Cuando colaboras con la AECC, tú también investigas

Tras años de investigación, un proyecto liderado por la Dra. Marina Pollán demuestra el importante efecto protector de la dieta mediterránea frente al riesgo de desarrollar un cáncer de mama

De las conclusiones del estudio se extrae que el consumo de alimentos de la dieta mediterránea (pescado, vegetales, legumbres, patatas, frutas, aceite y bajo consumo de zumos y bebidas calóricas) puede reducir el riesgo de desarrollar cáncer de mama más agresivos, los triples negativos. (Proyecto dirigido por la Dra. Marina Pollán, ayuda concedida en 2006).