El Cáncer marcó la vida de mi familia

Hace 8 meses

Reconozco que fui una de esas personas que no querían escuchar la palabra Cáncer a pesar de ser mi signo zodiacal, reconozco que huía de ella pensando subjetivamente que eso solo podría pasar en otras familias, sin saber que esto es una ruleta que cualquier día podía llegar a la nuestra, por desgracias somos muy asiduos a pensar que es difícil que no nos toque.
Sin embargo corría el año 2011 y lo comenzábamos con el primer sobresalto, mi padre hombre curtido en la vida aparentemente duro ante las adversidades sufrió varios pequeños ictus que al final desencadenaron en uno mayor que le dejó bastantes secuelas, aunque logró volver a andar con dificultad ya nunca volvió a ser el mismo.
Como digo esto fue a principios de ese año sobre febrero, mi hermana Pilar de 26 años acudía a visitarlo ya con un problema (creía ella de lumbalgia) en las semanas posteriores el panorama fue un poco desolador sin saber lo que se nos avecinaba, mi padre ya en casa dándole todos los cuidados que necesitaba, intentando que volviera a hacer algunas de sus funciones con total autonomía y mi hermana ya con la baja médica debido al dolor, algunos días recuerdo dar masajes a mi padre en las piernas y a mi hermana en la zona lumbar.
Lo de mi hermana fue a peor, tras muchas visitas a urgencias y calmantes de por medio un doctor llegó a la conclusión de que el problema era mucho mayor que una lumbalgia, el problema era un tumor en la pelvis, había que ponerle nombre y estado, mientras el dolor se le hacía insoportable y la vorágine en la que habíamos entrado la familia era de no saber donde acudir, unos con papá, otros con nuestra hermana y entre medias casi sin dormir a cumplir con nuestro trabajo.
Tras varias semanas se derivó al hospital de referencia en este tipo de tumores como es el Virgen del Rocío de Sevilla, era ya mayo, las esperanzas eran nefastas el tumor se llamaba @sarcoma de ewing" no se me olvidará en la vida y la metástasis ya llegaba hasta la médula, fueron 9 meses de volvernos locos, hasta julio no recibió el primer permiso para volver a casa, fue muy duro, nos turnábamos y nos quedábamos varios días con ella ya que nuestra residencia de Andújar está a más de 200km de Sevilla. cuando volvió su ilusión por recuperarse no decaía pero el tumor ya le había afectado a las piernas y no podía andar y mis padres vivían en un 3º sin ascensor. Entre medias, como imagináis mi padre también necesitaba cuidados y yo me volvía loco, si mi madre se iba a Sevilla con mi hermana había que estar pendiente de mi padre, mi otro hermano trabajaba fuera y solo volvía los fines de semana, comencé a perder trabajo y otras ocasiones a dejarlo porque ya no sabía donde acudir.
La última noche buena el destino se intuía, ese permiso era el último, la pruebas médicas arrojaban que la metástasis continuaba afectando más zonas y mientras mi padre comenzaba a quejarse de dolores y a tener un mal aspecto sobre todo a la bajada de peso, nos veíamos desbordados.
Mi hermana murió un 25 de enero de 2012 a los pocos días mi padre fue diagnosticado de cáncer de pulmón en fase avanzada, los hospitales a penas nos dieron una tregua de 15 días, volvimos a dormir de nuevo cada noche esta vez en el de nuestra ciudad, mi padre falleció a los 27 días de haberlo hecho mi hermana, en menos de un mes el cáncer devoró media familia y no era lo único que nos quedaba en aquel 2012.
Mi madre quedaba sola y sumida en una profunda tristeza, a pesar de ello hoy por hoy nos sigue dando una lección de vida, la familia en general mi hermano, mi mujer, mis tíos y sobre todo mi cuñada entramos en un bucle del que es difícil salir, mi cuñada no ha vuelto a ser la misma, la depresión , la ansiedad, la frimomialgia marcan su día a día.
En mayo de ese año tuve la mala suerte de nuevo de que a mi mujer le detectaron otro cáncer, esta vez de mama, fue operada y tratada con radioterapia, hace unos meses terminó con el tratamiento de tamoxifeno, un nuevo palo a mi espalda que ya no podía soportar más, sin embargo aquí estamos, estos seis años han sido muy duros, además de perder a mi hermana y a mi padre, hemos perdido a mi tío, a mi primo y a un amigo por la misma causa, y digo que aquí estamos tras intentar salir adelante en muchas cosas, en los días malos, en el trabajo que hasta el pasado año no se me estabilizó y pude conseguir un contrato de larga duración, sigo sufriendo por mi madre, porque la pena es muy grande, sufro por mi cuñada que psicológicamente tiene muchos altibajos, sufro por mi tía, hermana de mi padre que también le ha afectado esto tanto que ya sufre falta de memoria, he sufrido por mi hijo que con 12 años le hemos transmitido el miedo a un simple dolor de barriga, sufro por mi mujer que tuvo que jubilarse y cobrar una misera pensión de 400€ con 22 años cotizados a la SS y sufro por mí, que me he vuelto un hipocondríaco y que es duro vivir así, con miedo a todas las señales de mi cuerpo, con miedo a acompañar a alguien al médico, con miedo hasta de un simple análisis de sangre para ver el colesterol, a pesar de ello sigo luchando, no es fácil, pero sigo luchando, la seguridad social te envía a Salud Mental pero sinceramente no vale de nada que un doctor te vea de 5 a 6 meses de intervalo.
Para terminar mi testimonio, quiero dar las gracias a los familiares y amigos que siempre nos han ayudado y llegado este momento, a la Asociación Española Contra el Cáncer y a sus voluntarios que hacían más amena la estancia en el Virgen del Rocío de mi hermana Pilar, gracias por vuestra labor, por seguir ayudando, por seguir investigando, gracias por todo. Después de todo esto prometí hacerme socio dela AECC y así lo hice tras mi primer mes de trabajo asegurado, en mis redes sociales recuerdo de vez en cuando que está bien que se rece pero pueden complementarlo con hacerse socios de la AECC para yudar a la investigación. Muchas gracias
Hace 8 meses

