Cuando colaboras con la AECC, tú también investigas

Desarrollo de nanodispositivos basados en nanopartículas mesoporosas de sílice dirigidas al microambiente tumoral para el tratamiento del cáncer de mama

84000.00
Proyecto dirigido por:
Ana Lameirinhas

El cáncer de mama es el más común en mujeres de todo el mundo. A pesar de los avances en el diagnóstico, cirugía y desarrollo de nuevos fármacos, numerosas pacientes siguen recayendo como consecuencia de la resistencia a los tratamientos actuales. Las terapias anticancerígenas han estado tradicionalmente dirigidas a las células tumorales. Sin embargo, el microambiente tumoral desempeña un papel fundamental en el mantenimiento del tumor y en el desarrollo de resistencias a los tratamientos.

Los fibroblastos asociados al tumor (CAFs) y los macrófagos asociados al tumor (TAMs) son las poblaciones mayoritarias en el estroma tumoral y responsables en gran medida de la progresión tumoral y de las características inmunosupresoras. Entre las nuevas aproximaciones terapéuticas en el tratamiento del cáncer cabe destacar el uso de nanopartículas, las cuales pueden liberar su contenido a un tipo celular específico, evitando sus efectos sobre tejidos sanos. Las nanopartículas mesoporosas de sílice (MSNs) son biocompatibles, poseen una gran área superficial, gran tamaño de poro, estabilidad química y térmica, y la posibilidad de regular la morfología y el tamaño de los poros, permitiendo además la adsorción o encapsulación de cantidades significativas de moléculas bioactivas. Una de sus mayores ventajas es que su superficie permite la funcionalización con moléculas que actúan como "puertas moleculares", permitiendo una liberación controlada de la especie almacenada. En este proyecto se propone el diseño de una nanopartícula MSN dirigida a la proteína activadora de fibroblastos (FAP), que se encuentra altamente expresada en CAFs y TAMs activados. La nanopartícula será cargada a su vez con el citotóxico doxorrubicina, que será liberado específicamente en estos tipos celulares. Una vez liberada en el microambiente tumoral, la doxorrubicina tiene la capacidad de atravesar las membranas celulares accediendo así a las células tumorales.

Nuestro objetivo es probar que esta novedosa estrategia terapéutica que combina el ataque farmacológico del microentorno tumoral y la célula cancerígena es más eficaz para tratar el cáncer de mama e impedir resistencias que los tratamientos convencionales.