Carta a mi padre

Hace 4 años

Quería aprovechar este espacio y dedicarle unas lineas a mi padre, Gracias.
29 años juntos, aunque aún hoy yo no les tenga, pero han sido 29 años en los que has estado a mi lado, desde que me concebiste, desde que durante 9 meses esperaste a que naciera tu niña, y por fin nací, y aunque como es obvio no recuerdo ese momento, se que seguramente estarias expectante esperando a verme, y verias a una pequeñaja de ojos azules y calvita, tu niña la cual iría creciendo dia a dia, cuando mis ojos se convirtieron finalmente en verdes y después de mucho tiempo por fin me comenzo a salir pelo, yo era una pequeñaja pero sabía que ese hombre que estaba a su lado era mi papa, el hombre del cual tenia mas que aprender y que tanto estaba empezando a querer, con el que jugaba, con el que comencé a dar mis primeros pasos, y me fue enseñado dia a dia a crecer, que me daba todo lo que podía, para que no me faltase de nada, me compraba mis lacitos para el pelo para que mi madre me los colocara, quien me llevaba al médico si estaba mala y me engañaba para tomarme las medicinas, quien me abrigaba, quien cruzaba la carretera para recoger un zapato que se me había salido al ir corriendo, quien empujaba mi columpio, quien me consolaba cuando lloraba por alguna caída o por cualquier otro motivo, quien tantas veces me dijo ya te lo dije, quien me hacia que repasará mi leccion del colegio.
Quien en definitiva me educo y me dio amor, con el tiempo continúe creciendo y me convertí en una adolescente con la típica época loca, en la que tan sólo quería salir de fiesta y claro tu te cabreabas porque tenía que centrarme más en estudiar, incluso llegaste a temer que no llegará a estudiar, pero finalmente me di cuenta de las cosas y me centre en ser alguien, en ser informática, en lo que en ese momento era mi pasión, quise que se convirtiera en mi profesión. Apoyándome cada dia para que finalmente lo consiguiera, aun recuerdo tu alegría cuando te dije que lo había conseguido que ya era informática, vi en tus ojos ese orgullo de padre, tu apoyo había servido, lo había conseguido ese orgullo también lo vi cuando finalmente conseguí el trabajo del día de hoy, tras tantas veces acompañandome en el coche a los polígonos y al parque tecnológico a las diferentes entrevistas de trabajo, para que yo no perdiera, para acompañarme aun teniendo veintitantos años aún necesitaba que mi papa me ayudara.
Hace ya casi tres años desde que encontré el trabajo, cuando la tranquilidad se habia establecido por fin en nuestras vidas,tu por fin descansado después de tantos años de trabajo, yo por fin trabajando de lo que siempre había deseado y estando al lado de un chico que le miro y se que me quiere y que tan solo con verle se que le quiero. Felicidad ese es el estado que hace unos meses era mi vida.
Hasta mayo de 2013, llevabas unos días cansado desganado, sin ganas de comer y acudes a urgencias, deciden realizarte una radiografía de la zona abdominal y ven que algo no esta bien, llaman a casa y dicen que tenemos que ir al hospital, que te llevanen una ambulancia, vamos corriendo y en el hospital más pruebas en la zona de urgencias, me voy a comer a casa y darme una ducha, me llamas y me dices que te operan por la tarde, voy de nuevo al hospital sin saber de que te van a operar que te van a hacer que es lo que esta pasando, mi papá quien nunca ha tenido ninguna enfermedad esta en el hospital a la espera de entrar en el quirófano de urgencia, llamo a la familia, para que te vean antes de la operación, finalmente ya subes desde urgencias al quirófano en la planta dos eran las 5 de la tarde y nosotros tan solo podíamos esperar, hasta las 9 de la noche no salio el cirujano y por fin íbamos a saber que habia ocurrido. Sale el cirujano y tras varios términos médicos desconocidos para mis oidos,oigo cosas que me queda claro perforación intestinal, cancer de colon, infeccion, gravedad, esperar, unos pocos minutos despues ahi te vi por primera vez como alguien débil lleno de tubos con uno de ellos en tu boca el cual te ayudaba a respirar tan solo te pude ver unos segundos ibas a la REA, cuando las enfermeras nos explican la situación en la que te encuentras y las normativas de la REA y oigo la palabra muy grave, me derrumbo, no fue la palabra cancer la que me dio miedo, fue grave, no podía ser como podia ser que estuvieras tan debil, tan grave, con horas de nervios tan solo podíamoss esperar a la consulta con el médico a la hora estipulada y la visita de unos minutos, los mejores para mi en esos días durante 15 minutos podía estar contigo, y te contaba cosas ya que te fuiste recuperando muy bien podías hablar sin haber pasado 24 horas desde la salida de quirófano, una recuperacion muy rapida y subida a planta en dos dias, incorporación de alimentos muy poco a poco, pero con buena aceptación, era una situación extraña, ahora era yo quien te ayudaba a comer, quien te ayudaba a lo que necesitas. Después de 10 días en el hospital, llegó el momento de volver a casa aunque con ingreso domiciliario, había que curar la cicatriz, que bien te fuiste recuperando, dia a dia, parecía todo una pequeña pesadilla un susto que nos había tocado vivir, ahora solo quedaba esperar a que llegara julio para la primera visita con la oncóloga y poner un tratamiento que hiciera que estuvieras de nuevo bien, yo estaba contenta por tu pronta recuperación, por lo bien que lo estabas haciendo, cuando había pasado un mes, prácticamente hacias vida normal, tus paseos diarios y tu vitalidad había regresado, fue un verano normal, en el que parecía que nada había pasado, que nada estaba pasando, quitando las visitas al hospital por la quimio en la que no aparecieron efectos secundarios, yo había vuelto a mi mundo de felicidad, orgullosa de un padre que tan bien había luchado, que iba a ganar la batalla.
