Cáncer, ¿verdad y/o esperanza?

Hace 5 años

Mi hermano Rafa murió el 20 de Octubre de 2012, tras luchar durante 6 meses contra el cáncer. Un cáncer que los médicos diagnosticaron en Abril de 2012 como tumor irresecable de Klatskin tipo II con implantes en Morrison y Douglas, estadio IV. Tumor que intentaron extirpar en Abril, pero como ESCRIBIERON en el informe médico, era irresecable (no se podía extirpar). Tenía 36 años.
Mi hermano Rafa, era cariñoso, sincero, honesto, divertido, siempre intentaba hacerte reír… era una buena persona, que quería muchísimo a su mujer, a su familia y a sus amigos.
Desde el principio de su enfermedad hasta el final, mi hermano confió plenamente en el equipo médico que le atendió: cirujanos, oncólogos, médicos especialistas en dolor, anestesiólogos, internistas, enfermeras, médicos de medicina paliativa… Sin embargo, aquellos médicos que tenían el deber de explicarle toda la verdad sobre su enfermedad, no lo hicieron. No creo que nadie tenga derecho a decidir por qué un enfermo de cáncer no debe saber toda la verdad sobre su enfermedad. Es su vida de la que se está hablando y por tanto, sólo a él/ella le corresponde decidir qué hacer con ella, tanto si le quedan años de vida, como si le quedan meses o días. No me vale “al paciente no se le debe decir toda la verdad, mientras no pregunte directamente, porque siempre hay que darle una esperanza”. ¿Por qué no le preguntan al paciente si quiere saber toda la verdad?
¿Se puede escribir en un papel el diagnóstico del paciente, pero no se puede explicar, qué significa exactamente lo que pone en el papel, para “darle esperanza”? ¿Por qué? ¿Porque así luchará más, porque así sufrirá menos, porque así tendrá menos dolores, porque así no verá cómo su cuerpo se deteriora día a día, porque así se dará cuenta él sólo, cuando ya no tenga fuerzas ni para dar 20 pasos...?¿Qué harían ellos si les diagnosticaran éste u otro tipo de tumor? ¿No entenderían ellos el significado de lo escrito en cada informe médico? ¿Lucharían ellos contra la enfermedad?
Nadie quiere morir y cualquier persona que aprecie la vida, lucha con todas sus fuerzas por sobrevivir, sea cual sea la enfermedad que padece. Mi hermano, luchó hasta el último día, hasta el último aliento.
Cualquier paciente tiene derecho a saber la verdad sobre la enfermedad que padece. Y esa verdad, le corresponde decírsela al médico o al equipo médico que le atiende. O si ellos no se sienten capacitados, pedir ayuda a los psico-oncólogos. El paciente CONFÍA en que los médicos que le atienden, siempre le dirán TODA LA VERDAD.
Los pacientes con CANCER, merecen y necesitan mucho cariño, ternura, comprensión y todo el amor que las personas que están a su alrededor le puedan dar. Desde la primera persona que le atiende en urgencias, en la consulta del oncólogo, en la consulta del dolor… hasta la última persona que le ayuda a salir del hospital. Se debe mejorar el trato que se le da a los pacientes con cáncer. Y para ello, todos debemos poner de nuestra parte. No podemos quedarnos impasibles, ante esta enfermedad que tanto sufrimiento está generando en tanta gente.
A todos los que fueron honestos, sinceros, respetuosos, cariñosos y ayudaron a mi hermano a lo largo de su enfermedad, especialmente, al “crack” que consiguió quitarle los DOLORES, mi eterna gratitud. A la doctora y a la enfermera de medicina paliativa GRACIAS por transmitirle tanta paz, serenidad, cariño, amor… a mi hermano y a mi cuñada.
A los que no lo fueron, siento que perdieran el privilegio de conocer, de verdad, a un alma pura, la de mi hermano Rafa. Y les invito a leer parte de una versión del juramento hipocrático, versión redactada en 1964 por el Doctor Louis Lasagna, Decano de la Facultad de Medicina de la Universidad de Tufts (Boston):