Hola rafafoto.

Que la vida es dura es evidente, tu historia por desgracia es la de muchas familias, no es tan dificil encontrar casos similares.

Cada día tengo mas claro que la vida es una mierda y entrar aquí y leer casos como el tuyo solo hacen corroborar mis pensamientos al respecto...

Saludos y suerte

Hace 8 meses

No era mi intención, yo lucho cada día por encontrarme bien, ya dejé de ir al médico por esto, me atiforraban de ansiolíticos y para mí era peor, mi caso lo he querido expresar como que hay que ayudar a la AECC para que continúen con la investigación, después podemos rezar quien crea, pero es importante la investigación y más los consejos de prevención. Es una tontería, pero cada noche cuando te acuestes a dormir piensa en las 10 cosas buenas que te han pasado en el día, seguro que las hay, el beso inesperado de un hijo, el reconocimiento de un trabajo bien hecho o la sonrisa que alguien te regala, ponlo a prueba, un saludo

Hace 8 meses

Hola rafafoto, sentimos mucho todo lo que habéis pasado. La AECC también te ayuda en el proceso del duelo, contacta con nuestros psicólogos en tu ciudad Un abrazo.

Hace 8 meses

Buenas Rafa,

Hace días que leí tu historia y quería escribirte.Yo creo que eres un valiente porque sigues adelante a pesar de todo lo que te ha ocurrido y te ocurre; yo con menos he tocado fondo más veces de las debidas.Entiendo que tu situación es complicada y decirte que las cosas irán a mejor no ayudará porque no lo sabemos.Lo que si sé es que para mucha gente leer esto que estás escribiendo le ayuda para valorar las cosas que tiene, que a veces no somos conscientes.Yo, ahora mismo en la situación que estoy con mi padre, ya no dejo en mi vida a gente que me aporte negatividad y sobre todo ya no me preocupo por tonterías.Espero de corazón que todo mejore y que podáis salir del bucle de miedo.Pero sobre todo Rafa espero que a pesar de todo el dolor, puedas sacar tiempo para ser feliz aunque sea con pequeños momentos con tu hijo.Te mando un abrazo muy fuerte y mucha energía

Hace 8 meses

Muchas Ny, gracias por comprenderme y me alivia saber que mi testimonio también puede servir para algo positivo