Deja tu huella

Hace 1 año

Hola a todos y todas. Hace unos días deje el siguiente testimonio:
Para el que no me conozca soy Pablo, joven de 28 años con melanoma.
Quería contaros que estoy acabando un libro, ya sabéis algunos que me gusta escribir, y trata sobre el cáncer y lo que estoy aprendiendo. Sabemos que es una enfermedad dura, pero aún así, se aprende mucho cuando las circunstancias son adversas. Por ello, el titulo del libro se llamará "Del cancer al amor, historia de un renacimiento" Desearía contar con vosotros, que participéis a todo el que lo desee, dejando en este testimonio, una frase positiva de lo que esta aprendiendo, viviendo, sobrellevando. Una frase reflexiva sobre el amor, el miedo, amigos,familia. Unas palabras en las que brevemente , penséis cuanto dolor, pero también cuanto amor, estáis descubriendo. Las frases que dejéis, formarán el tercer bloque del libro al que llamare. "REFLEXIONES"o "PENSAMIENTOS" , por ejemplo. Cada frase aparecerá en el libro con el nick o vuestro nombre si así lo deseáis, para que sepa de quien es la reflexión, a no ser que quiera que aparezca su nombre completo.
Deciros que el que no quiera escribirlos aqui, por la circunstancia que sea, podéis enviarme un correo a pablojosegutierrezmoralespablo@hotmail.com contandome cuanto queráis
Tambien decir que parte de los beneficios sera destinado para la investigacion sobre el cancer.
Deseando leeros, y que compartáis con todos vuestras reflexiones, os deseo lo mejor.
Muchas gracias
Bueno, hoy os dejo nuevamente, y ya no me pondré más pesado, la solicitud, por si queréis DEJAR VUESTRA HUELLA. Podéis ver en mi anterior testimonio, las bellas, sinceras y profundas frases que me han hecho llegar amigos de esta página.
Agradeciendo de antemano tanto a los que escribieron, como a los que tienen pensado a hacerlo, al igual que a los que le gustaría escribir y no se deciden, recibir todos un abrazo de vuestro compañero y amigo con el que podéis contar para lo que necesitéis.
Hace 1 año

Hola Pablo,

Te contaré la historia de mi padre por si es de interes para tu libro ya que, para mi, transmite la esperanza que deseas enseñar :

"Cuando mi padre entró por la puerta de casa, mostrando la sonrisa de siempre , le pregunté qué le habian dicho en la consulta médica. Ese día había tenido cita para ver los resulados de una prueba, una más, de las muchas a las que estaba siendo sometido ultimamente y fue solo, como era su deseo cada vez que iba a reconocimientos. Contestó con su frase habitual : -!Medicos!

No llegaba a los 50, pero desde hacía unos meses le notaba bastante desmejorado y aunque no se quejaba delante mia, por las noches le oía desde mi habitación lamentarse, incluso en ocasiones, sollozar.

Decidí ir al medico a preguntar, ya que él no comentaba nada y los informes de los resultados, en más de una ocasión, vi como los quemaba. "Hay que destruir para olvidar el presente y mejorar el futruo. El ritual de la noche de San Juan", decía.

"Su padre padece un cancer de pulmon muy avanzado. Se ha extendido a otros organos. Está clasficado como terminal, lo siento"

Miles de sentimientos me asaltaron, sobre todo el de culpabilidad: me pesaba recordar episodios en los que pude hacerle daño con mi actitud ; me arrepentía por no haberle abrazado y decirle cuanto le quería más a menudo solo por verguenza; sentí odio hacia mi madre por abandonarle. Incluso le maldije por no contarme nada sobre su enfermedad, pero ese pensamiento terminó por derrumbarme al hacerme sentir peor, y provocar que llorase amargamente en los pasillos del hospital.

Al llegar a casa, entre en su cuarto. Estaba sentado junta a la ventana, con la eterna sonrisa y bañado por el sol que atravesaba los cristales. Se giro y sin decir nada, me indicó, con palmadas sobre la cama, que me sentara junto a él.

- Por...

-Pssssss - me hizo callar con el indice en sus labios- Tarde o temprano te enterarías. Ahora solo escucha.

Estaba puesto un disco de musica. Me sorprendió oir opera.