Pero llego noviembre, el dia antes del comienzo del septimo ciclo de quimio tubiste fiebre, un dia de fiebre sin mas, al dia siguiente desaparecio, se cumplio el ciclo y en diciembre se comenzaba el octavo y último ciclo y con tac y analitica a preparadas para febrero no podia estar mas contenta, pero de nuevo fiebre la noche anterior al comienzo del ciclo pero con una diferencia, te caes en el baño, por casualidad me despierto a las 3 de la madrugada y me parece oír unos pequeños lamentos , decido levantarme y tengo que contemplar una de las escenas que jamas creía que iba a tener que contemplar ahi estabas en el suelo del baño, sin poder levantarte, sangrando por la cabeza. No daba crédito a lo que veia pero aun en el momento de nervios que sufri en un segundo me vino la calma para llamar inmediatamente al 112, se decide realizar ingreso en el hospital y tras un diagnostico de infeccion intestinal y muy buen aspecto en ti alegría y bromas con los compañeros de habitación, se deciden realizar mas pruebas ahi es cuando mi vida iba a cambiar por completo, esa ecografia abdominal descubrirá todos los secretos, por no poder estar yo presente cuando pasaban los médicos por la mañana fue mi novio quien espero el resultado medico, y quien me escribio un mensaje diciendome le han visto metastasis en el hígado, estaba en el trabajo cuando recibí ese mensaje y me derrumbe pensé no no puede ser, mi papa, mi papa esta bien, porque, si se iba a curar, lagrimas nerviosismo eso me recorría, dos dias despues fui a hablar directamente con la oncologa y sus noticias no eran buenas, agarrando la mano de mi novio me disponía a escuchar el diagnóstico final, metastasis hepática producido el crecimiento de los tumores durante tratamiento de quimio tratándose de un cancer resistente a quimio, se nos da la oportunidad de probar en enero una nueva quimio que intente para el crecimiento , si esta falla se parara, solo existe una oportunidad para poder curarte, expongo mis dudas a la doctora, con una entereza que aun pensándolo me sorprende, decidono decirte nada ni a ti ni a mamá, no quiero que nadie mas sufra ya habrá tiempo, disfrutar del tiempo, de las navidades, pero el destino no estaba deacuerdo conmigo, ni la esperanza medica, durante ese tiempo me decico a informarme de la que era una metástasis hepática, conociendo que podria pasar, sin dormir por mi preocupacion y rapidamente comienzan las fiebres sin sentido, la debilidad, el cambio de gusto en las comidas, el poco apetito, el dolor..., habia comenzado el año nuevo y cada dia lo que leia parecia que se estaba produciendo y yo me decia no puede ser eso es daño fisico y la doctora dijo que no tenia que hasta que le viera no tenia porque pasar nada, asi me consolaba, hablaba contigo intentado animarte a comer, a ver que pronto verias a la doctora y el nuevo tratamiento te iria bien, que eran cosas del frio, pero ese lunes 20 de enero llege del trabajo por la tarde y vi la situacion, debil, sin haber dormido durante dias, con dolores, sin poder vestirte, y con color amarillo en tu piel y tus ojos, el dia anterior me parecio que asi era pero no queria que fuese verdad y tan solo quise pensar que era un efecto de la luz, vamos de nuevo al hospital yo cansada por haber estado tol dia trabajo y ahora lo que se venia encima en el hospital, espero contigo en el pasillo de urgencias junto a tu camilla, a que te vea un medico, la doctora que te atiende hace varias preguntas y yo la respondo , tu solo te quejas del dolor, te quieres sentar, yo intento hablarte no me escuchas, cada vez estas mas nervioso, poco a poco te voy perdiendo no me haces caso no puedes mantener una conversacion conmigo, y llega el momento mas duro, cuando un medico nos dice a mi madre y a mi la situacion real, fallo hepatico y renal junto a potasio en sangre alto el cual puede hacer que pare tu corazon, solo pueden controlarte este y mandarte a paliativos, urgencias saturadas y a la espera de subir a planta, va a ser una larga noche, hablo con mi prima que el dia anterior habia conseguido sacarme como estabas, discutimos si avisar o no a sus padres decidimos finalmente dejarles dormir que vas a aguntar, voy a descansar un poco y te dejo con mi madre, a las 8 vuelvo con mi novio de camino a tu habitacion tercera planta, cuando entró por el pasillo ya se que estas ahí oigo tus gritos de dolor y pienso, porqué porque tiene que sufrir tanto, la situación es dificil no se cuanto mas podras aguantar, se que te estas llendo, me pides agua y no puedo dartelo, tan solo mojarte los labios, te han atado las manos a la cama para que no te arranques las vias, solo te quejas, solo tienes dolor, yo comienzo a llamar por telefono a la familia, y llega tu hermana y ella se acerca a tu cama, te acaricia te besa, sabe lo que esta pasando, llega de nuevo mi madre, y de repente se deja de oir tus lamentos, solo respiraras fuerte y de repente no te mueves, suspiras de nuevo, y nosotros contigo, y de repente otra vez te paras, estas frio y no veo que se mueva tu pecho, no noto tu pulso aviso a la enfermera me dice que seran los calmantes aunque estas muy grave, la insisto en que creo que ya has acabado de sufrir, entra y nos mira verificando lo que ya sabiamos, habias dejado de sufrir, el 21 de enero de 2014 a un mes de mi 29 cumpleaños, el cual te perderas,¿ y ahora que? ahora te echo de menos, cada dia cuando llego del trabajo aun pienso que estarás sentado en tu sofá y te contaré todas las cosas que han pasado durante el dia, me miro en el espejo y te veo, cierro los ojos y te veo, pienso en si podia haber echo mas, en si fui buena hija, en que un dia me casare y no me llevaras de la mano, incluso el último fin de semana tuyo con vida había soñado que tenia una fiesta de compromiso y aparecías tu sano comiendo y bebiendo. te perderás eso y si un día decido ser madre te perderás ver a tus nietos jugar con ellos, enseñarles como me enseñaste a mi,yo les hablare de ti de su abuelo un hombre luchador,trabajador y valiente,buen marido y estupendo padre no podía haber tenido otro mejor.
Hace 4 años

