdad que menos que antes. He de decir que ella toma 200 mg de morfina cada 12 horas junto a otros medicamentos relajantes para el dolor.

He olvidado añadir anteriormente que yo me preocupé muchísimo cuando nos dieron la noticia de la infiltración medular en los huesos. La situación me desbordaba, veía que se me estaban acabando las fuerzas; pensaba en el futuro y lo único que hacía era llorar y llorar, día tras día. Ante esta situación, decidí acudir a la psicóloga del hospital de día y fue bastante clara, me dijo que mi madre estaba muy enferma y tenía que afrontar la situación, que estos tres años, casi cuatro, habían sido un regalo y que a partir de ahora, el tiempo era oro. Hablé con la oncóloga y me dijo que ella no se guiaba por estadísticas, pero que si quería saberlo, los pacientes que habían estado en la situación de mi madre, solían tener un año de vida aproximadamente. Sin embargo, me dijo que no me preocupara por eso porque ella es muy fuerte y puede seguir todavía mucho tiempo aquí con nosotros. Bueno, yo desde entonces no dejo de darle vueltas a la cabeza.

Ya para acabar, me gustaría añadir que ha habido dos acontecimientos que nos han marcado en estos últimos meses, tanto a mi madre como a mí. A una de sus amigas de toda la vida le diagnosticaron el bicho también un poquito avanzado y ahora le toca a ella empezar a luchar contra él. Y por último, y esto nos ha afectado todavía más, la semana pasada falleció una chica que conocíamos desgraciadamente por culpa del asqueroso bicho. Mi madre ha estado un poco de bajón porque esta chica también padecía cáncer de mama y llevaba luchando muchísimos años, pero el bicho ha ganado finalmente la batalla tras haberle hecho sufrir mucho durante estos últimos meses.

Sin más, espero pasarme más a menudo a partir de ahora y manteneros al tanto del estado de mi madre. El lunes día 16 le toca quimio de nuevo y el mes que viene, otra vez todas las pruebas.

Un fuerte abrazo para todos y os deseo muchísima fuerza y ánimo!!!

seguir leyendo >

recomendar: FacebookTwitter

12345...

contacta con aecc

Busca tu Sede:



noticias aecc

ver todas las noticias >
cerrar

calendario aecc

Navegar al mes anteriorenero de 2018Navegar al siguiente mes
lumamijuvido
25262728293031
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930311234

Web actualizada el 16 de enero del año 2018

Aviso legal|Política de privacidad|Política de uso de cookies