……Aplicaré todas las medidas necesarias para el beneficio del enfermo, buscando el equilibrio entre las trampas del sobretratamiento y del nihilismo terapéutico (abstenerse de cualquier intervención terapéutica). Recordaré que la medicina no sólo es ciencia, sino también arte, y que la calidez humana, la compasión y la comprensión pueden ser más valiosas que el bisturí del cirujano o el medicamento del químico. No me avergonzaré de decir «no lo sé», ni dudaré en consultar a mis colegas de profesión cuando sean necesarias las habilidades de otro para la recuperación del paciente. Respetaré la privacidad de mis pacientes, pues no me confían sus problemas para que yo los desvele. Debo tener especial cuidado en los asuntos sobre la vida y la muerte. Si tengo la oportunidad de salvar una vida, me sentiré agradecido. Pero es también posible que esté en mi mano asistir a una vida que termina; debo enfrentarme a esta enorme responsabilidad con gran humildad y conciencia de mi propia fragilidad. Por encima de todo, no debo jugar a ser Dios.……….
A todos, les dejo parte de un email que mi hermano le escribió a una de mis hermanas, en Mayo de 2012, un mes después de que le DIJERAN que tenía un tumor en los conductos biliares, que tenía tratamiento, que en un principio le darían 12 sesiones de quimioterapia para intentar reducirlo y que si lo conseguían, se lo extirparían.
“Buenos días perlica (como dice nuestra hermana Anuska):
Me alegro mucho que me lleves en tus pensamientos y que me ayudes a luchar contra las tropas enemigas.
Creo que la vida la mires por donde la mires, desde cualquier religión o creencia tiene el mismo fin: ser felices. Cuando eres pequeño y sueles ser más egoísta piensas que ser feliz es lo primero y conforme van pasando los años te das cuenta que la única forma de ser feliz es hacer felices a los demás.
No suelo pensar mucho en estas cosas, solo intento dejar un buen recuerdo en las personas con las que coincido durante mi paso por aquí. Y creo que el mejor recuerdo es la risa, que cuando alguien piense en mí, no pueda dejar de esbozar una sonrisa y con eso me daré por satisfecho, me da igual lo que se diga a continuación.
Sinceramente nunca me he asustado por mi situación, no es que no le tenga miedo a morirme sino porque no creo que haya llegado el momento, también creo que me quedan muchas cosas por hacer aún. Espero que estas palabras no te resulten duras, porque para mí no lo son, y son cosas que no puedo hablar con nadie porque enseguida los que me rodean creen que he perdido el ánimo o algo parecido, cuando estoy seguro que cuando más pronuncias ciertas palabras menos miedo dan.
Toda esta seguridad que tengo parte de una indudable base que es mi Mary, me casé con ella convencido de que era la mujer de mi vida, pero es que después de esto no dejo de darle vueltas a la cabeza de la suerte que he tenido. Que mi sentido de la vida es hacerla feliz y que no hay nada que me haga sentir a mí más feliz que hacerla reír.
Con todas estas palabras te quiero decir que estoy de acuerdo contigo, que me siento orgulloso de que seas mi hermana, que me hace muy feliz que veas en mi mujer lo que yo veo en ella.
Un besico muy grande para tí y para todos, que me encuentro muy bien y que pronto estaremos juntos riéndonos de nuevo!!! “
En memoria de mi hermano Rafa. Él y su mujer me enseñaron, entre otras muchas cosas, el verdadero significado de las palabras AMOR INCONDICIONAL. Estarán siempre en mi corazón.
Angélica Gómez Roig
Hace 5 años

Madre mía... No sé que decir, que me has emocionado, mas en estos momentos de dudas, de que todo te parece malo, que lo tienes ahí acechando, que no se ve mejoría... En memoria de tu hermano Rafa, d.e.p y que nos de animos y fuerzas para superar esta mierda del cáncer a todos. (Un saludo Rafa estés donde estés. )

Hace 5 años

Sin palabras...un besazo

Hace 5 años

Bonito homenaje póstumo esste que has dedicado a tu hermano. A juzgar por lo que cuentas, y por ese íntimo e-mail que has reproducido, no cabe duda de que era una bellisima persona. Al igual que tu lo estás de él, seguro que, allá donde se encuentre, él tambièn estará orgulloso de ti por este bonito recuerdo que le has dedicado.

Un fuerte abrazo. Mucho ánimo y como decimos por aquì PA´LANTE

Hace 5 años

Hola anchelicu, sentimos muchísimo el fallecimiento de tu hermano. Muchas gracias por compartir tu testimonio con nosotros, es precioso. Estamos a tu lado para lo que necesites. Un abrazo.

Hace 5 años

No me salen las palabras.... :(