Prevención en Mejorada del Campo

Conferencia sobre la Prevención del cáncer de Piel y Protección solar a la Junta Local de Mejorada del Campo

El Dr. Santiago Méndez del departamento de Prevención y Promoción de la Salud, ha impartido una conferencia a la Junta Local de Mejorada del Campo en el salón de actos de la aecc Madrid. El propósito es instruir a la Junta, para que así, puedan informar del mensaje preventivo solar al ciudadano de la localidad, en su próxima Feria de Salud, el día 22 de junio.  

Se ha tratado la importancia de la piel como órgano regulador de la temperatura, implicado en la homeostasis de los electrolitos y como aislante de agentes externos como los microorganismos. También el Dr. Méndez, ha explicado las distintas clases de radiación emitidas por el sol, haciendo énfasis en los rayos ultravioleta, en especial los A y B que son los que llegan a la superficie de nuestro planeta y pueden interactuar con el ADN de las células de la piel, pudiendo provocar cambios que, en algunas ocasiones, desemboquen en cánceres cutáneos. 

Existen dos grupos de cánceres de piel, los epiteliomas (espinocelulares y basocelulares) y los melanomas. Mientras los epiteliomas se dan en personas mayores, en zonas de la piel habitualmente expuestas al sol y en exposición crónica al sol, los melanomas suelen darse en personas más jóvenes, zonas habitualmente no expuestas al sol y con exposiciones intermitentes al sol. Los melanomas son tumores malignos muy agresivos, curables si son diagnosticados y tratados precozmente. Los epiteliomas raramente producen metástasis, aunque sí afectación local. Las medidas de protección más importantes son las físicas, entendiendo por tales aquellas encaminadas a disminuir nuestra exposición al sol: estar a la sombra, utilizar sombreros, camisetas, gafas de sol, evitar las horas centrales del día, etc.  

Los protectores solares deben ser utilizados de manera correcta, en cantidad suficiente, reponiéndoles cada dos horas o después del baño, aplicándolos 20 minutos antes de la exposición. En días nublados también hay que protegerse. Se trata por tanto, de conocer los riesgos del sol, realizar una exposición lo más moderada posible, tanto en invierno como en verano, utilizando las medidas de protección. Los niños son especialmente vulnerables, debiendo evitar que se produzcan quemaduras. No se debe exponer a los niños pequeños directamente al sol. La piel tiene memoria, toda agresión de la radiación solar queda registrada en sus células, por lo tanto debemos cuidarla desde el nacimiento.