La AECC celebra su primera charla de prevención en Pezuela de las Torres con gran aceptación

La AECC celebra su primera charla de prevención en  Pezuela de las Torres con gran aceptación

La AECC de Madrid llevó a cabo en la tarde del miércoles 9 de marzo su primera charla de prevención en la localidad de Pezuela de las Torres, población situada a unos 50 km. al este de la capital y que no supera los 800 habitantes.

‘Cáncer de mama. Su prevención’ fue el título de esta iniciativa, cuya ponente fue la doctora Pilar Kloppe, del Departamento de Prevención y Promoción de la Salud de la AECC de Madrid, que se mostró muy satisfecha por la asistencia “que ha sido numerosa teniendo en cuenta que se trata de un municipio pequeño, además de haber mucho interés por el tema tratado”.

En primer lugar, la responsable de Juntas Locales de la AECC madrileña, Gloría de Blas, que estuvo arropada por Lucía Páez y Carmen Rodríguez, “que son nuestras incondicionales de la entidad en Pezuela de las Torres”, dio la bienvenida a las presentes e introdujo la labor que realiza la asociación en Madrid y en sus 150 juntas y delegaciones locales, para, a continuación, proyectar un reciente vídeo corporativo de la AECC.

En el turno de la doctora Kloppe, ésta destacó que “el avance en el conocimiento de esta enfermedad -el cáncer de mama- ha permitido que la supervivencia, a los 5 años, de las personas afectadas pueda llegar al 80%”. La especialista, previamente, hizo una introducción de los aspectos epidemiológicos del cáncer cómo problema de salud.

Asimismo, la doctora en prevención habló de la importancia que tiene modificar los factores ambientales, en mejorar la alimentación, incrementar la actividad física, disminuir la ingesta de alcohol y evitar el consumo de tabaco.

Finalmente, Kloppe aconsejó a las mujeres presentes que a partir de los 50 años, y cada dos hasta los 69 en personas de alto riesgo, se deben realizar mamografías dentro de los cribados aconsejados en prevención secundaria o de diagnóstico precoz.

Al final de la charla, algunas de las colaboradoras tuvieron la deferencia de invitar a los asistentes y a la ponente a un café con bizcochos hechos por ellas mismas.