Terapia hormonal sustitutiva

La administración de tratamiento hormonal sustitutivo para tratar los síntomas de la menopausia está actualmente claramente desaconsejado, tras haberse dado a conocer los resultados de grandes estudios americanos.

Se ha demostrado un aumento del riesgo de cáncer de mama, estimado en 3 casos adicionales al año por cada 1.000 mujeres, o un incremento individual del riesgo del 0,3%.

Este aumento del riesgo de desarrollar cáncer de mama se relaciona más con la terapia hormonal sustitutiva que combina estrógenos y progestágenos y cuando es de larga duración.

Actualmente se recomienda evitar el uso de tratamiento hormonal para combatir los síntomas de la menopausia. Solamente en las mujeres sin antecedentes de cáncer de mama y con síntomas menopáusicos severos se puede valorar la realización de un tratamiento hormonal sustitutivo a dosis bajas y durante el menor tiempo posible.