650 participantes recorren el centro de Chinchón en la II Marcha contra el Cáncer

650 participantes recorren el centro de Chinchón en la II Marcha contra el Cáncer

Melchora Medina, delegada de la AECC en Chinchón, comentaba al término de la II Marcha contra el Cáncer, celebrada en la agradable tarde del sábado 8 de abril en la localidad conocida por su anís, sus ajos y su histórica Plaza Mayor, que “la gente se ha quedado muy contenta y con ganas de repetir la experiencia el próximo año”.

Unos 650 participantes partieron caminando, nada más tocar una estridente bocina el alcalde, Francisco Javier Martínez, en señal de salida, no sin antes escuchar atentamente las palabras de bienvenida y agradecimiento de la delegada de la AECC, que tras contar a qué dedica los recursos la Asociación, señaló que “gracias a la investigación ha aumentado la supervivencia en más de un 20% en los últimos años”.

Asimismo, Medina pidió a los presentes su apoyo “para poder seguir desarrollando nuestra labor con pacientes, familiares, voluntarios y profesionales; y, sobre todo, continuar con los proyectos de investigación oncológica”. Para acabar, la representante de la AECC no quiso olvidarse de Luz, la artista que ha elaborado los diseños de la marcha durante estas dos ediciones y que falleció este año en un accidente de tráfico no muy lejos del municipio; concluyendo su intervención en una cerrada ovación.

El recorrido previsto, algo cambiado con respecto a 2016 para evitar algunas obras, se compuso de 2 kilómetros por el centro de la localidad, con salida y llegada en la Plaza Mayor, cuya construcción data del siglo XV y que ha sido tan retratada en el cine; en cuyos soportales, para evitar los rayos del sol, los voluntarios de la AECC, a mediodía, comenzaron a vender las camisetas conmemorativas y, en ese mismo punto, junto a la meta, distribuyeron a la llegada de los participantes agua, fruta, zumos y chocolate con tortas para todos.

Finalmente, bajo la dirección del Dj Santiago de Blas, que amenizó con su música la tarde, se procedió a un sorteo de regalos teniendo de referencia los dorsales distribuidos para la marcha. Se rifaron desde almuerzos a cenas, pasando por todo tipo de menaje de baño, complementos, jamones y hasta viajes para los niños en el típico ‘Burro-taxi’.

La delegada de la AECC se mostraba también “muy agradecida” no solo con los participantes y el apoyo municipal para llevar a cabo esta segunda edición de la marcha, sino que también ha querido destacarla veintena de comercios, hosteleros y ajeros -empresas locales de ajos- “que han hecho posible que este acontecimiento, tan familiar, vuelva a ser una realidad”.