Cuando colaboras con la AECC, tú también investigas

ARNs modificados reguladores de supervivencia y crecimiento en células tumorales

300000.00
Proyecto dirigido por:
Dra. Sandra Blanco

El cáncer es una de las principales causas de mortalidad en todo el mundo. A pesar de las estrategias terapéuticas actuales que controlan la enfermedad, muchos pacientes no responden bien a los tratamientos o sufren recaídas. Esto es debido a que el tratamiento está basado en el perfil clínico-patológico y no en características específicas del tumor (biomarcadores). Por otro lado, los tratamientos no eliminan la subpoblación de células mare características más agresivas e invasivas que les permiten regenerar el tumor después de los tratamientos.

Hoy en día existe una nueva orientación que busca un diagnóstico molecular más preciso y un tratamiento personalizado. Por ejemplo, los biomarcadores epigenéticos (pequeñas modificaciones que afectan al funcionamiento de los genes), son un área prometedora de investigación que presenta la capacidad de proporcionar una gran cantidad de información sobre el estado de la enfermedad tumoral y de los procesos de resistencia y recaídas. La reciente implementación de nuevas de secuenciación masiva (lectura de los genes), ha permitido descubrir la gran complejidad del epigenoma del ARN, o epitranscriptoma. Al igual que la epigenética, la epitrasncriptómica modula procesos celulares a través de la modificación de ARNs, las moléculas que se forman a partir del ADN y que permiten que tengan lugar muchos procesos celulares.

Este proyecto tiene como principal objetivo la búsqueda de modificaciones de ARN relevantes en procesos de supervivencia y regeneración en las células tumorales. Buscamos diseñar tratamientos específicos para sensibilizar estas células a terapias convencionales. Además, este proyecto trata de identificar nuevos biomarcadores epitranscriptómicos que permitan un diagnóstico más preciso. La utilización de terapias combinadas y más personalizadas para sensibilizar las células tumorales a terapia, junto con la identificación de puntos débiles de los tumores para acabar con ellos podría suponer un gran avance en la oncología clínica debido al interés en potenciar la efectividad de las terapias convencionales.