Un proyecto financiado por la AECC permite ir hacia nuevas terapias con menos efecto secundarios para la leucemia linfoblástica aguda pediátrica

Un proyecto financiado por la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC), y desarrollado en el Instituto de Neurociencias de Alicante UMH-CSIC por el grupo de la Dra. María Domínguez, ha logrado mostrar que la inflamación es un factor clave en la progresión de la leucemia linfoblástica aguda pediátrica, ya que oculta totalmente a las células tumorales impidiendo que el sistema inmune las detecte.

Esta investigación ha permitido descubrir aspectos nuevos del tumor y el desarrollo de una plataforma de screening que permitirá avanzar más rápido en la búsqueda de fármacos más eficientes y seguros para esta patología, que podrá también extenderse a otros tipos de cáncer. Este proyecto está dando sus frutos que han sido publicados en la revista especializada Cell Reports.

La leucemia linfoblástica aguda es el cáncer más frecuente en edad pediátrica y representa aproximadamente 25 % de los diagnósticos en niños menores de 15 años. Aunque la tasa de supervivencia es alta, aproximadamente del 90%, los efectos secundarios del tratamiento pueden persistir durante meses o años una vez superado este cáncer de la sangre. Además, aproximadamente un 20 % de los casos no responden a los tratamientos.