La AECC protagoniza una jornada sobre tabaquismo en el Colegio Balder de Las Rozas de Madrid

La AECC protagoniza una jornada sobre tabaquismo en el Colegio Balder de Las Rozas de Madrid

La AECC acercó a los alumnos de primer curso de la ESO del Colegio Balder, de Las Rozas de Madrid, nociones básicas sobre la prevención del tabaquismo y su nocividad, a través de sendas intervenciones de la doctora Elena Segura y el psicólogo Pedro Aguilar, ambos pertenecientes al Departamento de Prevención y Promoción de la Salud, a mediodía del miércoles 18 de mayo.

La doctora Segura inició su ponencia centrándose en los efectos del consumo de tabaco a corto plazo, lo que puede ocurrir si se comienza a fumar en edad temprana, como el empeoramiento del acné y aparición de celulitis, mal olor corporal, halitosis o mal aliento, “peores marcas” deportivas y escolares o la aparición de lesiones durante la práctica deportiva.

La intervención de la profesional de la AECC se llevó a cabo formulando continuas preguntas a los alumnos -unos 40- que contestaron según lo aprendido. “Fue un grupo muy participativo y lo que yo hacía era reforzar cuando lo que decían estaba bien y aclarar cuando tenían dudas”, matizó Segura.

La médico también habló de la adicción física y de la dificultad de dejar de fumar, planteando ejemplos de personas cercanas a los alumnos que ya habían dejado de fumar. Segura dio a conocer las enfermedades que produce el tabaco, como cardiovasculares y pulmonares o cáncer de pulmón. Un vídeo corporativo puso fin a su intervención.

Acompañados por orientadoras del centro, los alumnos atendieron al segundo ponente, el psicólogo Pedro Aguilar, que planteó la paradoja de que, a pesar de ser bien conocidos sus efectos negativos sobre la salud, cada día se incorporan nuevos consumidores adolescentes a la adicción tabáquica.

En un contexto de coloquio dinamizado, el grupo de alumnos analizó junto al psicólogo de la AECC los factores más frecuentes contemplados en el inicio del consumo de tabaco. Casi todos coincidieron en causas como una baja percepción del riesgo ante la enfermedad en la adolescencia, sesgos cognitivos de la adicción, presión de grupo y resistencia a dicha presión grupal.