Los cojines ‘corazón solidario’ de la AECC, estrellas de la 8ª Feria Solidaria de San Martín de la Vega

Los cojines ‘corazón solidario’ de la AECC, estrellas de la 8ª Feria Solidaria de San Martín de la Vega

La confección de mullidos cojines estampados de colores, hechos a mano y en formato de corazón han vuelto a ser protagonistas en la Feria Solidaria de San Martín de la Vega. Estos “corazones solidarios” en formato de cojín se han cosido en el estand de la AECC, “gracias a las voluntarias y amigas del colectivo ‘Coser como locas’, que han llegado a realizar unos 70 durante toda la feria”, apuntaba María del Carmen Manzanares, delegada de la AECC en San Martín desde 1994.

En la feria, organizada por el Ayuntamiento y el Voluntariado de San Martín de Valdeiglesias en el Parque V Centenario, del sábado 22 al domingo 24 de septiembre, han tomado parte más de una veintena de asociaciones y colectivos, particulares y entidades vinculadas al municipio, cada una ofreciendo al visitante todo lo que hace o los servicios que presta, como es el caso de la AECC local, presente en jornada de tarde, el viernes, y de mañana y tarde, sábado y domingo. “Las ocho personas, voluntarias todas, que hemos atendido la mesa de la AECC no nos hemos movido del mercadillo ni para ir a comer”, cuenta, orgullosa, la delegada de la AECC.

El estand de la AECC, además de distribuir información sobre la entidad y todo lo que ofrece, puso a la venta productos de ‘merchandising’, siendo los más vendidos las pulseras de silicona, rosas y verdes, y unas prácticas bolsas rosas para la compra. “La venta puede haber alcanzado los 300 euros, a los que hay que añadir los donativos recibidos”, puntualiza Manzanares, que también agradeció la visita del alcalde, Rafael Martínez, que adquirió algún producto solidario.

Aunque la feria “nos da mucho trabajo”, cuenta la delegada, “es uno de nuestros mejores escaparates”. Además, la AECC ha contado con voluntarias que han confeccionado los llamativos cojines estampados, que suministran desinteresadamente a las trabajadoras sociales y psicólogas de la AECC de Madrid y al Hospital de Valdemoro, centro de referencia del municipio; para que, a su vez, éstos sean entregados a las pacientes oncológicas que los necesiten, “a modo de desestresante o para que se acuerden que estamos junto a ellas”.