Cómo empezó todo

Hace 7 años

Viernes 20 de Agosto del 2010, Amsterdam:
Estaba disfrutando de unas merecidas vacaciones después de año y medio ininterrumpido trabajando. Fueron unos días magníficos con Marc en Amsterdam. Disfrutamos de la ciudad, de los momentos, del sol holandés (no nos llovió ni un día)... Esa noche, después de cenar, estábamos en la habitación y Marc se dio cuenta de que algo raro había en mi pecho. Mi reacción directa fue: seguro que es alguna masa normal, no pasa nada, no nos rayemos. Hicimos un pacto y decidimos disfrutar de los 3 días que nos quedaban por allí, y de vuelta en Barcelona, iría al médico.
Llegamos a Barcelona el día 23 a las 12 de la noche y al día siguiente a las 12 de la mañana estaba en mi médico. Hoy en día aún me alegro de haberlo hecho todo tan rápido...
Mi doctora me dio hora para ir al ginecólogo. Recuerdo estar en la sala de espera pensando que ojalá estuviera allí por un embarazo y no por un bulto. Cuando entré me informaron que mi especialista de mama estaba en quirófano y que me atendería su substituta. A mi no me importó. Después de una ecografía, me dijo que podía quedarme tranquila, que era un fibroadenoma y que no debía preocuparme. Le pregunté si podía quedarme 100% tranquila, y me contestó con SI rotundo, pero que me enviaba al Hospital de Sant Pau por protocolo a hacerme otra ecografía y una mamografía. Me fui a casa muy satisfecha de saber que no tenía nada, menudo peso me había quitado de encima.
Unos días más tarde me fui al Hospital yo sola. No le había dicho nada a mi familia o amigos, ya que no era nada. Después de hacerme la eco y la mamo, vinieron dos enfermeras y una doctora. Recuerdo que me asusté mucho. Me dijeron que no estaban seguros que no fuera nada malo y que querían hacerme una biopsia. Pensé que ya que estaba allí, que me la hicieran en el acto. Nunca olvidaré aquel momento: tenía mucho dolor, físico y psíquico. Lloré y lloré. Nunca podré agradecerle lo suficiente a Montse (una de las enfermeras) la ternura con la que me trató y la hora y pico que estuvo conmigo intentando calmarme.
Ese día no pude volver a trabajar. Llamé a mi madre y le expliqué la situación: al día siguiente debía volver al hospital para hacerme una resonancia magnética, y no quería volver a ir sola (de hecho mi madre ha pasado cada minuto de hospital a mi lado desde aquel día).
Quedaban por delante 3 semanas antes de los resultados. Todo el mundo me animaba diciéndome que no sería nada, que no podía ser, que soy demasiado joven. Por dentro, algo me decía que no tenían razón.
Pasaron 3 semanas en las que, por suerte, pude desconectar del tema bastante. No pensaba en ello y hice vida completamente normal.
El dia 5 de Octubre llegó y recogí los resultados: por desgracia estaba en lo cierto, tenía cáncer de mama, y me esperaba por delante un año de locura. No me lo tomé demasiado mal, ya que me había hecho a la idea. Por desgracia había más noticias ese mismo día: la quimioterapia podía afectar a mi fertilidad, así que debía decidir si quería hacerme un tratamiento de preservación de fertilidad. Aquello si que no me lo esperaba. Aquello me desmontó.
Aquel mismo día decidí que iba a ser un año duro, pero que no podía estar de bajón. Me convencí a mi misma, y el día siguiente volví al Hospital con una sonrisa en la cara.
Hoy, 8 meses más tarde, aún no he perdido esa sonrisa.
Hace 7 años

hola wapa,

pues a mi me pasó algo muy parecido, también fui sola a hacerme la eco porque en principio no era nada, y allí mismo me repitieron las mamos, y me hicieron la eco y la biopsia (muy dolorosa, también), y al día siguiente, rota de dolor y de angustia, resonancia, y todo lo que viene después, y ya hace un año y tres meses,

no pierdas nunca la sonrisa, porque es un arma importante para luchar contra esta enfermedad, el estado de ánimo y el espíritu positivo,

un beso muy grande

Hace 7 años

Eres un gran ejemplo de fortaleza y de como hay que encarar la enfermedad. Aqui hay muchas chicas jovenes que han pasado por un cancer de máma, y son maravillosas, a pesar de su juventud lo han encarado con mucha fuerza y a dia de hoy lo han superado o estan en fase de remisión....seguro que ya te ha escrito alguna de ellas, porque además de ser personas fantásticas, siempre estan a punto para apoyar a una compañera. Ya veras,ya, cuando conozcas a la pandilla. Yo por mi parte, tengo a mi hijo enfermo, también vamos viendo poco a poco la luz, pero aprovecho para comentarte que también lo tratan en Sant Pau, y sólo tengo palabras de agradecimiento, primero por el gran equipo médico que lleva a mi hijo, grandes profesionales que nos han hecho sentir seguros, a pesar de los momentos duros que hemos pasado, y despues su calidad humana, con un trato exquisito, llegando a involucrarse incluso emocionalmente, vaya desde aqui mi inmensa gratitud. Y a ti amiga, enhorabuena por encarar ya el final....siguenos contando, nos gusta escuchar: Aurora

Hace 7 años

Hola Clara, he leído tu anterior testimonio y me alegro que ya estés al final del camino. Personas como tú ayudan a muchas otras a encarar esta enfermedad y a coger fuerzas para seguir adelante. El año pasado también viví tu misma enfermedad a través de mi madre y fue muy duro. Afortunadamente a día de hoy está bien y prácticamente recuperada de todo. Así que ánimo, que se puede superar, ya solo te queda el sprint final y a descansar y lo más importante, disfrutar. Aquí siempre encontrarás apoyo en los momentos bajos. Un abrazo muy fuerte y ojalá que pronto nos traigas mejores noticias. Gracias por compartir tu sonrisa...

Hace 7 años

no pierdas nunca esa sonrisa.Besos