La AECC lleva por vez primera a la empresa Reparalia su mensaje de prevención del cáncer de mama

La AECC lleva por vez primera a la empresa Reparalia su mensaje de prevención del cáncer de mama

La empresa de asistencia y de reparaciones domésticas Reparalia, ubicada en Pozuelo de Alarcón, recibió a mediodía del lunes 19 de octubre la primera intervención del Departamento de Prevención y Promoción de la Salud de la AECC de Madrid, a través de su doctora Elena Segura y con el mensaje de la prevención del cáncer de mama, con motivo de su Día Internacional.

Con la asistencia de unas cuarenta mujeres, entre las que se encontraba el equipo de comunicación de la empresa, compuesto por  Macarena de Saracho, Catia Fernandes, Mario Ares, Inmaculada Granados, Amanda Simón, Cruz Alonso y Miriam Murcia, la doctora se dispuso a trasladar a los presentes las características del cáncer más frecuencia en la mujer.

En España se diagnostican 26.000 casos de cáncer al año, señaló. Aunque la incidencia está aumentando, en los últimos 5 años la mortalidad desciende un 2% anualmente, gracias a los tratamientos más personalizados y a la realización del diagnóstico precoz. La doctora recomendó llevar un estilo de vida saludable, haciendo ejercicio físico de forma regular, comer abundantes frutas y verduras y evitar la obesidad y el sobre peso; recordando la conveniencia de realizar la autoexploración mamaría todos los meses  y la forma de hacerlo, como hábito de salud.

Este tipo de cáncer aumenta su incidencia a partir de los 45 años; a esta edad se aconseja realizar mamografías periódicas hasta los 69 años. La doctora Segura matizó la conveniencia de realizar la autoexploración mamaría todos los meses  y especificó a las asistentes la forma de hacerlo.

A parte de las muchas preguntas formuladas a la ponente a lo largo de la intervención, surgieron dos testimonios espontáneos. El primero, una señora contó que le habían diagnosticado cáncer hacía 9 años y que en el momento actual llevaba una vida absolutamente normal, tras realizarse sus revisiones anuales; y un segundo caso, se refirió a cómo una amiga que acompañaba periódicamente a realizarse sus mamografías sin problema alguno, porque estaba normal,  notó en una autoexploración una lesión que resultó ser un cáncer,  lo que le hizo acudir a su médico y ser tratada de cáncer positivamente, hasta hoy.