Sol y cáncer de piel 

El cáncer de piel es una enfermedad maligna producida por la división y crecimiento descontrolado de las células que la forman, con capacidad para invadir los tejidos y estructuras sanas de alrededor y en algunos casos, a otros órganos a distancia.

Sol 

 

 

Aunque se generalice hablando de cáncer de piel, existen varios tipos entre los que destacan de forma clara los melanomas y los carcinomas cutáneos.

En ambos tipos, el principal factor de riesgo implicado en su aparición son las radiaciones solares, sobre todo las de tipo B (UVB) y las de tipo A (UVA). En la piel, estas radiaciones son capaces de producir mutaciones en el material genético (ADN) de las células que componen la epidermis (capa mas superficial de la piel) e impedir su reparación, iniciándose así el proceso de la carcinogénesis o formación de un cáncer.

 

 

Melanoma 

El melanoma es el tipo de cáncer cutáneo menos frecuente (aproximadamente el 5% de los tumores de piel), aunque en los últimos años está aumentando de forma considerable. Las células afectadas son los melanocitos o células productoras de melanina (pigmento que da color a la piel). Las radiaciones solares alteran su ADN y comienzan a dividirse y crecer descontroladamente, invadiendo los tejidos sanos de alrededor y otros órganos a distancia.

Los melanomas se desarrollan sobre todo en personas de piel y ojos claros con dificultad para broncearse.

La exposición puntual, excesiva e intermitente al sol  se relaciona con su aparición, lo que explica que los melanomas se localicen preferentemente en zonas no expuestas al sol de forma habitual, como es el caso de la espalda y las piernas.

El aspecto que con más frecuencia presentan los melanomas, viene definido por la regla del A, B, C, D, E (iniciales de las características de las lesiones):

  • A: asimetría.
  • B: bordes irregulares.
  • C: color variado (una misma lesión presenta diversos colores).
  • D: diámetro mayor de 6 mm.
  • E: evolución (cambio de aspecto)

 

Debido a que el crecimiento del melanoma es muy rápido, cualquier lesión que presente las características anteriores debe ser valorada por el dermatólogo con el fin de diagnosticarla y tratarla lo más precozmente posible.

Además de la acción de las radiaciones solares, el riesgo que una persona tiene de padecer un melanoma aumenta con: 

  • La existencia de antecedentes familiares de este tumor.
  • La presencia en la piel de gran número de lunares (mas de 50 ó 60).
  • El padecimiento de quemaduras solares con ampollas durante la infancia y adolescencia.

 

 

 

Carcinomas cutáneos 

Son los tumores más frecuentes del ser humano y además, en los últimos años se está produciendo un aumento de los mismos.

Aparecen sobre todo a partir de los 50 años. Las personas de ojos claros y piel blanca expuestas al sol de forma crónica, como es el caso de los trabajadores al aire libre -labradores y marinos-, son los más afectados por estos tumores.

Con gran frecuencia, las lesiones se localizan en la cara, el cuello y las manos.

Dependiendo del tipo de células afectadas los carcinomas cutáneos se dividen en:

  • Basocelulares: Afectan a las células basales de la epidermis, encargadas de la renovación de la piel. Son los mas frecuentes, representando el 70-80% de los carcinomas. 
  • Espinocelulares: Las células implicadas son las espinosas, situadas en la zona más superficial de la epidermis. Representan el 20% de los carcinomas. 

El aspecto de las lesiones que pueden presentar estos tumores es muy variado. Destacan por su frecuencia la aparición de manchas (generalmente rojizas) que pueden descamarse y sangrar formando costras que caen una y otra vez, nódulos (elevaciones o prominencias redondeadas en la piel) y úlceras que no cicatrizan.

El crecimiento de estos cánceres es muy lento y no tienen tendencia a invadir ganglios y/o producir metástasis a distancia, lo que favorece que su índice de curación sea muy alto, a pesar de que las personas que lo padecen tarden meses e incluso años en acudir al médico.

 

Ante la aparición de cualquier alteración o lesión nueva en la piel o el cambio de alguna ya existente, debes consultar con el dermatólogo.

 

 

 

 

 

 

Contenido actualizado el 14 / 5 / 2013

imprimir

recomendar: FacebookTwitter

contacta con aecc


Busca tu Sede:

noticias aecc

ver todas las noticias >
cerrar

calendario aecc

Navegar al mes anteriorabril de 2014Navegar al siguiente mes
lumamijuvido
31123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
2829301234
567891011

Web actualizada el 09 de abril del año 2014

Aviso legal|Política de privacidad