un cuento para hacer reaccionar a los fumadores

Para los miembros de la anterior web de la aecc, recordad que, vuestros testimonios están intactos y podéis volver a participar como antes Para entrar, tendrás que resetear tu contraseña  y ya podrás acceder con tu email y contraseña. En caso que tengas problemas por favor escribe a: web@aecc.es

Hace 5 meses

Profile picture for user bernicast
bernicast
Hace unos años me pidieron que escribiera algo para la Asociación, en mi Murcia querida, y se me ocurrió escribir un cuento. Parece que ahora, con la bendita ley del tabaco, tiene más presencia que nunca. Espero os guste, mejor o peor, pero hecho con el corazón.

“La barriguita de mi mami”
Hola mami:
Sabes del cariño que siento por ti y de lo mucho que te quiero, por eso estaría dispuesto a dar mi vida por ti. Tú me has llevado durante nueve meses en la mejor cunita que existe: tu barriguita, y conectado a ti por medio de un cordón donde si tu reías, yo reía, si tu llorabas, yo lloraba, si tu sentías, yo sentía, por eso no comprendo por qué sabiendo esto hacías cosas que dañaban, no sólo mi frágil salud sino mi corazoncito, porque todo lo que hacías repercutía en mí.
Te desvives por tener una linda casita para que junto a papi seamos una familia feliz, de amor, sentimientos, ternura y respeto, por eso no comprendo como si eres capaz de hacer esto, no preparases mi casita dentro de tus entrañas. Cuando me mires a los ojos ¿qué explicación me vas a dar si a consecuencia de esto yo voy a sufrir mucho y quizá, para toda mi vida, aún antes de nacer?. ¿Por qué?, ¿Acaso no me quieres? ¿Acaso el amor que dices sientes por mí no te da fuerzas para no dañarme aun antes de nacer?.
Yo siempre te perdonaré y te querré porque eres mi mami, pero nunca comprenderé tu debilidad, o como lo quieras llamar; para mí, y dentro del cariño que te tengo, siempre habrá sido un acto de cobardía y egoismo, y más aún cuando te sientes cristiana, porque también estás ofendiendo a Dios con tu actitud y refugiándote en la hipocresía de las justificaciones que has puesto. ¿Acaso no lo sabías?.
Mírate en el espejo e intenta ver en tus ojos mis ojitos y dime ¿por qué?, ¿no te da penita hacerme sufrir?. Sólo quiero que pongas en una mano eso que te hace y me hace daño y la otra mano te la pongas en la barriguita donde yo estoy, y respondas a esta pregunta: ¿Hay algo más maravilloso en el mundo que ser mami?, entonces, tienes que elegir con la fuerza del corazón que mano escoger, la mano mala que me hace tanto daño o la mano de tu barriguita. Sé que como me quieres, elegirás la de tu barriguita y yo daré saltos de alegría y pataditas en ella, diciendo: “!Olé mi mami!, sabía que no me iba a fallar porque me quiere mucho”.
La vida es maravillosa y estoy aquí por el amor de papi y tú, por eso te tiene que dar fuerza el hecho que todavía no he nacido y de ti depende: AMOR o EGOISMO.
Y si hay algo de positivo en esto es que, ya te habrás dado cuenta que estás dormidita con papi y esto es un sueño; quizá aún no me hayas concebido, por eso el ayer no importa, pero el mañana es hoy; no más justificaciones y engaños a ti misma, olvídate del mañana y empieza hoy, porque aún sin estar concebido, ya empezarás a quererme.
Todo sacrificio en la vida cuesta mucho, pero la satisfacción es infinita cuando se consiguen las cosas. ¿Merezco yo este sacrificio?.
Bueno mami, te dejo porque te vas a despertar. Por último decirte que te quiero mucho y que HOY ES EL DÍA. No más cobardías ni atrasos, ya que estás actuando sobre la vida que tendré que vivir y que al fin y al cabo, me pertenece.
BESITOS.
Tu bebe que aún no ha nacido

Autor:
Berni castaño