Lo siento mucho, pero piensa que siempre lo tendrás contigo y que tenemos la suerte de que la memoria es selectiva y con tantos momentos hermosos que dices haber pasado con tu padre cuando pase el tiempo sólo recordarás eso y no sus sufrimiento y además ten siempre en mente que estuviste con él y que se fue sabiendo lo mucho que lo querías.

Un abrazo muy fuerte

Hace 4 años

Hola Maria es muy duro lo que has pasado ,"no llores por lo que has perdido alegrate por lo que has tenido"a mi padre le operaron de cancer de colon y nos dijeron que duraria 8 meses ,por suerte duro 15 dias y se ahorro ese sufrimiento aun le doy gracias a dios por llevarselo asi,tb era muy bueno hace ya 10 años y todavia me acuerdo todos los dias,no conocio a mi hija pequeña y se ha perdido muchas cosas.

A mi me quitaron la prostata el 17 de octubre,y se me cayo el mundo encima cuando me lo dijeron pues tengo 2 hijas de 9 y 13 años y solo por ellas no paraba de llorar ,afortunadamente me ha ido bien aunque hace poco tiempo el 17 voy a revision y espero que siga igual .

un abrazo muy fuerte y sigue para adelante siempre te quedara que os habeis querido mucho y un buen recuerdo.

Hace 4 años

María guapa, mi más sentido pésame por la pérdida de tu padre. Has conocido la crueldad de esta enfermedad y has vivido los peores momentos de ella, es una enfermedad que destroza al que la padece pero también a los familiares, que véis impotentes como el enfermo se va consumiendo en el dolor, y no podéis hacer nada para aliviarle. Supongo que en esos momentos solo querríais que se acabase todo, que dejase de sufrir. Pues ya pasó el dolor, ya está en un lugar libre de sufrimiento, pero cerca de tí, tan cerca que si cierras los ojos podrás oír su risa, su aliento y sus caricias.

Has hecho todo lo que podías por él, has estado a su lado hasta el final y le has demostrado cuanto le querías y cuanto le querrás siempre. Ahora te toca seguir viviendo, es lo que le gustará ver desde donde esté. Cuídate mucho. Animo, María. Un abrazo para tí y tu familia.