Solidaridad en la empresa: junio 2011  

El sol incrementa el riesgo de padecer un cáncer de piel.

Seguro que TÚ NO quieres ARRIESGARTE

Protege tu piel. Protégete del cáncer 

 

 

mano 

 

¿Qué es el cáncer de piel? 

El cáncer de piel consiste en un crecimiento incontrolable de células cutáneas normales, englobando a un conjunto de enfermedades, cuya característica común es que tienen la misma localización: la piel.

Hay diferentes tipos de cáncer de piel: el cáncer de piel no melanoma y el cáncer de piel melanoma:

  • El cáncer de tipo no melanoma es el más frecuente y se denomina no melanoma porque se forma a partir de otras células de la piel que no son las que acumulan el pigmento (los melanocitos)
  • El cáncer de piel melanoma se desarrolla en los melanocitos, células de la piel que producen la melanina que le da color. Los melanocitos se encuentran en la epidermis, capa de la piel más externa. El melanoma es el tipo de cáncer de piel menos común y más grave.

Curiosidades

Un melanocito es una célula de la epidermis que se encarga de producir melanina, un pigmento de la piel, ojos y pelo cuya principal función es la de bloquear los rayos ultravioleta solares, evitando que dañen el ADN de las células de estas regiones tan expuestas a la luz.

 

¿Qué importancia tiene el cáncer de piel?
 
La importancia del melanoma se debe fundamentalmente al aumento de su incidencia en países desarrollados, desde los años 50, afectando sobre todo, a población relativamente joven.

160.000 casos al año en todo el mundo (79.000 hombres y 81.000 mujeres). Representa aproximadamente el 1,5% de los tumores en ambos sexos.

En España se diagnostican unos 3.200 casos anuales. La incidencia en nuestro país se puede considerar alta con un ascenso muy importante, especialmente desde los años 90. A pesar de esto, representa menos del 3% de todos los tumores y las campañas de diagnóstico precoz han permitido que la mortalidad se reduzca un 30% desde los años setenta.

 

Sol  

 

¿Existen factores de riesgo? 

El principal factor de riesgo son los llamados rayos ultravioleta (por una exposición inadecuada al sol o fuentes artificiales y la disminución de la capa de ozono), pueden penetrar en la piel y dañar las células. Las quemaduras del sol son un signo de daño en la piel. El bronceado tampoco es saludable ya que aparece después que los rayos del sol hayan ya destruido algunas células y matado otras.

Los rayos UV, pueden causar lesiones en la piel durante cualquier estación del año y a cualquier temperatura. Y sus efectos dañinos empiezan a una edad temprana.

 

  • En relación con la edad, es más frecuente en adultos, entre los 30 y los 60 años, con una media de 50 años. 
  • Los cánceres de piel son más comunes en personas de piel clara, ojos y cabellos claros. 
  • En raza negra existe una incidencia hasta 10 veces menor que en la blanca.
  • La presencia de un número elevado de nevus (lunares) se correlaciona con mayor probabilidad de padecer melanoma, sobre todo si existen nevus atípicos. No obstante el melanoma se desarrolla en el 75% de los casos, sin lesiones previas. 
  • Tienen mayor riesgo los pacientes con leucemia, linfomas, transplantados, VIH o cualquier situación de imnunosupresión patológica o medicamentosa.

 

Protección solar 

 

La mejor forma de prevenir el daño a la piel, es minimizar la exposición al sol:  

 

 

 

  • Protege la piel del sol, utiliza prendas de vestir protectoras, como sombreros, camisetas de manga larga, pantalones o faldas largas.
  • Trata de evitar la exposición al sol entre las 12 y 16 horas cuando éste es más intenso.
  • Usa protector solar con factor protección solar (FPS) de al menos 30 y aplícalo por lo menos media hora antes de la exposición al sol y vuelve a aplicarlo con frecuencia. 
  • Aplica protector solar también durante los meses de invierno.
  • En todas las edades, deben usarse gafas de sol que absorban el 100% de las radiaciones ultravioletas.
  • Bebe abundante agua, para evitar la deshidratación.
  • Protégete también en los días nublados, los rayos ultravioletas atraviesan las nubes.
  • Evita otras fuentes de luz ultravioleta, como las lámparas bronceadoras, porque aumentan el riesgo de aparición de melanoma.
  • Examínate periódicamente los lunares (examinarse uno mismo con regularidad y pedir a un familiar o amigo que te ayude a examinar zonas del cuerpo más inaccesibles como espalda o nuca) 
  • Consulta con el médico cualquier lesión de nueva aparición.

 

 

Logos 

 

 

Contenido actualizado el 27 / 6 / 2011

imprimir

recomendar: FacebookTwitter

contacta con aecc

Busca tu Sede:



noticias aecc

ver todas las noticias >
cerrar

calendario aecc

Navegar al mes anteriormayo de 2017Navegar al siguiente mes
lumamijuvido
24252627282930
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930311234

Web actualizada el 27 de mayo del año 2017

Aviso legal|Política de privacidad|Política de uso de cookies