Prestaciones y ayudas 

Recibir un diagnóstico de cáncer significa enfrentarse a una serie de cambios en la vida que afectan, no sólo al estado físico, sino también a nivel emocional y social.

Voluntario paseando con anciano 

 

 

En este momento, las relaciones sociales, la economía, las capacidades, los recursos etc. pueden verse afectados, por lo que todos estos cambios generan necesidades que tendrás que ir solventando.

Con el objetivo de ayudarte a intentar mejorar tu calidad de vida y la de tu familia y facilitarte la adaptación psicosocial, a través del servicio gratuito de Atención Social puedes ponerte en contacto con los y las profesionales de trabajo social que pueden ofrecerte información y orientación sobre los diferentes recursos sociales en tu Comunidad Autónoma.

Si deseas obtener más información sobre algunas de las prestaciones a las que puedes acceder, puedes seleccionar el siguiente enlace o dirigirte a la sede de la aecc en tu provincia.

 

Prestaciones sociales

Son prestaciones incluidas dentro de la acción protectora de la Seguridad Social y su finalidad es la de complementar las prestaciones económicas y procurar una mejora en tus condiciones de vida reduciendo, en lo posible, las limitaciones personales que puedes encontrarte motivadas por la enfermedad.
Estas prestaciones están reguladas en el Art. 20 de la Ley 16/2003 de 28 de Mayo y en el Art. 2 del RD 1030/2006 del 15 de Septiembre.


Asistencia sanitaria

Prestación de los servicios médicos y farmacéuticos que cada persona necesita para conservar o restablecer su salud, así como su aptitud para el trabajo.

Debes saber que las prestaciones farmacéuticas se extienden a todo tipo de medicamentos y se obtienen de forma gratuita para los tratamientos que se realicen en centros sanitarios de la Seguridad Social. La aportación que debes cubrir será de un 10% del precio de venta al público, con un importe máximo de 2,64 € en determinados casos.

El Instituto Nacional de la Seguridad Social es el organismo encargado de reconocer este derecho en las Comunidades Autónomas donde las competencias no hayan sido transferidas, o en su caso el Instituto Nacional de Gestión Sanitaria.

Recuerda que todos los medicamentos deben ir recetados por el oncólogo y/o médico de cabecera.

Servicio de ayuda a domicilio 

A lo largo del proceso de enfermedad pueden surgir ocasiones en las que necesites ayuda para realizar las actividades de la vida diaria. Si éste es tu caso, puedes acudir a tu centro de Servicios Sociales más cercano y solicitar el servicio de ayuda que consiste en ofrecer atención en el propio domicilio ofrecida por auxiliares domiciliarios.

Las prestaciones a las que puedes acceder son:

  • Atención personal: apoyo en la higiene personal, en la comida, en la movilidad dentro del hogar, acompañamiento fuera del hogar para visitas médicas e incluso tramitación de documentos en el caso de que no cuentes con apoyo familiar.
  • Atención doméstica: limpieza de la vivienda, preparación de alimentos, lavado, plancha, repaso de la ropa, adquisición de alimentos y otras compras.
    La cuantía de la prestación varía en función de los ingresos con los que cuentes y el número de horas que desees contratar aunque existe un límite máximo de aportación en base a por la renta mensual per cápita.
  • Prótesis mamarias, lencería y bañadores: en los centros de salud, en las ortopedias y en los centros especializados, te pueden informar sobre prótesis mamarias y prendas de lencería y bañadores para mujeres que han sido operadas de cáncer de mama.
    Los centros de la Seguridad Social se encargan de cubrir la financiación de la compra de las prótesis mamarias aunque será necesario que tu médico de cabecera prescriba la prótesis que necesitas y que adelantes el dinero. Los correspondientes Servicios Públicos de Salud de cada Comunidad Autónoma o del Instituto de Gestión Sanitaria (INGESA) en el territorio de las ciudades de Ceuta y Melilla, a través de sus respectivos organismos provinciales, son los responsables del trámite de solicitudes de reintegro de los gastos anticipados en concepto de compra de material ortoprotésico, lencería y bañadores prescritos por tu médico de cabecera.


Ayudas Económicas

En el momento en que se te diagnostica la enfermedad, como consecuencia de los efectos que puede producirte, puedes encontrarte en la situación de tener que abandonar tu puesto de trabajo debido a que se te conceda una baja laboral, lo cual lleva consigo la inminente disminución de tus ingresos económicos.

