El voluntariado vuelve a recibir su homenaje en el almuerzo anual de la AECC de Madrid

El voluntariado vuelve a recibir su homenaje en el almuerzo anual de la AECC de Madrid

“Pido disculpas por aquello que hemos podido haber hecho mal, y doy las gracias a todos los voluntarios de España por ese lazo invisible que nos une, como es la solidaridad, para mejorar la vida de los demás”. Con estas palabras cerró su emotiva intervención Isabel Oriol, presidenta de la Asociación Española contra el Cáncer (AECC), a las que se sumó su homólogo en la Junta de Madrid, Ignacio Muñoz Pidal, que hizo las veces de maestro de ceremonia inicial en una edición más de la Comida del Voluntariado de la AECC de Madrid, celebrada el miércoles 16 de diciembre en el hotel NH Collection Madrid Eurobuilding, que ha acogido por tercer año consecutivo la multitudinaria cita del voluntariado.

La cifra de comensales alcanzó los 850, distribuidos en 84 mesas, en su inmensa mayoría voluntarias, procedentes de las 150 Juntas y Delegaciones locales que la AECC posee en la Comunidad de Madrid; de los 30 hospitales, públicos y privados, en los que desempeñan su labor; sin olvidar a aquéllos que dedican su tiempo en atención a domicilio, en el ámbito testimonial, Infocáncer, Residencia Oncológica, Cuestación o en labores administrativas.

En esta ocasión, los invitados fueron llegando a los salones con tiempo suficiente para así evitar apreturas e incomodidades innecesarias. Los voluntarios y voluntarias fueron recibidos, nada más llegar al hotel, por el personal de la AECC madrileña, obsequiándoles con una bolsa verde repleta de regalos de bienvenida, aportados por las firmas Olay, Oral-B, Fairy y Vogue, y que en su exterior se podía leer “Yo soy voluntario. ¿Y tú?”.

En un almuerzo tan multitudinario como éste no podían faltar las caras conocidas, que, según iban accediendo al hotel, pasaron a un ‘photocall’ para así poder ser entrevistados y fotografiados no solo por medios de comunicación sino también por los voluntarios, que no tardaban ni un segundo en reconocerles.

Actores jóvenes, como Maxi Iglesias (serie ‘Velvet’) y Norma Ruiz (series ‘Cita a ciegas’ y ‘Algo que celebrar’), y actores más veteranos, como Pepe Ruiz (Avelino, en la serie de sketches ‘Escenas de matrimonio’), que repite en la comida al igual que Laura Valenzuela, pionera de las presentadoras de televisión en España y muy amiga de la AECC; los periodistas de Cuatro Televisión Íker Jiménez y su esposa Carmen Porter (‘Cuarto milenio’); y la cantante extremeña Soraya Arnelas, que interpretó a capela para todo el público asistente el villancico ‘Blanca Navidad’.

La nota anecdótica de la jornada fue la referencia de Muñoz Pidal y la eurovisiva Soraya a la voluntaria presente de más edad, Lázara, de 94 años, que reside en Fuenlabrada y que lleva colaborando con la AECC casi desde sus orígenes.

Además de las caras más conocidas, el presidente de la AECC de Madrid también hizo subir al escenario a la investigadora del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) Marisol Sorenga, que explicó a los presentes dónde va el dinero que recogen en las huchas de cuestación. “Todo las becas y ayudas que recibimos van dirigidas a estudios oncológicos muy avanzados para intentar erradicar diferentes tipos de cáncer”, y animó a todos los voluntarios a seguir apoyando, con su esfuerzo, la investigación.

No faltó a la cita una amplia representación de la dirección de la AECC estatal y madrileña. De la primera, además de su presidenta, se encontraba su secretario, José Luis Pérez, y directora general, Noema Paniagua; y de la AECC de Madrid, sus vicepresidentes Inés Entrecanales y Javier Prado; su tesorera, Rosario Rodríguez; las vocales Suky Caro, Belén Padilla y Jezabel Pagnon; y la directora Beatriz García-Lomas, acompañada ésta de todo su equipo al completo.

Un original video divulgativo a base de dibujos y textos, de algo menos de cuatro minutos de duración, dio a conocer a los comensales la estructura y objetivos de la AECC de Madrid y su apuesta decidida por la investigación, sin olvidar el resto de sus programas y, por supuesto, el voluntariado.

Otra proyección dio un repaso a todas las Juntas y Delegaciones donde hay representación de la AECC en la Comunidad de Madrid y a los hospitales donde desempeñan su función los voluntarios, intentando ofrecer una amplia visión de las miles de personas que emplean su tiempo en la lucha contra el cáncer en alguna de las muchas facetas que les ofrece la AECC.

Tras el almuerzo, que consistió en berenjena rellena, medallones de ternera y tarta de selva negra, que fue servido con camareros ataviados con el lazo verde contra el cáncer, se procedió a la imposición anual de uves ‘V’ de oro y plata, en función de los años de servicios prestados a la AECC por las voluntarias y voluntarios madrileños. Este año se entregaron 72 insignias, 32 de oro y 40 de plata. Para seguir con el esperado sorteo de 117 regalos -desde un set de maquillaje a un televisor de 32’, pasando por abrigos, bisutería, mantas, cestas de Navidad, cosmética o perfumes de primeras firmas- proporcionados por unas cuarenta firmas y empresas colaboradoras para este día, dirigido, como en ediciones anteriores, por Jezabel Pagnon. Distinciones AECC Madrid 2015 (.pdf)

El almuerzo, al fiesta y el encuentro de los voluntarios tuvo como antesala la tradicional misa, celebrada por tercera ocasión en la parroquia de San Fernando, cercana al hotel Eurobuilding, a la que asistieron, entre otros, los presidentes nacional y de la Junta de Madrid de la AECC, Isabel Oriol e Ignacio Muñoz Pidal, respectivamente, y la directora de la AECC Madrid, Beatriz García-Lomas. A la ceremonia, dirigida por el párroco don Antonio, asistieron unas 800 personas, que pidieron por los pacientes de cáncer, por todos los voluntarios de la AECC y por los profesionales ligados a la oncología, así como por los investigadores. Asimismo, se ofreció la misa, como es tradición, a todas las personas fallecidas de cáncer en 2015.