XVIII Jornada sobre cáncer en Navarra

XVIII Jornada sobre cáncer en Navarra

Cáncer en el anciano: Evidencias y desarrollo futuro

El día 10 de noviembre de 2016 se celebró la XVIII Jornada de la AECC.  Ésta ha tenido un marcado carácter multidisciplinar y ha contado con especialistas de diversos ámbitos que participan en la atención y cuidado del paciente anciano con cáncer, como especialistas en Geriatría, Endocrinología y Nutrición, Neurología, Medicina Preventiva y Salud Pública, Oncología Radioterápica y Oncología Médica, Atención Primaria, además de la Psicooncóloga de la AECC.

Según los datos de Registro de Navarra, un 19% de la población en 2015 tenía más de 65 años y es previsible que en 2020 esta cifra se incremente hasta el 22%. Además se espera un incremento en la esperanza de vida en las décadas siguientes.

En Navarra, un 60% de los nuevos diagnósticos de cáncer se realiza en la población mayor de 65 años. Los tumores más frecuentemente diagnosticados en pacientes ancianos son el cáncer de próstata, pulmón y colorrectal en el varón, de mama, colorrectal y útero en la mujer.

Después de una intensa jornada de trabajo, que ha contado con una elevada  participación de los  asistentes, se han llegado a las siguientes conclusiones:

  • La atención al anciano con cáncer es un problema de salud actual, que se va a incrementar en las décadas siguientes dado el crecimiento de la población y de su esperanza de vida.
  • Resulta imprescindible incorporar a la práctica clínica habitual la Valoración Geriátrica Integral (VGI). Se han dado diversas herramientas y escalas que permiten tener una estimación del riesgo de complicaciones esperables con los tratamientos oncológicos.
  • Además, la VGI permiten conocer el nivel de fragilidad de estos pacientes de forma individual y resulta una herramienta más eficaz que únicamente la edad para seleccionar el tratamiento oncológico más oportuno. 
  • Los tratamientos oncológicos se deberían adecuar al nivel de fragilidad. Tanto los nuevos fármacos como las nuevas técnicas de Radioterapia de alta precisión persiguen mantener elevadas supervivencias pero, sobre todo, disminuir la toxicidad para mantener una adecuada calidad de vida.
  • Se han propuesto varios programas de intervención que harán mejorar no solo la esperanza de vida, sino la esperanza de vida en buena salud: Ejercicio físico, Soporte nutricional, Rehabilitación neurocognitiva. La Intervención Psiconcológica debe realizarse sobre el paciente y extender la atención a la familia, en especial al cónyuge  anciano.
  • Los gestores sanitarios y los profesionales de la salud deben trabajar de la mano para estimar los recursos necesarios a poner en marcha, siempre basados en criterios de evidencia científica.  Ambos deben perseguir un  incremento en la calidad de vida del anciano con cáncer.