Mi padre: Valiente lucha de 2 años y medio

Hace 9 meses

Hace tan solo una semana que se ha ido, que ya no está. Puedo recordar como si fuese ayer, el día que nos dijeron que mi padre tenía un tumor en el riñón y una mancha en una de las costillas. Fue 3 semanas después de detectar a mi madre cáncer de mama. Fue una etapa muy dura, ver a los dos en la sala de quimio al mismo tiempo, pero ellos se lo tomaban con humor. Juntos para lo bueno y lo malo. A mi madre la operaron y fue una lucha que salio bien. A mi padre lo operaron y ahí fue donde empezó toda una lucha durante 2 años y medio.
Después de quitarle un riñón y cortar 2 costillas, en unas pruebas nos dijeron que el origen del cáncer estaba en el esófago y que tenía metástasis. Se nos cayó el mundo, solo quería morirme y desaparecer.
Al poco tiempo empezó con un tratamiento cada 21 días. A los 4 meses ya no le hacía efecto y por eso se lo cambiaron. Había días que se encontraba muy mal, pero podía llevar una vida casi normal y estar en casa.
Hablé con los médicos y me dijeron que no pasaría de los 9 meses, porque estaba el cáncer muy avanzado.Y por supuesto adelanté mi boda, pues iba a casarme en julio y me casé en diciembre, uno de los recuerdos más bonitos que tengo en mi vida junto a mi padre.
Según iba pasando el tiempo, los tratamientos iban perdiendo eficacia, pero iban ralentizando la metástasis y así se matuvo. El 4º y el último tratamiento ya no podían dárselo por vena, porque las tenía quemadas de tanto veneno. Y aguantó con sus bromas, con sus días malos, con su fuerza y con su corazón hasta hace exactamente 11 días.
Estando en casa, le dio un mareo y se cayó en los brazos de mi madre. Un ictus dijo basta, porque su cuerpo ya no aguantó más.
En estos momentos solo puedo decir, que lo que me alivia un poco el dolor, es saber que no sufrió y que la última cara que vio fue la de una de las personas que más lo quería.
Y si algo importante he aprendido durante estos 2 años y medio, es que pude aprovechar momentos con los que pensé que no contaría. Pude ir despidiéndome de el, poco a poco. No escatimé en abrazos y besos y sobre todo que la actitud ante estas dificultades, es lo que más ayuda a luchar y a aprovechar el tiempo y los momentos. Nosotros contábamos con 9 meses y fueron 2 años y medio de miedo, angustia, tristeza pero también de mucho cariño, apoyo, ternura y fuerza.
ÁNIMO A LOS QUE SEGUÍS LUCHANDO, PERO SOBRE TODO MUCHA FUERZA QUE SE CONSIGUE CON AMOR Y APOYO
Quiero dar las gracias también a todo el equipo médico de la unidad de oncología de Santiago de Compostela que lo atendió durante este tiempo y sobre todo al Dr, Barón, por su empatía, tacto y su forma de transmitir tranquilidad ,sabiendo lo que había. A las enfermeras por su simpatía y su buen humor a pesar de trabajar en un área tan dura. Gracias
Hace 9 meses

Dura historia, como dura es la lucha con esta terrible enfermedad...

saludos

Hace 9 meses

Siento mucho lo que has pasado, que duro.. esta enfermedad es asi de traicionera. Como dices, habeis tenido tiempo para estar con el y tener vivencias. Es fantastico quedar agradecido con un equipo medico bueno.

Mucho animo!

Hace 9 meses

Qué duro!!! Lo bueno es lo que dices, que has aprendido a disfrutar cada momento con él, y eso es muy bonito!!!

Ahora mucho ánimo!!! un beso

Hace 9 meses

Sentimos mucho el fallecimiento de tu padre. Nos tienes aquí para darte toda la ayuda que necesites. Un abrazo

Hace 9 meses

Mis condolencias para toda su familia.

Y un fuerte abrazo con todo mi cariño para ti y para tu madre.