Seguimiento y revisiones 

Después de los tratamientos, es el momento clave para retomar tu vida cotidiana. Aunque es un momento que estás deseando que llegue, no será fácil. Establece tú misma el ritmo que quieres seguir a medida que te sientas más fuerte y con ánimos.
 

 

 

¿Por qué debo de realizar revisiones? 

Las revisiones periódicas son necesarias para confirmar el estado del paciente, seguir y controlar los efectos secundarios del tratamiento, y para instaurar en caso necesario, un nuevo tratamiento lo más rápidamente posible, si reaparece la enfermedad.

Las revisiones v
an a ser parte de este proceso de vuelta a la normalidad. En la mayoría de los casos serán para confirmar que todo continúa bien. Aún así, es normal que unos días antes te sientas más preocupada o intranquila.

Tu médico establecerá el tiempo que debe pasar entre cada revisión, así como las pruebas que serán necesarias. El protocolo de seguimiento así como los tiempos pueden variar en función de cada caso.

 

 

 

¿Cada cuánto tiempo son las revisiones? 

El riesgo de reaparición de la enfermedad disminuye con el paso del tiempo.

Durante los dos o tres primeros años tras el diagnóstico es aconsejable realizar revisiones cada tres o cuatro meses.

Durante los años 4º y 5º, las revisiones pueden espaciarse algo más y se realizan cada seis meses.

A partir de 5º año, las revisiones se pueden hacer anualmente.

 

 

¿Qué pruebas me tengo que realizar? 

No existe un consenso claro sobre el intervalo de visitas y las exploraciones a realizar en cada una de ellas. Hoy día se considera que exploraciones como la gammagrafía ósea, TAC o ecografía abdominal no deben de realizarse de forma rutinaria, sino solamente cuando la presencia de síntomas o datos en la exploración física o analíticos lo aconsejen.

El protocolo de seguimiento puede variar en función del estadio inicial del tumor, pero habitualmente suele contemplar:


Durante los 2 - 3 primeros años

Se realiza una exploración clínica exhaustiva, análisis de sangre (con o sin marcadores tumorales) y radiografía de tórax. Una vez al año, se solicita mamografía de la mama sana y revisión ginecológica (fundamental si la paciente recibe tratamiento hormonal).

 

En el 4º y 5º año

Se realizan las mismas pruebas que en el caso anterior.

 

A partir del 5º año

Es aconsejable realizar un examen físico, analítica y mamografía.

Tu médico determinará las pruebas complementarias más aconsejables según su estado clínico y exploración física.

La vigilancia de la mama contralateral en las revisiones médicas es fundamental en pacientes diagnosticadas de cáncer de mama, ya que el riesgo de desarrollar el mismo problema en la mama contralateral es más elevado que en el resto de las mujeres.

Es importante que comuniques inmediatamente a tu médico, tanto en las revisiones como en cualquier otro momento, cualquier síntoma que notes. El médico determinará la necesidad de solicitarte más pruebas.

 

 

Recomendaciones 

Cuando todo ha terminado, la cita de seguimiento médico es un momento de tensión que puede interrumpir la normalidad que poco a poco habías alcanzado. La ansiedad, los recuerdos y los miedos dormidos se “despiertan”, y el fantasma de la recaída puede volver a estar presente.

Estas reacciones son normales y se suelen disipar una vez recibidos los resultados, aunque en muchos casos siempre existe un “poso” de ansiedad y preocupación con el que tendrás que aprender a convivir.

Si las pruebas realizadas detectan alguna anormalidad, es comprensible que persista el miedo y la ansiedad. En cualquier caso, y dado que hoy día cada vez los resultados de los tratamientos del cáncer de mama son mejores, tenemos muchos motivos para ser optimistas.

De cara al momento de la revisión, te recomendamos:

 

 

 

  • Sigue los controles médicos. Es muy importante que no te saltes las revisiones, no sólo al principio, sino incluso aunque hayan pasado unos años.
  • No tomes ningún tratamiento o medicación por tu cuenta, sin consultar con tu médico u oncólogo.
  • Haz los ejercicios de prevención o tratamiento del linfedema.
  • Comparte tus preocupaciones y miedos con todos aquellos que están más cerca de ti.
  • Continúa con tu vida. No dejes que la enfermedad se convierta en el centro de tu vida. Si no hay razones médicas que indiquen lo contrario, te sugerimos que continúes haciendo todo lo que antes acostumbrabas a hacer o lo que hayas decidido hacer en tu vida de acuerdo con tus nuevas prioridades.
  • Consulta con tu médico cualquier síntoma nuevo o variación respecto a tu enfermedad.
  • Recuerda que es normal acudir a las revisiones con miedo y preocupación. Es probable que a medida que pase el tiempo y vayas viendo que todo va bien, vayas sintiendo menos temor ante esta situación.


Si no te sientes capaz de afrontar las revisiones, si notas que cada vez te cuesta más acudir y te afecta en gran medida, solicita ayuda a un psicólogo especialista en cáncer.

Contenido actualizado el 15 / 6 / 2011

imprimir

recomendar: FacebookTwitter

contacta con aecc

Busca tu Sede:



noticias aecc

ver todas las noticias >
cerrar

calendario aecc

Navegar al mes anteriormarzo de 2017Navegar al siguiente mes
lumamijuvido
272812345
6789101112
13141516171819
20212223242526
272829303112
3456789

Web actualizada el 25 de marzo del año 2017

Aviso legal|Política de privacidad|Política de uso de cookies