Para intentar solventar esta serie de problemas, debido a que no puedes trabajar como consecuencia de los efectos que puede producirte la enfermedad, con el objetivo de que puedas contar con una pequeña ayuda económica, puedes acudir a las oficinas del Instituto Nacional de la Seguridad Social y solicitar el subsidio de incapacidad temporal que cubre la pérdida de rentas mientras que te encuentres imposibilitado para trabajar.

Este subsidio lo puedes comenzar a cobrar a partir del 4º día de baja, el reconocimiento y pago le corresponde al INSS (Instituto Nacional de la Seguridad Social) y tiene una duración no superior a 12 meses a no ser que se prevea que tu situación médica pueda mejorar.

Una vez transcurrido este período, si tu situación médica no ha mejorado, pasa a tener carácter definitivo y es necesario que realices una nueva valoración de tu situación, por lo que pasas a denominarse incapacidad permanente la cual puede clasificarse con diferentes grados:

  • Incapacidad permanente en un grado parcial: aquella que te ocasiona una disminución no inferior al 33 %, para la realización parcial de tu trabajo pero no impide que realices tu trabajo habitual.
  • Incapacidad permanente total: te imposibilita para la realización de todas o las tareas fundamentales de tu trabajo habitual, pero no te impide dedicarte a otro trabajo distinto.
  • Incapacidad permanente absoluta: te impide por completo la realización de cualquier profesión u oficio.
  • Gran invalidez: te produce pérdidas anatómicas o funcionales tan severas que necesitas la ayuda de otra persona para poder llevar a cabo las tareas cotidianas de la vida (vestirse, comer, andar, etc.)

Por otro lado, debes saber que el reconocimiento de una incapacidad, independientemente del grado, lleva consigo el derecho a recibir una prestación económica que varía en función del grado que se te conceda y sobre todo, del tiempo que hayas estado cotizando a la Seguridad Social.


Los requisitos necesarios para cada prestación son:

  • En el caso de la incapacidad parcial:
    Debes estar afiliado/a y en alta en la Seguridad Social en la fecha en la que se te diagnosticó el cáncer y comenzaste el tratamiento.
    Debes tener cubierto un período de cotización de 180 días, dentro de los cinco años inmediatamente anteriores al diagnóstico y tratamiento.
  • En el caso de la incapacidad permanente:
    Debes estar afiliado/a y en alta en la Seguridad Social.
  • En caso de que tu incapacidad alcance el grado absoluta o gran invalidez, puedes acceder a la prestación sin estar dado de alta.


El periodo de cotización que debes cumplir dependerá del grado de la incapacidad y de tu edad. Para más información puedes consultar con los centros de información y asesoramiento de la Seguridad Social.

Para poder solicitar este tipo de prestaciones debes acudir a la Dirección Provincial del Instituto Nacional de la Seguridad Social.


Certificado de Minusvalía 
Documento oficial, expedido por la Administración Pública, mediante el cual se te acredita la condición (temporal o definitiva) de la minusvalía, siendo el resultado de la valoración multiprofesional (médico, psicológico y trabajador social), que tiene como fin detectar cuál es el grado de minusvalía que te ha provocado la enfermedad.

El hecho de tener reconocida una incapacidad laboral, de cualquier grado, no significa que de forma automática se te conceda el certificado de minusvalía, sino que deberás solicitarlo y pasar el tribunal médico.

Las competencias son del IMSERSO (Instituto de Mayores y Servicios Sociales. RD. 14071997, 31 Enero) y depende del Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad. Con el certificado de minusvalía se puede tener acceso a diversos programas europeos y nacionales, así como a las prestaciones y ayudas individuales, siempre y cuando el grado de invalidez que se te conceda sea igual o superior al 33 %.

Para solicitarlo puedes acudir a los servicios sociales del Ayuntamiento y a las Direcciones Generales de Servicios Sociales y la documentación que debes adjuntar es la siguiente:

  1. Fotocopia del DNI
  2. Fotocopia de los informes médicos, psicológicos y sociales que poseas.
  3. En caso de tener reconocida la invalidez a través de la seguridad social, adjuntar fotocopia de la resolución de la Comisión de Evaluación de Incapacidades.

El tiempo estimado desde que se presenta la solicitud hasta que se recibe la notificación suele estar entorno a los cuatro meses, variando según las zonas. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Contenido actualizado el 13 / 5 / 2013

imprimir

recomendar: FacebookTwitter

contacta con aecc


Busca tu Sede:

noticias aecc

ver todas las noticias >
cerrar

calendario aecc

Navegar al mes anteriorabril de 2014Navegar al siguiente mes
lumamijuvido
31123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
2829301234
567891011

Web actualizada el 09 de abril del año 2014

Aviso legal|Política de privacidad