Ejercicios 

Tras la intervención quirúrgica, el fisioterapeuta debe iniciar un programa de ejercicios respiratorios, para progresivamente introducir un mayor número de ejercicios.

 

 

Ejercicios respiratorios 

Diafragmáticos

Toma aire por la nariz intentando hinchar el abdomen, retén el aire unos segundos y a continuación expúlsalo lentamente por la boca. El movimiento del abdomen se controla colocando las manos sobre él.

 

Torácicos bajos

Inspira el aire expandiendo la parte inferior del tórax, mantenlo durante unos segundos y a continuación expúlsalo lentamente por la boca. Coloca las manos a nivel de las últimas costillas para apreciar el movimiento de las mismas al tomar el aire.
 
 
Torácicos altos
Inspira el aire expandiendo la parte superior del tórax. Retén el aire unos segundos y expúlsalo lentamente por la boca. Sitúa las manos en la parte alta del tórax.
 

 

 

Ejercicios básicos para favorecer el flujo linfático 

  • Sentada en un taburete, eleva lentamente el brazo hacia delante abriendo y cerrando la mano.
  • En la misma posición separa el brazo lateralmente abriendo y cerrando la mano.
  • Sentada frente a una mesa, con el tronco recto, coloca la mano con un libro bajo ella sobre la mesa. Desliza el libro lentamente hacia delante hasta el momento que comiences a sentir una molestia. Vuelve a la posición inicial.
  • Sentada lateralmente a la mesa, desplaza el brazo hacia delante y hacia atrás colocando un libro bajo la mano para facilitar el desplazamiento.
  • Sentada sobre un taburete, sujeta una toalla por la espalda. Con una mano por arriba y otra por debajo, realiza movimientos hacia ambas manos.
  • Una vez que te hayan dado de alta, se establecerá un calendario de visitas para su seguimiento. Estas visitas ser aprovecharán para realizar medidas del diámetro del brazo, de tal forma que si aparece un linfedema pueda ser diagnosticado precozmente. Asimismo, el fisioterapeuta iniciará un plan de nuevos ejercicios y de educación para modificar determinados hábitos.

 

 

Ejercicios de prevención de linfedema 

Estos ejercicios se deben realizar 2 ó 3 veces a lo largo del día durante unos 30 minutos, aproximadamente, y no deben ser vigorosos.

 

  • Coge un palo horizontalmente y levántalo todo lo que puedas.
  • Pon los brazos en cruz y elévalos juntando las palmas de las manos.
  • Coloca ambas manos entrecruzadas en la nuca, junta los codos delante y luego sepáralos al máximo sin soltar las manos.
  • Coloca  las manos entrecruzadas en la espalda lo más altas que puedas y lleva los brazos atrás. 
  • Sitúate frente a una pared. Con el brazo afecto dibuja un círculo lo más grande posible, primero en un sentido y luego en el otro.
  • En la misma posición haz que los dedos índice y anular suban por la pared lo más alto posible.
  • Con los brazos extendidos hacia delante, a la altura de los hombros, flexiona los codos a la vez que cierras el puño. Posteriormente estira el brazo a la vez que abres las manos.
  • Mueve los brazos como si nadases a braza. 

 

 

 

 

 

 

Contenido actualizado el 16 / 10 / 2014

imprimir

recomendar: FacebookTwitter

contacta con aecc


Busca tu Sede:

noticias aecc

ver todas las noticias >
cerrar

calendario aecc

Navegar al mes anterioragosto de 2015Navegar al siguiente mes
lumamijuvido
272829303112
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31123456

Web actualizada el 29 de agosto del año 2015

Aviso legal|Política de privacidad|Política de uso de cookies