Seguir el Código Europeo Contra el Cáncer “evitaría casi la mitad de las muertes por esta enfermedad”, afirma la Dra. García (AECC) en AENOR

Tras varios aplazamientos, la doctora Estíbaliz García, responsable del Departamento de Prevención y Promoción de la Salud de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) en Madrid, llevó a cabo una ponencia sobre las doce recomendaciones del Código Europeo Contra el Cáncer, dirigida a una veintena de empleados de la Agencia Española de Normalización y Certificación (AENOR).

La charla, que tuvo lugar en la sede madrileña de AENOR, en la calle de Génova, a mediodía del jueves 18 de enero, trató sobre los “conceptos clave” del Código, iniciativa de la Comisión Europea y actualizado en octubre de 2014.

“Los asistentes estuvieron muy interesados en aquellos aspectos más cercanos a sus vidas y a la de sus familias, y en las que tienen mayor capacidad de modificación de los factores de riesgo”. Éstas, enumeró la profesional de la AECC, son “el tabaco, la exposición al humo ajeno, la obesidad, sedentarismo, alimentación, exposición al sol, la prueba de detección precoz y las vacunas”.

García, en su primera visita a la agencia, que lleva años involucrada en el programa de prevención para empresas de la AECC ‘Tu salud es lo primero’, quiso dejar claro en su intervención que “se podría evitar casi la mitad de las muertes por cáncer si todos siguieran las recomendaciones del Código Europeo Contra el Cáncer”.

La docena de consejos reflejados en el Código Europeo se resumen en no consumir tabaco; mantener hogar y trabajo sin humo; practicar ejercicio diario; mantener un peso saludable; comer saludablemente; limitar el consumo de alcohol; evitar la exposición excesiva al sol; protegerse de sustancias nocivas en el trabajo; evitar la exposición a radiaciones; en el plano de la mujer, potenciar la lactancia materna y limitar la terapia hormonal sustitutiva (THS), “la que se ofrece para aliviar los síntomas de la menopausia”, aclara la ponente de la AECC; atender los programas de vacunación para los hijos (hepatitis B y papiloma humano); y participar en programas de cribado de cáncer (colorrectal, mama y cervicouterino).