“La dieta mediterránea es un estilo de vida”, señala la doctora Marta López a los empleados del FEGA

La doctora Marta López y el psicólogo Pedro Aguilar, miembros del Departamento de Prevención y Promoción de la Salud de la AECC de Madrid, han protagonizado una charla sobre alimentación saludable en la sede de la calle de José Abascal del Fondo Español de Garantía Agraria (FEGA), en Madrid.

La intervención, que tuvo lugar en la mañana del miércoles 8 de noviembre, contó con la asistencia de un grupo de empleados de esta entidad pública dependiente del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente.

La primera en trasladar su mensaje de salud fue la doctora López, que señaló que la alimentación es una de las medidas reflejadas en el Código Europeo contra el Cáncer, y que “está científicamente demostrado que llevando unos hábitos de alimentación saludable ayuda a prevenir el cáncer”, apuntó.

La doctora informó del concepto de alimentación saludable, de los conocimientos básicos en cuanto a dieta y tipos de nutrientes -macro y micronutrientes-, grupos alimentarios, proteínas, hidratos de carbono, grasas… y de la dieta mediterránea, que centró gran parte de la charla; mostrando a la audiencia la pirámide alimentara. “La dieta mediterránea es un estilo de vida”, sentenció. En la dieta, habló de proporción y cantidad de alimentos, de su variedad, de que no hay dieta sin ejercicio físico, de la grasa alimentaria “por excelencia’ aportada por el aceite de oliva, la carne roja y de los cereales, principalmente

La dieta debe ser “palatable” o grata al paladar, aconsejó; “muy sabrosa por la forma en que cocinamos; que te apetezca comer”. La ponente declaró que no hay que pensar en que las dietas “son una sosez”; por ejemplo, en frutas y verduras, “cuanta más combinación de colores haya, más oxidantes y valor nutritivo poseen”.

Para finalizar, recalcó de que “no hay alimento prohibido, y que no hay que excluir nada. Nada es malísimo, ni buenísimo”; y concluyó diciendo sobre el estilo de vida ideal que “es aquél que compagina dieta y ejercicio alimentación variada, proporcionada y sabrosa para comerla”.

Por su parte, la intervención psicológica tuvo como propósito facilitar el cambio de conducta necesario para que los oyentes puedan aprovechar la información recibida sobre los hábitos de alimentación saludables.

El eje de la argumentación de Pedro Aguilar, se basó en que “se deben abordar objetivos realistas, que busquen cambios sostenibles e individualizados y, por supuesto, establecidos a partir de la evidencia empírica disponible”.

Finalmente, con un público muy interactivo con los dos ponentes de la AECC, el psicólogo ofreció algunos consejos de carácter conductual, “que hacen más predecibles y manejables las sensaciones de apetito y ansiedad, a través de una planificación de la conducta más operativa y el abandono de conceptos poco útiles e indeterminados”. En este último caso, Aguilar se introdujo en todos los perfiles que conlleva la fuerza de la voluntad, para llevar a cabo las acciones aconsejadas en este sentido.