Prevención del cáncer de próstata

Portada de la Guía de Próstata

El Dr. Santiago Méndez del departamento de Prevención y Promoción de la Salud de la Junta de Madrid de la aecc ha impartido esta semana una conferencia-coloquio en la empresa General Electric. La exposición ha comenzado con nociones de anatomía y fisiología de la próstata, así  como de las enfermedades más comunes de la misma: hipertrofia prostática, prostatitis y cáncer de próstata. Se han explicado los factores de riesgo para el cáncer de próstata (>50 años, obesidad, sedentarismo, etc.) para pasar a repasar los motivos por los cuales se podría realizar un diagnóstico precoz del cáncer de próstata: Es una enfermedad importante, posible de diagnosticar precozmente y con un tratamiento más eficaz cuanto más precoz es el diagnóstico. Si bien, los estudios actuales no han demostrado aún la disminución de la mortalidad cáncer-específica por este tumor. Todo varón mayor de 50 años puede consultar con su urólogo la pertinencia de realizar o no las pruebas de detección precoz, conociendo sus ventajas y desventajas. Es importante realizar pruebas como (tacto rectal, PSA y eco transrectal de próstata si fuera preciso) para su prevención antes de los 50 años en el caso de tener antecedentes familiares en primer grado y sobre todo si han padecido este tipo de cáncer en edades tempranas. Los asistentes han preguntado con interés sobre el valor del PSA. El PSA no es un marcador de cáncer de próstata, su valor puede ser alto en aumentos de tamaño de la glándula (hiperplasia benigna de próstata), inflamaciones o infecciones de la misma y también en cáncer de próstata, por lo que el diagnóstico definitivo sólo puede realizarse con una biopsia. En pocos casos puede ocurrir que el PSA esté elevado y al biopsiar no se obtenga un cáncer de próstata, lo que puede provocar cierta ansiedad en el paciente. En un futuro se podrá determinar la agresividad biológica del tumor. En la actualidad existen distintos tratamientos disponibles: cirugía, radioterapia, hormonoterapia, etc. Por último se ha informado que, aunque el cáncer de próstata en estadios iniciales no tiene síntomas patognomónicos, cuando haya hematuria (sangre en la orina) y otra alteración urinaria, se debe consultar con el urólogo, si bien, la mayoría de las veces se tratará de afecciones benignas del tracto urinario.