Diagnóstico  

El Colegio Americano de Radiología junto al Instituto Nacional del Cáncer Americano elaboraron, en 1993, un método, llamado BI-RADS para estandarizar el informe mamográfico y reducir la confusión en su interpretación.

 

 

Diagnósticos mamográficos 

Desde el año 2003 el método BI-RADS también se aplica al diagnóstico por ecografía y Resonancia Nuclear Magnética.

Se establecen cuatro modelos de mamas, según la mamografía:  

  • Tipo 1: Mamas de predominio graso.
  • Tipo 2: Mamas de densidad media con densidades fibroglandulares aisladas.
  • Tipo 3: Mamas heterogéneamente densas. Aquí la sensibilidad de la mamografía para detectar lesiones ya es menor.
  • Tipo 4: Mamas con tejido extremadamente denso, el cual podría oscurecer una lesión.

Las lesiones mamarias halladas en la mamografía se clasifican en tres grupos:  

    • Masas.
    • Microcalcificaciones.  
    • Distorsión de la arquitectura.

 
Las masas se subclasifican en función de su forma (redondas, ovaladas, lobuladas o irregulares), borde (circunscritas, lobuladas o especuladas) y densidad.

Las microcalcificaciones en función de su morfología y distribución.

Se distinguen tres tipos de microcalcificaciones, las típicamente benignas, las de grado intermedio o sospechosas y las de alta sospecha de malignidad.

Según todos estos parámetros se establecen siete categorías diagnósticas:

  1. Categoría 0: diagnóstico incompleto. Se necesita completarlo.
  2. Categoría 1: mamografía normal.
  3. Categoría 2: alteraciones benignas. No es necesario realizar ningún seguimiento especial.
  4. Categoría 3: alteraciones probablemente benignas. Se aconseja seguimiento mamográfico más estrecho.
  5. Categoría 4: alteraciones sospechosas de malignidad. Se requiere la realización de biopsia.
  6. Categoría 5: alteraciones altamente sospechosas de malignidad. Se requiere la realización de biopsia.
  7. Categoría 6: malignidad confirmada.

 

 

¿Qué hacer cuando se encuentra una anomalía?

El diagnóstico debe hacerse con mamografía y las exploraciones complementarias necesarias. Si el nódulo mamario es típicamente benigno se realizarán los controles rutinarios.

Si el nódulo es probablemente benigno (categoría 3) se realizará una ecografía mamaria. Con ello se puede diagnosticar un quiste, en cuyo caso no es necesario realizar nada más. Si se trata de un quiste complicado se debe realizar aspiración y biopsia. Si se confirma que es un nódulo probablemente benigno se debe recurrir a un seguimiento periódico, cada 6 meses.

Si el nódulo mamario es sospechoso se realizará ecografía mamaria y biopsia.  En el caso de detectarse microcalcificaciones, si estas son típicamente benignas no hay que hacer nada fuera de los controles de rutina. Si las microcalcificaciones son probablemente benignas es necesario realizar un seguimiento mamográfico periódico, cada 6 meses. En el caso de que sean sospechosas se debe realizar una biopsia.


 

 

 

DIAGNÓSTICOS HISTOLÓGICOS 

Las enfermedades benignas de la mama pueden ser clasificadas, según la histología, en no proliferativas o proliferativas.

  • Alteraciones histológicas no proliferativas
  • Alteraciones histológicas proliferativas.
    • Hiperplasia epitelial ductal
    • Hiperplasia ductal atípica
    • Carcinoma ductal in situ
    • Neoplasia lobulillar in situ

 

 

Alteraciones no proliferativas

Se llama enfermedad fibroquística, o cambios fibroquísticos, a la presencia de quistes o al incremento del tejido del estroma de la mama, los fibroadenomas.

Es una variante de la normalidad. Aparece en el 60% de las mujeres premenopáusicas.

Si existe una historia familiar de cáncer de mama se debe realizar un seguimiento más estrecho de esta patología.

 

 

Alteraciones proliferativas

El cáncer de mama puede ser el último paso en un proceso progresivo de malignización de células de los ductos y lobulillos de la mama, que van acumulando alteraciones moleculares múltiples.

Así una hiperplasia epitelial ductal puede progresar a una hiperplasia ductal atípica, después a carcinoma in situ y, finalmente, a carcinoma ductal infiltrante, que es el tipo histológico más común de los cánceres de mama.

De manera similar el carcinoma lobulillar infiltrante estaría precedido por la hiperplasia lobulillar atípica y el carcinoma lobulillar in situ. Las mujeres con hiperplasia ductal tienen un riesgo relativo de desarrollar cáncer del 1,9%. En el caso de hiperplasia ductal atípica ó hiperplasia lobulillar atípica este riesgo relativo se eleva a 4,3%-5,3%.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Contenido actualizado el 10 / 2 / 2014

imprimir

recomendar: FacebookTwitter

contacta con aecc


Busca tu Sede:

noticias aecc

  • Marcha Contra el Cáncer en Viveiro

    Viveiro |15/10/2013

    Ponte en Marcha contra el Cáncer. Organizada por la Junta Local de Viveiro, el próximo domingo día 20 de octubre y con motivo del Día Contra el Cáncer ...

  • No pierdas de vista el cáncer de mama

    Día Contra el Cáncer de Mama |14/10/2013

    Talleres en Rosa El 19 de octubre es el día Contra el Cáncer de Mama, durante toda la semana, tendremos diversos talleres en nuestra Sede ProvincialLu ...

ver todas las noticias >
cerrar

calendario aecc

Navegar al mes anteriorabril de 2014Navegar al siguiente mes
lumamijuvido
31123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
2829301234
567891011

Web actualizada el 09 de abril del año 2014

Aviso legal|Política de privacidad