En el hospital

Hace 8 años

Buenos días a tod@s.
Desde mi último testimonio no he salido del hospital hasta hoy. Habían dicho que el ingreso duraría un par de días, lo justo para hacer una gastrostomía y nos iríamos a casa con la alimentación. Pero como la mayoría sabeis, las cosas se complican con demasiada facilidad. Empezó a tener décimas de fiebre y hasta ayer no han conseguido saber el origen: un hongo. Parece que, tal vez, el viernes le dejen ir a casa.
Estas dos semanas han sido de locos, llegaba con mi suegra al hospital a las 08:00 para que mi marido, que ha pasado todas las noches allí, pudiera irse a trabajar. El llegaba cerca de las 22:00 y casi una hora después conseguía llevarme a mi suegra a casa.
Mi suegro está teniendo unas puntas de dolor que le vuelven loco. No se convence de que no tiene que aguantar el dolor, pues cuando nos dice que le duele, ya está tan encabritado el dolor que el anestésico que puede tomar, tarda más en hacer efecto. Pero sigue siendo tan encantador, dulce y agradable como siempre, solo cuando le supera el dolor saca un caracter que, en veinticinco años, no le había visto jamás. La primera vez que le pasó, llorábamos los tres, nos sentíamos impotentes y no conseguíamos convencerle de que tomara el "chupa" (la presentación del anestésico es como la del chupachus y así lo llaman los médicos y las enfermeras) Ya está cansado de tanto hospital, de tantos análisis, está cansado de todo. Solo quiere volver a casa, a su rutina, aunque esta se ha alterado por la alimentación por el estómago.
Como mi marido no puede estar por el día, he tenido que lidiar con los bloqueos de mi suegra. Al mas mínimo contratiempo ha montado unas broncas con las enfermeras y con los médicos, de tres pares de diablos. Por esto y por sus limitaciones físicas, hemos tenido (realmente, he tenido) que imponer la presencia de una persona para que les atienda, tanto en le hospital como en casa, pues yo he agotado tanto los días por hospitalización de un familiar, como las vacaciones que me había dejado para Navidad.
Estoy cansada, necesito descansar y no tengo tiempo. Los niños han estado en casa de un familiar, pero como yo he vuelto hoy al trabajo, ellos también han vuelto. Lo han entendido, pero como no dejan de ser niños, todos los días nos decían que nos echaban de menos, que cuando volvía el abuelo a casa para poder ellos también estar con nosotros.
Esto se presenta largo, pues cuando le den el alta y vuelvan a su casa, tendremos que ir todas las tardes- noches para poner la alimentación (la última toma es a las 24:00 y entre unas cosas y otras, se tarda más o menos una hora). Nos iremos turnando, pero ya hemos decidido que, si no podemos con ello, buscaremos más ayuda.
Puff!! siempre digo que mi próximo testimonio será más corto, pero al final suelto todo lo que llevo escondido y resulta ser interminable.
Gracias a todos por leerme, aguantarme y apoyarme. Mil besos
Hace 8 años

HOLAA. Yo siempre digo que sabes cuando entras en el hospital pero no cuando sales. No dudeis en buscar ayuda si superais el limite, porque todos los afectados en el entorno del cancer deben cuidarse para poder ayudar a tu familiar enfermo. Para apoyar y ayudar, primero tiene que estar uno bien. Os envio todo mi apoyo y mi cariño para que supereis estos momentos. En cuanto a lo ultimo que das las gracias, para eso estamos. En la medida de las posibilidades de cada uno, nos tenemos que ayudar entre todos. UN ABRAZOTE