Un proyecto financiado por la AECC halla nuevos tratamientos que frenan la progresión de enfermedades hepáticas crónicas hacia el cáncer de hígado.

El carcinoma hepatocelular o hepatocarcinoma es el principal cáncer de hígado y la tercera causa de muerte por cáncer en todo el mundo. Más frecuente en hombre que en mujeres, es un cáncer muy agresivo que, con una tasa de supervivencia a los 5 años inferior al 10%, tiene escasas opciones terapéuticas. El 90% de los casos de hepatocarcinoma se generan sobre un hígado previamente afectado por cirrosis que, a su vez, puede estar causada por un consumo excesivo de alcohol, por hepatitis viral, y/o por enfermedad de hígado graso no alcohólico (esteatosis hepática no alcohólica).

Por esta razón, la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) financia un proyecto de investigación que busca nuevos tratamientos para que estas enfermedades no deriven en cáncer de hígado. 

En los últimos años, como consecuencia de la epidemia de obesidad que afecta alarmantemente a la población española y mundial, el incremento del número de casos de este tipo de tumor se ha convertido en un problema de enorme magnitud. Así, un 75% de las personas obesas y un 95% de los sujetos con obesidad mórbida presentan esteatosis hepática no alcohólica y un elevado porcentaje de esos pacientes evolucionarán hacia formas más graves incluida la esteatohepatitis, la cirrosis y eventualmente el hepatocarcinoma. Esta epidemia de sobrepeso también está afectando a los niños agravando la situación, ya que no existen tratamientos para estas enfermedades y la única cura real es el trasplante. Esto supone que la enfermedad progrese y cause muertes de pacientes que tenían una enfermedad inicialmente tratable. 

Existen nuevos enfoques terapéuticos encaminados a la prevención y el tratamiento de estas enfermedades. Para ello, es esencial conocer mejor cuáles son los factores que participan en la progresión de la enfermedad hepática crónica, desde esteatosis a hepatocarcinoma. Los resultados del estudio desarrollados por el grupo de la Dra. Mercedes Fernández del IDIBAPS, proponen una nueva estrategia terapéutica para reducir la formación de vasos colaterales y varices gastroesofágicas, principales complicaciones en la enfermedad hepática crónica una de las causas de desarrollo de cáncer de hígado. La Dra. Fernández colabora con el Dr. Raúl Méndez en un proyecto financiado por la Asociación Española Contra el cáncer dotado con 1,2 millones de euros para estudiar nuevos tratamientos que regulen la progresión de enfermedades hepáticas que de no ser tratadas puedan derivar al desarrollo de un cáncer de hígado.