La compañía en la enfermedad

Hace 4 años

Además de lo que hice referencia en mi testo mío anterior sobre la ciencia , la fe y la fuerza de voluntad, hoy quiero decirnos que un factor importantísimo para nosotros los enfermos es la compañía. Yo he contado las veinticuatro horas del día desde Agosto de 2012 de mi mujer y mi hija Nuria, apoyo moral y presencial. Ahora que ya ha pasado lo peor es cuando lo valoro más porque ellos, al igual que muchas personas más, pensaban que no salía de esta, y gracias a Dios os lo puedo contar.
Por eso le digo a todos vuestros familiares que os apoyen constantemente, que estén con ustedes en las interminables sesiones de quimioterapia, que os hagan los días más agradables.
También tengo que agradecer a uno de mis hermanos, mi cuñado y uno de mis yernos que siempre han estado dispuestos ha recogernos en sus coches, llevarnos y traernos al hospital para los tratamientos y loas consultas.
En este tiempo he podido darme cuenta de que no tenemos tantos amigos como creíamos, los de verdad, que por desgracia no son muchos, no han faltado de estar pendiente de nosotros. Te llevas una desilusión muy grande, pero esto te hace ver la realidad de la vida, te hace cambiar, te vuelves más duro, aprendes a decir que no.
Espero que este testimonio sirva para que vuestros familiares y amigos sepan que tu los necesitas, ahora más que nunca
Hace 4 años

Hola Máximo, he leído tu comentario, me alegro que todo se valla estabilizando,

como tu dices la familia y amigos son nuestro principal apoyo.

amigos tenemos muchos cuando se necesitan desaparece "muchos" y se queda en amigos.

un solo amigo puede ser valorado por 1000.un abrazo

Hace 4 años

Hola Máximo en primer lugar felicitarte por que todo valla bien me alegro de corazón.Llevas toda la razón yo te puedo decir que e contado con el apoyo de mi mujer y de mis hijos al 100 x 100 de mis hermanos de algunos y de mis amigos digo lo mismo que tu hay muchos pero a la hora de la verdad no están todos solo los que son amigos de verdad, un saludo.

Hace 4 años

Alegre de leerte de nuevo, y de que todo lo peor pasase. Tienes toda la razón, los amigos aparecen cuando te hacen falta de verdad. En mi caso, un amigo mío pilló sus dos semanas de vacaciones para venirse a la operación de mi hermana, y se llevó las dos semanas en el hospital de la mañana a la noche (estábamos en el extranjero), y luego en el piso igual. Ayudando a levantarla, y animándola, que no era poco. Apenas salíamos a la calle si no era a la farmacia o a comprar al supermercado. Era mi bastón de apoyo y no veas si lloró mi hermana cuando se tuvo que marchar porque tenía que volver al trabajo. En mi casa se le quiere como si fuera de nuestra familia. No puedo decir lo mismo de otra gente, que ni se ha preocupado (algunos de la propia familia). Así que estoy totalmente de acuerdo. El apoyo es fundamental para vosotros, y para nosotros mismos. Gracias como siempre por tu testimonio. Eres admirable.

Hace 4 años

Hola Máximo, felicidades me alegro mucho que estes mejor. Yo como familiar supongo que al igual que tu mujer y tu hija, nos sentimos muy orgullosas de vosotros, los enfermos. Os acompañamos con todo el amor del mundo y con todo el dolor también, porque ésta maldita enfermedad es tremendamente dura para todos.

Así que felicidades por tu lucha y por la familia que tienes. Ah! y los amigos que no han estado en estos momentos es porque en realidad no eran amigos, así que ni caso.

Un abrazo.

Hace 4 años

Hola Máximo. Que razón tienes en tu comentario. Ves como en estos momentos tan duros, los "amigos" algunos han desaparecido e incluso los familiares también. Es una pena porque a la persona enferma le afecta más al resto nos abre los ojos, pero como te digo es una pena. Pero los que estamos, seguimos ahí, ayudando en lo que podemos, y los desaparecidos, pues ellos verán, y verán algo, porque como decía mi abuela "la vida es muy larga". Saludos y un abrazo

Hace 4 años

Bien por tí Máximo por tu mejoría y por tu mensaje.

Lo de la familia y los amigos es así, son personas que están en nuestra vida pero a las que conocemos de verdad en momentos difíciles. Yo descubrí gente que me quería enserio, que quería ayudarme de corazón y en esos me apoyo. Los que no, pues mejor darte cuenta a tiempo. TEngo amigas de la infancia que casi cada día me dejan un mensaje en el mail y es como si estuvieran a mi lado... Como en todo, disfrutemos de esos seres queridos que siguen a nuestro lado y de lo otros, bien por habernos dado cuenta.

Un abrazo Máximo y que sigas mejorando

Hace 4 años

Hola Máximo, ¡que razón tienes, corazón! la enfermedad nos abre los ojos y nos muestra toda su crudeza pero también su lado más humano, los que nos acompañan, los que nos quieren de verdad, los que nos hacen levantarnos cuando sentimos que no vamos a poder, esos son los que merecen nuestro agradecimiento y nuestra lucha vá por ellos porque sin ellos, sin su apoyo, muchos nos habríamos rendido. Siempre hay gente que te decepciona cuando llegan las situaciones duras, y nunca estamos preparados para ello, pero lo mejor que se puede hacer es despreciarlos, y borrarlos de nuestro corazón porque ocupan un sitio que no se merecen y seguir viviendo pero sin la carga del rencor, hay que aligerar peso, amigo. Lo que no sirve o duele, fuera!!!!!. Me alegro un montón de que estés tan recuperado, disfrútalo y que nada te amargue esta difícil existencia. Un abrazo.