La AECC abre sus puertas a la 16ª Semana de la Ciencia de Madrid con conferencias y visitas guiadas a la Residencia Oncológica

La AECC abre sus puertas a la 16ª Semana de la Ciencia de Madrid con conferencias y visitas guiadas a la Residencia Oncológica

Los días 16 y 17 de noviembre, la AECC de Madrid abrió sus puertas a la 16ª Semana de la Ciencia de Madrid, organizada por la Dirección General de Universidades e Investigación de la Consejería de Educación, Juventud y Deporte de la Comunidad de Madrid, a través de la Fundación Madri+d, del 7 al 20 del presente mes, y que pretende acercar la ciencia y la tecnología a la sociedad, acogiendo a más de 600 instituciones.

Por este motivo, la AECC madrileña llevó a cabo, como en ediciones anteriores, dos jornadas de puertas abiertas. La primera de ellas, promovida desde el Departamento de Prevención y Promoción de la Salud, a través del doctor Santiago Méndez, durante toda la mañana del miércoles; y la segunda, el jueves, con la celebración de dos conferencias sobre el cáncer de piel y el melanoma.

La jornada que abrió la participación de la AECC en la Semana de la Ciencia contó con la participación de profesionales de todas sus áreas de trabajo: prevención, a través del doctor Méndez; voluntariado, con Eva Sánchez y Mari Paz Sanz; relaciones externas, por Elisa Cuadrado; y Residencia Oncológica, con Carmen Galatas, su coordinadora, que guió a los participantes en un recorrido por la misma; además de Mariló Gómez, en protocolo.

Méndez destacó el “interés de los asistentes por las actividades realizadas en la AECC de Madrid y, sobre todo, por su voluntariado”. Además, la valoración de los asistentes ha sido muy positiva, “el 80 % considera que le ha servido mucho la Jornada para tener una visión más amplia sobre el cáncer y el 100 % recomendaría si conociera algún paciente de cáncer que se pusiera en contacto con nuestra organización”, apuntó el doctor.

El salón de actos se quedó pequeño en las conferencias de la investigadora Marisol Soengas y el doctor Pedro Pérez Segura

‘Sol, piel, melanoma y cáncer. Bases genéticas para su aparición’ fue el título genérico bajo el que se desarrollaron, en la tarde del jueves, las conferencias de la investigadora gallega Marisol Soengas, directora del Grupo de Melanoma del Centro Nacional de Investigaciones Científicas (CNIO) y destinataria de una de las ayudas a la investigación más importantes de la Junta de Madrid de la AECC; y del doctor Pedro Pérez Segura, coordinador del Consejo Genético del Hospital Universitario Clínico San Carlos, de Madrid, y presidente del Comité Técnico de la AECC Madrid. Sendas conferencias fueron moderadas por la doctora Cristina López-Ibor, coordinadora del Área de Programas de la Asociación.

El primero en intervenir fue el doctor Pérez Segura, que comenzó su exposición hablando de melanoma; qué es y qué tipos -visibles o no- se presentan en la piel. “Es el más agresivo de los cánceres de piel y el segundo cáncer más frecuente en los menores de 40 años y si no se coge a tiempo, el pronóstico es malo”, advirtió.

Pérez Segura hizo hincapié en la importancia de la prevención, “labor que realiza muy bien la AECC”. Además, advirtió de que “no hay que exponerse de manera descontrolada a los rayos ultravioleta” y señaló que el melanoma más frecuente recae en personas de ambos sexos de entre 30 y 60 años; y si se trata de “melanoma metastásico”, su porcentaje de mortalidad “es alto”.

El especialista habló de los grupos de riesgo a la hora de identificar el melanoma y del papel esencial que la genética ocupa en esta enfermedad; de su diagnóstico y de los últimos tratamientos que se conocen y que se están investigando actualmente; de su incidencia y de la importancia de acudir al médico en cuanto aparezca alguna lesión; y de la esperanza de vida.

La parte final de su ponencia se centró en los tratamientos del melanoma, apuntando a la cirugía como el “el más fundamental”, afirma Pérez Segura; también, con un “papel no adyuvante” -que no ayuda-, se encuentra la radioterapia y el “clásico” de la quimioterapia “tenía efectividad baja”; para, a continuación, desmenuzar con gráficos e imágenes los más actuales y “específicos” fármacos existentes para cada caso, su efectividad, combinaciones y disponibilidad.

Tras conocer los avances en el ámbito del tratamiento, fue el turno de la doctora Soengas, que recordó que su primer proyecto de investigación en España, tras un largo periplo por varias universidades y laboratorios de los Estados Unidos, fue apoyado por la AECC y que, ocho años después, está dirigiendo otro financiado de nuevo por la AECC de Madrid, de lo que se mostraba “muy agradecida”.

La investigadora ofreció, ante una sala repleta de público, un repaso de la piel, las células que la forman y las lesiones que pudiera sufrir, benignas o malignas, y cómo se inician; en esta últimas, se centró en los lunares y en el melanoma, que afecta a los malanocitos o las células productoras de la melanina que pigmenta la piel. Habló de los bronceados y de su idoneidad o no, como en el caso de las cabinas de rayos UV.

Durante toda su intervención, titulada ‘Del laboratorio a la clínica: avances en la investigación del melanoma’, comparó el proceso de la piel con el orden y desorden que se produce cuando los vehículos estacionan en un aparcamiento, haciendo la charla más amena. Apoyada en imágenes y vídeos, Soengas desarrolló conceptos como el de las alteraciones de la piel, mutaciones del ADN, la metástasis y los mecanismos de protección existentes. Finalizando con unos consejos de prevención y cómo actuar ante los rayos solares y dando un rápido repaso por las áreas de trabajo que desarrolla su equipo en el CNIO y con qué medios cuenta.

Entre los asistentes, se encontraban 25 alumnos de un módulo de Enfermería, de Grado Medio, pertenecientes al Colegio María Inmaculada, de Madrid; además de otras personas vinculadas a la AECC, voluntarios, profesionales, enfermos en tratamiento o que superaron la enfermedad y público interesado especialmente en los avances en cáncer de piel y sus tratamientos.