Una supervivencia del 70% en cáncer en 2030 solo será posible con una Estrategia Nacional en Investigación

Rueda de prensa presentación estudio

La Asociación Española Contra el Cáncer (AECC), a través de la Fundación Científica AECC, la Asociación Española de Investigación sobre el Cáncer (ASEICA) y la Fundación Bancaria “la Caixa”, se han unido para elaborar el primer Informe sobre la investigación e innovación en cáncer en España donde se utilizan datos públicos y privados proporcionados por, además de las tres entidades participantes, la Agencia Estatal de la Investigación; el instituto de Salud Carlos III; la Asociación Española de Bioempresas y 21 fundaciones con actividad filantrópica. El estudio, presentado en el marco del Día Mundial de la Investigación en Cáncer, analiza la situación de la enfermedad desde una perspectiva global que tiene en cuenta la financiación, la investigación y el tratamiento de la enfermedad. 

Entre los datos más destacados del informe se encuentra la reducción de fondos públicos en I+D. Tras la crisis económica (entre 2010 y 2016) el gasto en I+D en España ha descendido en 1.400M€ un 21%, una cifra alarmantemente baja en comparación con los países del entorno. Esto significa que, al quedar aparcadas la ciencia y la innovación de las prioridades públicas, la investigación en España muestra síntomas de estancamiento y debilitamiento. 

En materia de investigación en cáncer, la situación es algo diferente. El creciente volumen de financiación proveniente de la filantropía y los programas europeos a proyectos de investigación de calidad dan un empujón a la investigación española sobre cáncer. Frente al estancamiento de la inversión pública entre los años 2010 y 2016, los fondos destinados por la filantropía a la investigación oncológica han aumentado un 178% y los procedentes de fondos europeos un 46%. En total, desde el año 2007 España ha destinado a investigar el cáncer, teniendo en cuenta todas las fuentes de financiación, 1.555M€, siendo el año 2017 el que más fondos tuvo con 140.306.089€. Pese a todo, debido a este estancamiento en la inversión pública, España no va a poder hacer frente al reto del cáncer ni local ni globalmente