La doctora Cristina López-Ibor, en Repsol

La doctora Cristina López-Ibor, en Repsol

“Es importante que empresas como Repsol vuelquen tantos recursos y tantas ganas para fomentar la prevención del cáncer y concienciar a la población, a los trabajadores, sobre la importancia de los hábitos de vida saludables”, declaró la doctora de la AECC Cristina López-Ibor, antes de dar comienzo su intervención sobre cáncer de colon en el Campus Repsol, de Madrid, a mediodía del jueves 30 de marzo, víspera del Día Mundial de esta enfermedad.

El cáncer de colon, colon-recto o colorrectal, introdujo la especialista, responsable del Departamento de Programas de la AECC de Madrid, “se produce sobre una célula sana que, por distintas alteraciones, decide ser distinta; y ese primer cambio, debido a una mutación genética, lo único que le implica es que su velocidad de crecimiento sea mayor”.

Tras exponer los distintos factores que inciden en las mutaciones genéticas sobre una célula sana a una enferma, la ponente se centró en el cáncer de colon, su ubicación, desarrollo y características. “El 90% de los tumores colorrectales parten de una lesión benigna previa”, aseguró López-Ibor. Si esta lesión se deja pasar a lo largo del tiempo, se vuelven a producir las distintas mutaciones que hacen que este tumor, inicialmente benigno, pasa a una lesión maligna y “potencialmente de alto riesgo”.

Si se suma la población masculina y femenina, el colorrectal es el cáncer más frecuente en España y alcanza, actualmente, una cifra que supera los 35.000 casos; considerándose la segunda causa de muerte. “La situación en España no es buena”, apunta López-Ibor, al encontrarse el nivel de supervivencia en cinco años en un 48%; inferior a los niveles de países europeos similares, “debido a un diagnóstico demasiado tardío”; recordando que “en Estados Unidos se encuentra cerca del 65%”.

A continuación, la médica se centró, sobre todo, en la prevención primaria sobre la población sana, que trata de ofrecer medidas para evitar la aparición de la enfermedad, como la educación, las vacunas y la quimioprofilaxis. “Siete de cada diez casos de este tipo de cáncer se podrían evitar”. La prevención secundaria o diagnóstico precoz se realiza a través de campañas de cribado, “una de las más coste-efectiva sigue siendo el cribado de cáncer de colon”. En este sentido, “no todo el mundo tiene igual riesgo de desarrollar un cáncer colorrectal”, señaló.

La especialista de la AECC hizo hincapié también en cuidar la dieta, el ejercicio físico “moderado” y la quimioprevención. Sobre alimentación, López-Ibor expuso algunos casos a tener en cuenta a la hora de consumir en exceso, como las carnes rojas o eliminar hábitos como el tabaco y reducir la ingesta de alcohol; potenciando la dieta equilibrada o mediterránea, el consumo de frutas, verduras y lácteos, con un guiño al nuevo modelo de pirámide de la alimentación, donde valora especialmente, como novedades, el aceite de oliva virgen, los lácteos  semidesnatados y el aumento suplementos nutricionales.

Las estrategias de cribado están indicadas a personas mayores de 50 años y a la población con antecedentes familiares o síndromes hereditarios, independientemente de la edad; aunque “solo en un 30% de los casos existe un componente genético familiar”. Para este diagnóstico precoz de cáncer de colon-recto existen, principalmente, la prueba o test de sangre oculta en heces (SOH) y la colonoscopia, “aunque ésta no es infalible por la anatomía del propio colon”, argumentándolo con imágenes de casos concretos.“El 5% de los tumores, el 12% de los pólipos avanzados y el 20% de los pólipos menores de 6 milímetros no los vemos”, aunque López-Ibor le restó importancia porque desde que este tumor desarrolla el pólipo hasta la evolución del cáncer pasan entre 5 y 20 años, y hay que repetir la colonoscopia cada diez.

Para completar la jornada de prevención sobre el cáncer de colon dirigida a los empleados de Repsol de su Campus, el jefe de los Servicios Médicos Centrales de la propia empresa, el doctor Javier Sánchez Lores, fue el segundo ponente en intervenir, centrándose en aspectos específicos de las campañas de colon llevadas a cabo en la última década y en los resultados obtenidos; “cuando se toman medidas preventivas de manera precoz, la tasa de curación es del 90%”, aseguró. De todos modos, a pesar de estos datos, Sánchez Lores se quejó de la baja tasa de participación, “en algunos casos no se ha sobrepasado el 30%”. Sin embargo, se mostraba orgulloso por esta iniciativa preventiva de Repsol, iniciada en 2008, junto al Departamento de Salud y Bienestar, llevada a cabo en todos los centros de Madrid y del resto de España.