15.000 corredores y el recuerdo a la modelo Bimba Bosé muestran la fortaleza de la IV Carrera Madrid

15.000 corredores y el recuerdo a la modelo Bimba Bosé muestran la fortaleza de la IV Carrera Madrid en Marcha contra el Cáncer

15.000 personas y el recuerdo a la modelo Bimba Bosé, fallecida hace dos meses tras una intensa lucha contra el cáncer, fueron los dos grandes pilares de una nueva edición de la Carrera Madrid en Marcha contra el Cáncer, que organizó la AECC madrileña por cuarta edición consecutiva -la segunda con salida y llegada en la plaza de Colón- en la mañana del último domingo de marzo. 

A pesar de la lluvia caída al albor de la jornada, sobre todo durante el montaje del decorado al completo de la carrera, y de haber tenido que adelantar los relojes una hora durante la madrugada, los participantes fueron llegando a la plaza en gran número pasadas las ocho de la mañana, caminando, en metro, autobús o en autocares repletos de voluntarios y colaboradores  -14 procedentes de localidades de la Comunidad- con el dorsal prendido en sus llamativas camisetas técnicas verdes, donde aparecía a su espalda el lema ‘Cruza la meta contra el cáncer’.

Como novedad, a las 9 de la mañana y con una temperatura idónea para la ocasión, el presidente de la AECC, Ignacio Muñoz, y la madre de Bimba, Lucía Dominguín, que estuvo acompañada por su hermana Paola y por otros miembros de la familia de la modelo, cortaron la cinta de salid de la marcha de 2 kilómetros, que es la primera vez que se disputa, donde más de 2.000 caminantes tuvieron la ocasión de participar sin la necesidad de tener que correr sobre el asfalto de un húmedo paseo de la Castellana, repleto de público.

Media hora más tarde y cumpliendo el horario previsto, los corredores de 4 y 10 kilómetros se fueron colocando en la salida, situada frente a la Biblioteca Nacional; esta vez, fue la teniente de alcalde de Madrid, Marta Higueras, la encargada, junto al presidente de la AECC, de cortar la cinta, para que este último detonara la pistola puntualmente. Los cerca de 13.000 atletas restantes salieron en estampida en ese momento; entre ellos, varios atletas conocidos por su trayectoria atlética y que no defraudaron.

Los primeros en llegar a la meta, situada en el corazón de la plaza, rodeada de las carpas de los numerosos patrocinadores de la carrera solidaria, fueron los participantes de 4 kilómetros. El corredor del Clínica Menorca, de San Sebastián de los Reyes, Alberto Pastor, que ya participó en 2014, fue el ganador, con un tiempo de 12 minutos y 42 segundos; seguido del vencedor del año pasado, el británico residente en la capital, Paul Whitelam, y de Hugo Tejeda, a uno y a 25 segundos, respectivamente; mientras la triatleta internacional y olímpica en Río 2016 Miriam Casillas, pacense que cursa su último curso de medicina en Madrid, fue la ganadora, con un tiempo de 13:30, que adelantó en 53 segundos a su compañera de especialidad deportiva Inés Santiago y en 1:34 a Laura Molina.

Cuando aún no habían completado la distancia corta cientos de participantes, el taranconero Juan Carlos de la Ossa (Runfaster), tres veces subcampeón europeo y cinco de España de cross y bronce continental de 10.000 en 2006, entre otros éxitos, apareció en línea de meta tras ‘volar’ sobre los diez kilómetros previstos, marcando 32:24, por delante de Manuel Mariscal (33:17) y Alejandro Santamaría (33:36). Por su parte, Natalia Zuluaga fue la primera mujer en cruzar la meta en 41:16, un segundo por delante de la alcarreña Eva Ardanuy y 53 de ventaja con respecto a Lara Fernández.

La fiesta se completó con la llegada de todos los ‘marchadores’ y corredores que quisieron, con su participación, luchar contra el cáncer a través de su esfuerzo; en las exhibiciones de zumba sobre el escenario, que tuvieron lugar durante los intervalos y antes de la entrega de premios como es ya tradición; con la llegada de las caras conocidas al momento de la premiación; y con un sinfín de oferta lúdica y solidaria en todo el perímetro de la plaza, ofrecida por las empresas que han hecho posible la cita con la AECC: Iberdrola, como patrocinador principal, Calvo Ligero, Luanvi y revista Woman; además de la colaboración de Capital Radio, Motor Mecha, Solán de Cabras, Daikin, Seguros Ocaso e Hipotecas.com; y el apoyo de Siete Estrellas, Fisio Médico, Zumba Fitness, El Corte Inglés, San Miguel 0,0 Isotónica, Pollo Rico Campofrío, JP Media, Eurosport, Gogo Squeez, Asomafruit, Metro de Madrid, Gimnasio Tandem y El Granero.

En el protocolo de entrega de premios estuvieron presentes el viceconsejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Manuel Molina; el delegado comercial de Madrid de Iberdrola, Manuel Armengot; Lucía y Paola Dominguín, sus hijos, Olfo y Jara y Nicolás y Alma, respectivamente; el presidente de la AECC, Ignacio Muñoz; el vicepresidente de la Junta de Madrid, Javier Prado, y los consejeros de la AECC madrileña Rosario Rodríguez, Teresa García, Laura Ruiz de Galarreta, Alejandro Gortari y Jaime Salaberri; además de Gema Hurtado, locutora de 40 principales; del ex jugador internacional de baloncesto Fernando Romay, gran animador sobre las tablas junto a la presentación de ‘Michi’ Primo de Rivera; y la triatleta olímpica extremeña Miriam Casillas. También estuvo presente el actor David Castillo, pareja de Alma, hermana de Bimba.

Personas anónimas en su mayoría multiplicaron por tres la participación de las dos primeras ediciones, las de 2014 y 2015, celebradas en el parque Juan Carlos I; entre los que se pudieron ver caras menos desconocidas en la AECC, como los cientos de voluntarios repartidos en más de una treintena de hospitales madrileños que no dudaron en colocarse un dorsal y un amplio abanico de colaboradores y voluntarios procedentes de más de un centenar de localidades, algunos de ellas empuñando pancartas identificativas, como las de las juntas de la Asociación en Arganda del Rey, Móstoles, Pinto y Tres Cantos. Toda una fiesta que celebrará su lustro de vida en 2018.