-Pero ¿a ti te gusta?

- Hijo, sentado en esta silla, en este pequeño cuarto, estoy aprendiendo muchas cosas, incluso a escuchar esa musica. La pusieron un día en la radio, Nessun dorma, dijo el locutor, interpretada por Luciano Pavarotti, y me emocionó como nunca me ha emocionado musica alguna. Tome nota y compre el disco, ahora, solo escucha.

Aquellos fueron los momentos más intensos, maravillosos y emocionales de mi vida: La musica y la potente voz del tenor inundaban la habitación. Mi mano apretaba la suya, cada vez con mas fuerza, escuchándo la voz de Pavarotti gritar, " Venceré, venceré, venceré".

Al acabar la musica empezó a hablarme, y yo, solo deseaba escucharle:

-No te dije nada porque no quería que sufrieras. Los que padecemos una grave enfermedad hemos de sufrir por dos, la dolencia y el sufrimiento del familiar.

-No pienses -me contaba -que sentado en esta silla estoy esperando la muerte, al contrario, empiezo a vivir. Es como si mis sentidos se hubiesen desarrollado y se centraran en lo realmente importante. Me fijo en cada detalle y disfruto de cada instante.

-Pero siempre hay esperanza- dije, manteniendo mi mano apretada a la suya.

-ESPERANZA !Que bella palabra! -contestó -Perderla es tan trágico como desear la muerte. Sin ella , respiras tristeza por todos lo poros de tu ser, alimentas la pena y solo deseas perderte en los oscuros callejones de la deseperación. Cuidala, amala, será tu mejor compañera durante toda la vida. Pero hijo -con mirada tranquila- ni todo comienza al nacer ni nada termina al morir. El proceso de la vida comienza mucho antes de ver la luz por primera vez y continuará eternamente despues de haber partido. No hay nada más estúpido que temer a la muerte toda la vida, !si solo llega una vez!- terminó riendo, y a mi, me contagio.

-Ah, hijo, - no deseo guardar rencor a nadie; el rencor te corroe y no sirve para nada. Quiero irme en paz. Cuentaselo a tu madre y no la juzgues, los caminos del amor son confusos y a veces incomprensibles.

Mi padre, apenas llegó a vivir un mes desde aquel día, pero en ese tiempo, aprendi ha hacer las cosas, por pequeñas que fueran, con amor. Mostrar tranquilidad, paz, incluso retener las lágrimas cuando me miraba estando a punto de marcharse, le transmitió serenenidad y por ello mantubo la sonrisa hasta el final.

Ni que decir tiene que Nessun Dorma pertenecerá a mi vida por el resto y que cada vez que la oiga, mi padre estará con migo. Por eso creo que no se pierde a nadie, solo dejamos de tenerlo fisicamente, pero estaremos unidos, los que quedamos y los que partieron, por siempre.

Si me permites, dejo mas abajo, la letra de la canción de la obra de Puccini, Torandot, donde se encuentra el aria Nessun Dorma. Es un canto a la esperanza. Recibe un fuerte abrazo Pablo:

Nessun dorma - Que nadie duerma

¡Que nadie duerma!

¡Que nadie duerma!

¡Tú también, princesa,

en tu fría estancia

miras las estrellas que tiemblan

de amor y de esperanza!

¡Mas mi misterio

se encierra en mí,

mi nombre nadie sabrá!

¡No, no, sobre tu boca lo diré,

cuando resplandezca la luz!

¡Mi beso deshará

el silencio que te hace mía!

¡Noche, disípate!

¡Estrellas, ocultaos!

¡Estrellas, ocultaos!

¡Al alba venceré!¡Venceré, venceré!

Hace 1 año

Mi reflexión para tí, para todos, querido Pablo, es que esta terrible enfermedad nos enseña la grandeza de las personas. Nos muestra que somos capaces de luchar una y otra vez, de no rendirnos ante nada. Y también , al menos en mi caso, me ha abierto las puertas a un mundo de solidaridad y cariño que nunca pensé descubrir el día que me dijeron "mamá tiene cáncer". Gracias a todos por este corazón tan grande!

