Jornada de Puertas Abiertas en los pisos residencia de AECC Málaga

Jornada de Puertas Abiertas en los pisos residencia de AECC Málaga

La Junta Provincial de la Asociación Española Contra el Cáncer en Málaga ha realizado hoy una jornada de puertas abiertas en sus pisos residencia (C/ Capuchinos 8) para informar, a todas las personas interesadas, sobre los servicios que la AECC presta de forma gratuita a los pacientes y familiares que vienen a Málaga a recibir tratamiento oncológico de larga duración.

Al acto han asistido Ana Mata, vicepresidenta de la Diputación Provincial; Ana Isabel González de la Torre, delegada de Igualdad, Salud y Políticas Sociales de la Junta de Andalucía en Málaga; Ruth Sarabia, directora general de Derechos Sociales, Participación Ciudadana, Inmigración y Cooperación al Desarrollo del Ayuntamiento de Málaga y por parte de la AECC, su presidente provincial, Francisco Aguilar, entre otras autoridades. 

Además de poder visitar algunos de los pisos entre las 10:00 y las 13:00h, la jornada ha servido también para mostrar el agradecimiento de la AECC a aquellas empresas que han destacado por su colaboración con la Junta Provincial de Málaga.

El presidente, Francisco Aguilar, ha destacado que Málaga es, con diferencia, la provincia que más aporta al programa de pisos residencia. “En Málaga gestionamos 9 de los 40 pisos que la AECC tiene repartidos por toda España. Eso nos convierte en una Junta singular por la contribución que hacemos y por el gran esfuerzo económico y humano que realizamos. En 2016 el mantenimiento de los pisos y de los servicios  prestados llegó a los 40.000€. Por eso nos parece especialmente importante reconocer y agradecer la generosidad de aquellas empresas que han contribuido o que vienen colaborando con  nosotros desde hace mucho tiempo”.

El acto ha concluido con la colocación de una placa donde se han insertado los logos de la Fundación Iberdrola;  Parque Comercial Miramar; Cadena Cope; Fundación Unicaja; Fundación La Caixa; Bestseller; Vithas Xanit Intrnacional y Safamotor, que también han estado presentes en el acto.

Mucho más que alojamiento

Una de las acciones que más contribuye a normalizar y mejorar la calidad de vida del paciente oncológico se basa en la puesta en marcha de pisos residencia para los enfermos y familiares que tienen que desplazarse desde su lugar de residencia habitual para recibir tratamiento. En estos casos, al gasto habitual de las familias, se suman los derivados de la enfermedad y los tratamientos, tales como desplazamientos frecuentes al hospital, alojamiento y manutención del paciente y de su acompañante, la medicación, la posible compra de prótesis o colchones anti escaras para el cuidado del paciente, etc.

La Junta Provincial de AECC en Málaga, preocupada por la complicada situación que tienen que afrontar los pacientes y sus familiares, ofrece el alojamiento, de forma gratuita en sus 9 pisos residencia, a las personas que vienen a nuestra ciudad para recibir tratamiento oncológico, e incluye otros servicios como la manutención, la ayuda psicológica, el asesoramiento de los voluntarios y de la trabajadora social, actividades de ocio para los niños y servicio de traducción, en caso necesario. Durante 2016 se atendió a 184 personas y la ocupación media de los pisos superó el 73%.

Objetivos y beneficios para el paciente

La AECC procura que los pacientes y sus familiares tengan la oportunidad de afrontar la enfermedad en un entorno afectivo, adecuado y cercano al hospital donde reciben tratamiento, pudiendo hacerlo sin que el gasto económico que se deriva de la enfermedad pueda impedírselo. Son centros destinados a acoger, de manera totalmente gratuita, a niños y adultos enfermos de cáncer cuando el tratamiento oncológico ambulatorio sea de larga duración y se encuentren durante largos periodos fuera de su domicilio habitual. Los principales beneficios que reportan son:

  • Mejora de la calidad de vida del paciente y de sus familiares
  • Asegurar las coberturas de sus principales necesidades.
  • Dotar a la familia de espacios que permitan la intimidad y el desarrollo de un clima de bienestar.
  • Mantienen, en la medida de lo posible, los hábitos cotidianos de las familias durante el tratamiento del niño o del adulto.
  • Minimizan el gasto derivado de la enfermedad como alojamiento, manutención y largos desplazamientos.
  • Proporcionan recursos de apoyo a los pacientes y a sus familiares que les ayudan a afrontar las dificultades.
  • Eliminan las posibles reacciones emocionales negativas derivadas de la hospitalización, por ejemplo el aislamiento.