‘Preguntas y respuestas sobre el cáncer de próstata’, impartida por Santiago Méndez en El Pardo

El Pardo

El urólogo de la AECC de Madrid, miembro del Departamento de Prevención y Promoción de la Salud, Santiago Méndez, ha impartido en la mañana del lunes 5 de octubre una conferencia con el título ‘Preguntas y respuestas sobre el cáncer de próstata’ destinada a profesionales de Patrimonio Nacional, que prestan su servicio en el Palacio Real de El Pardo, en Madrid.

Ante una docena de asistentes, el doctor Méndez ha expuesto generalidades sobre la anatomía y fisiología de esta glándula masculina, así como las tres patologías más frecuentes: prostatitis, hiperplasia benigna y cáncer de próstata; este último, el tumor maligno “más frecuente entre los hombres, aunque el tercero en mortalidad”, señaló el galeno; por lo que la mayoría de los pacientes “mueren con su cáncer de próstata, pero no de su cáncer de próstata”, apostilló.

Se ha ofrecido también información sobre los factores epidemiológicos y de riesgo y los métodos diagnósticos de esta enfermedad. El antígeno prostático específico (PSA) no es específico de cáncer, por lo que “el diagnóstico no puede ser establecido solo con este dato”. El tacto rectal es una exploración “sencilla y poco molesta que da información valiosa” sobre el estado de la próstata, aunque si el tumor es pequeño de tamaño, no es palpable. Por tanto, “el diagnóstico de certeza sólo se puede obtener con la biopsia”.

Asimismo, Méndez ha ofrecido unas pautas de estilo de vida saludable que pueden disminuir el riesgo de padecer un cáncer de próstata, como el ejercicio físico y la dieta saludable. Los antecedentes familiares, sobre todo de primer grado y de aparición temprana, “deben tenerse en cuenta”. El tratamiento con fines curativos puede realizarse, según el paciente y el tipo de tumor, con cirugía, prostatectomía radical o radioterapia. En caso de no ser posible y al tratarse de un tumor, en principio, hormono-dependiente, se lleva a cabo un tratamiento hormonal con el fin de disminuir la presencia de hormonas masculinas, ralentizar la velocidad de crecimiento del tumor.

Otros tratamientos, ya de carácter paliativo, también han sido objeto de comentario. “El único factor que queda para ser una enfermedad susceptible de cribado poblacional, y fuente de controversia, es el demostrar la disminución de la mortalidad cáncer-específica en el caso de cumplimentar un programa de diagnóstico precoz”, afirma Méndez, “aunque aún no existe unanimidad en este punto y hay diversidad de opiniones”.

De todos modos, en el caso de presentar algún síntoma miccional, hematuria o sangre en la orina, la visita al urólogo es obligada. Si hay antecedentes, el paciente debe realizar una exploración urológica. Si es mayor de 50 años, debe comentar con su urólogo la posibilidad de realizarse estas pruebas, informándose de las ventajas e inconvenientes de las mismas.

Al finalizar la exposición, apoyada en una presentación con múltiples imágenes, ha comenzado un coloquio con los asistentes, respondiendo, el doctor Méndez, a todas las preguntas que han realizado, demostrando un interés alto por el tema elegido en esta ocasión.