2 de septiembre 2010

Hace 8 años

Hola familia
Dicen que todo lo bueno se acaba y con las Colonias pasa lo mismo. Vamos a contar nuestro último día.
Tenemos que reconocer que levantarse no fue tarea fácil después de una noche de fiesta. Eli lo sabía y nos sorprendió con el desayuno: ¡chocolate a la taza!.
Acto seguido nos reunimos para la última prueba de la Gincana. En esta ocasión tuvimos que ser muy rápidos para encontrar tres papelitos con nuestro nombre y una emoción escrita escondidos en Cal Diable. Una vez hallados, teníamos que pensar en situaciones en las cuáles hubiésemos sentido esas emociones para, más tarde, compartirlas entre todos. Fue muy emotivo porque hablamos de nuestra experiencia y expresamos lo que sentíamos. Nos sorprendió comprobar que había muchas similitudes y que nos comprendíamos perfectamente. Lo más importante: ver que no estábamos solos.
Después de esa intensiva sesión, continuamos con nuestras tareas de granjeros y también pudimos revelar las fotos de la piscina.
Antes de comer, las psicólogas dieron el veredicto de la Gincana, los ganadores de este año fueron:¡¡¡“Los Tabalots”!!!.
Nuestra última comida fue, una vez más, riquísima: macarrones con nuggets y patatas y helado de postre.
Y como ya decíamos, todo lo bueno se acaba y las Colonias llegaron a su fin. Nos despedimos de los monitores (Bernat, Charlie y Jordi), de Eli y Jaume, Tabalot y Cuca deseando vernos el año siguiente. También nos despedimos con abrazos y besos de los chicos que se marcharon con sus padres y nos subimos al autocar.
El viaje de regreso fue el mejor momento para pasarnos los correos y teléfonos para asegurarnos que seguiríamos en contacto. También aprovechamos para descansar un poco antes de reencontrarnos con la familia.
Y hasta aquí la crónica de las VI Colonias. Esperamos que el año que viene os podamos contar la próxima edición.
Gracias a la Fundación Inocente Inocente, a Mireia y a las psicólogas de la AECC para hacerlo posible.
Hace 8 años

Gracias por contarnos como se lo pasan,hay momentos nostalgicos como las despedidas, pero los momentos compartidos son preciosos,gracias a todas las personas que hacen esto posible.