Jornada sobre nuevos aspectos del tratamiento del tabaquismo en el Hospital Infanta Elena

Cigarrillo electrónico

Esta jornada se incluye dentro de la campaña de sensibilización con motivo de la celebración el 17 de noviembre del “Día Internacional del Cáncer de Pulmón".

Ponencia: “El cigarrillo electrónico, un problema de salud”.

D. Francisco Roig; Jefe de Unidad de Neumología del Infanta Elena.

Ponencia: “Aspectos motivacionales para dejar de fumar”.

D. Pedro Aguilar; Psicólogo del Dpto. de Prevención y Promoción de la  Salud de la JP de Madrid de la aecc.

La Jornada se abrió con la intervención de D. Francisco Roig, en la que se centró en los riesgos para la salud del cigarrillo electrónico, hasta ahora poco conocidos (y peor divulgados en los medios de comunicación, y que han configurado una baja percepción de riesgo en relación al uso del cigarrillo electrónico, como una forma de consumir nicotina menos dañina que el cigarrillo convencional, o incluso como estrategia terapéutica para dejar de fumar.

Se comentó las carencias en la regulación sobre estos productos por parte de la Administración y la deficiente, e incluso engañosa, información por parte de los fabricantes hacia el usuario final. Además, se puso de manifiesto que se han identificado con claridad componentes y sustancias dañinas para la salud en estos dispositivos, y por si fuera poco, se recordaron algunos casos publicados en los que el uso del cigarrillo ha generado problemas de salud a usuarios. Por último, se recordó que tampoco está demostrada científicamente su eficacia como método para dejar de fumar, y que probablemente (por las razones previamente comentadas) será nunca un artículo reconocido como producto sanitario.

A continuación, inició su ponencia Pedro Aguilar, basada en los aspectos motivacionales del proceso personal que se produce en aquéllos que deciden dejar de fumar.

En un principio, se comentó que el abandono del tabaco se encuentra inmerso en un proceso motivacional, en el que existen diferentes estadios o etapas, por las que el sujeto irá progresando hasta conseguir su objetivo final. El reconocimiento de cada una de éstas etapas y la toma de conciencia de no es un proceso lineal, ante el que hay que tener paciencia (para no abandonar ante las primeras dificultades), saber incorporar un cierto malestar e interpretar los errores como un elemento más y fuente de autoconocimiento; es fundamental.

Por último, hicimos una reflexión conjunta de hasta qué punto nuestros miedos al cambio, a experimentar y a intentar cosas nuevas, nos limitan en bastantes aspectos de nuestra vida. Observar el cambio como una oportunidad de crecer y de disfrutar, y no como un sacrificio, o un objetivo carente de sentido personal), es la mejor forma de plantearnos cómo actuar ante nuestros retos personales, como el de superar la adicción tabáquica.