Asociación Española Contra el Cáncer

Cuando colaboras con la AECC, tú también investigas

Nuevos avances que aportarán una mejora en la calidad de vida en pacientes hematológicos

El trasplante alogénico (introducir al paciente células madre de una personas genéticamente compatible) es la solución más común de las neoplasias hematológicas aunque es frecuente el desarrollo de rechazos cuando se vuelven a introducir estas células madre, es lo que se llama enfermedad injerto contra huésped (EICH). Por esta razón es necesario desarrollar nuevas estrategias para prevenir la EICH.

La capacidad que presentan algunas células madre (las células estromales mesenquimales o CEM) para suprimir la función de células T (implicadas en el sistema inmune) ha llevado a su uso terapéutico para el control de la EICH.  El objetivo de este estudio es el de comparar el efecto de CEM derivadas de médula ósea o tejido adiposo en las células T, para determinar si el uso de estas células madre (CEM) de uno u otro origen podría ser más favorable para preservar la actividad de células T y, por lo tanto controlar la EICH. Aunque tanto las células estromales de médula ósea como de tejido adiposo indujeron una inhibición similar sobre la generación de las células T, sólo las de la médula ósea han disminuido significativamente la actividad citotóxica de las células T.

Estos resultados sugieren que, en el contexto de la reducción de la EICH, el uso de las células madre de la médula ósea podría controlar la actividad de células T y, así, favorecer el control de la enfermedad EICH. Esto supondría una mejora en la calidad de vida de los pacientes además de conseguir mayor eficacia en los tratamientos inmunoterápicos.​ (Proyecto dirigido por la Dra. Belén Blanco, ayuda concedida en 2011).