Hace 1 año

Hola Pablo, yo soy familiar del enfermo. Mi marido es quien padece el cáncer, en casi 4 años que llevamos ya en esto juntos he aprendido a disfrutar mas cada sonrisa, cada beso, cada conversación y lo mas importante; que se puede sentir dolor sin sufrimiento. Un abrazo y animo con tu libro y tu lucha!

Hace 1 año

Buenos días pablo! Yo tengo al bicho en mi útero. Van a vaciarme entera. Tengo 30 años, sin hijos aun. No voy a contarte toda mi historia, porque ni siquiera ha terminado esta lucha aún, pero sí te voy a dar mi reflexión.

"El cáncer era una enfermedad que nos tocaba tan de cerca pero a la vez tan lejos. No discrimina a nadie, esta lotería nos puede tocar a cualquiera. Pero si algo he aprendido de esta experiencia es que somos mucho más fuertes de lo que creíamos por la felicidad de nuestros familiares, que debemos regalarnos día a día una buena sonrisa y un extra de amor y que es precioso y positivo encontrarte con que hay muchísima gente buena con la que contar, aunque sea en la distancia. Que de esto se puede salir!!"

Hace 1 año

Hola Pablo, compañero, hace mucho tiempo que no entro aquí... por unas cosas o por otras, no me veía motivada, pero hoy me he decidido a hacerlo y me he encontrado con tu testimonio, y con tu iniciativa que me parece hermosa. En otro tiempo yo también escribía mucho y creo que no lo hacía mal del todo, pero tampoco eso me apetecía en los últimos meses... y sin embargo, hoy, aquí estoy, intentando aportar algo a tu proyecto... pero discúlpame si al final no lo consigo. Mis sentimientos son contradictorios desde que la enfermedad ha reaparecido y se ha extendido a mis huesos... el sufrimiento en este último año ha sido terrible pero mis ganas de luchar nunca han disminuído, al contrario, cuanto más agresivo es el bicho, más empeño le pongo a la lucha...Son nueve años en total los que llevo con el bicho dentro de mi... me ha dejado años de tregua, donde ha permanecido dormido pero no ausente, y te das cuenta de que él quiere llevar el control, duerme y despierta, se para y avanza, a sus anchas... y yo me desvivo por no seguirle el juego, por no dejarle llevar el timón de mi vida... y creo que lo voy consiguiendo. Soy muy terca, tozuda por demás pero sobre todo soy una persona que cree en su fuerza, en su resiliencia, que confía en los tratamientos y colaboro en todo lo que puedo con mis médicos... creo en Dios también y en que en algún momento me ha llevado en brazos cuando yo sentía que no podía caminar más... creo en la vida y en que el amor mueve montañas, y creo firmemente que merece la pena plantarle cara a la enfermedad en lugar de esconderse o rendirse. Yo seguiré intentando frenar a mi bicho, seguiré intentado engañarle, seguiré haciéndole creer que él puede llevar ventaja, pero te aseguro, amigo Pablo, que con inteligencia, con alegría, con buena predisposición y con mucha fuerza de voluntad, podemos robarle años a la enfermedad, años que ella intenta robarnos a nosotros ... y que yo no estoy dispuesta a ceder. Mucho ánimo Pablo, y que ese proyecto vea la luz muy pronto y tenga mucho éxito. Muchas gracias por tu generosidad y mucha suerte.

Hace 1 año

"Siempre recordaré cuando al final de sus días mi padre me daba las gracias por algo. Ese algo solía ser algo que demostraba su dependencia, su enfermedad, su debilidad... como ayudar a vestirlo, masajearle los pies, responder a las 100 veces o más que me llamaba. Yo siempre le decía "Es un placer" y el me miraba mal y decía que no entendía porque le respondía así, que qué placer podía encontrar en limpiar el baño que había dejado todo sucio o en preparar toda la medicación. Dentro del dolor desgarrador que representaba esta enfermedad y el fin que se avecinaba era un placer poder estar a su lado, conocerlo mejor, ayudarlo... nunca habíamos estado tan unidos, unidos contra la adversidad. Fue un placer que me permitiera estar a su lado, que confiara en mí, ser su hija y su enfermera improvisada. Gracias a ti papa por quererme a tu lado y tus últimas enseñanzas porque a pesar de todo he crecido, he madurado y he aprendido a ver la vida con otra perspectiva."

Gracias también a ti Pablo. Un abrazo!