Fase I o descompresión 

También denominada fase de ataque o choque. En esta fase se consigue la mayor reducción posible de volumen independientemente de la antigüedad del linfedema y de su evolución clínica.

 

 

 

Está compuesto por:

  • Drenaje linfático manual
  • Vendaje compresivo adaptado al caso concreto


El drenaje manual sin vendajes no es eficaz, al igual que los vendajes sin drenaje manual. El razonamiento clínico del fisioterapeuta para adaptar el tratamiento al caso en cuestión y la combinación de drenaje más vendajes garantiza la disminución y el control del linfedema.

Dura entre dos y tres semanas. El tratamiento debe ser diario (de lunes a viernes).

Existen algunas situaciones en las que no se debe realizar drenaje y vendaje del linfedema. 

 

 

Drenaje linfático manual (maniobras suaves que no friccionan) 

Debe ser realizado por un fisioterapeuta con experiencia en el tratamiento del linfedema.

El objetivo del mismo es la reabsorción del linfedema y la activación de la circulación linfática superficial. 

 

 

Vendaje compresivo adaptado al caso concreto 

Es un paso esencial en el tratamiento del linfedema y se coloca inmediatamente después del drenaje linfático manual. El vendaje no debe de causar ninguna molestia en el brazo y es fundamental que quede firme incluso después de una actividad física.

Los objetivos del vendaje son incrementar la absorción de linfa de los tejidos, disminuir el flujo del sistema venoso y aumentar su retorno.

Durante esta fase el fisioterapeuta enseñará a la paciente cómo debe colocarse la venda ya que ella tendrá que hacerlo en la fase II del tratamiento.

Existen algunas situaciones en las que no se debe realizar drenaje y vendaje del linfedema:

  • Si tienes infecciones generalizadas (gripe, bronquitis…) o locales (linfangitis). En este caso, lo primero es instaurar un tratamiento para la infección y posteriormente, una vez resuelto el cuadro infeccioso, se puede reiniciar el tratamiento del linfedema.
  • Cuando aparece un cuadro de trombosis o tromboflebitis en el brazo afecto, ya que la manipulación del mismo puede movilizar el trombo y causar problemas en otros órganos. 
  • Lesiones en la piel como puede ser un eczema o dermatitis, ya que pueden empeorar con el drenaje. 
  • Si en el momento de realizar el drenaje linfático existe tumor en la axila y/o la piel del brazo.

 

Fase II o de mantenimiento

 

 

 

 

 

 

 

Contenido actualizado el 16 / 10 / 2014

imprimir

recomendar: FacebookTwitter

contacta con aecc

Busca tu Sede:



noticias aecc

ver todas las noticias >
cerrar

calendario aecc

Navegar al mes anteriornoviembre de 2017Navegar al siguiente mes
lumamijuvido
303112345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930123
45678910

Web actualizada el 21 de noviembre del año 2017

Aviso legal|Política de privacidad|Política de uso de cookies