Primera lectura.

Hace 6 años

Entonces entendí que la muerte no era pérdida o frío...
Era ausencia.
Esta no es una historia con final feliz. Como en cualquier batalla, aquí nadie gano nada. Al contrario, perdimos a una persona grandiosa, de un corazón enorme, y que lo daba todo a los de su alrededor, ganándose el cariño incluso de los que no le conocían lo suficiente.
Esto, lo escribe su hija, en honor a su nombre.

Mi padre tenía cancer de hígado, en estado avanzado, irresecable y muy complicado de operar. Se lo diagnosticaron el 11 de Junio de 2010.
Antes de todo, le importaba ganar el dinero, pero no de manera avariciosa, sino de un modo en el que pudieran él y su familia tener las mejores condiciones posibles. Por ello, era un gran trabajador, era conocido aquí y allá por ser un "curritos", le encantaba ir a trabajar cada mañana, decía que le daba vida. Sin embargo, cuando se lo diagnosticaron, obviamente... dejó de trabajar.
Durante el año y 8 meses que estuvo con nosotros, desde que se lo diagnosticaron, no dejó de luchar, nunca dejó de creer que sería un campeón en esta lucha. Leyó libros de alimentación para mejorarse de manera natural, que le dieran la chispa que quizá le faltaba, jamás se saltó una toma de su medicación y ante todo, nunca dejó de creer.
A pesar de estar debilitado (perdió cerca de 25 kilos en 5 meses), no dejó de ayudar en casa. Incluso montaba muebles, quizá la fuerza de espíritu lo moviera a todo.
Y cuando alguien querido se va, vaya... todo es un remolino. Recuerdas su risa, su caligrafia, sus bromas, sus sueños... Su presencia, de la cual ya no nos brinda.
No hablaba mucho de ello, en parte porque no queria preocuparnos, en parte porque nunca se quejaba por nada, y en parte porque se lo decia el libro "el Secreto".
Pero un día, volví a casa de noche, y estaba increiblemente amarillo. No soy médico, ni mucho menos doctora, ni siquiera he acabado la carrera aún, pero llega un punto de tu historia personal con la enfermedad que has leido tanto sobre ello que sabes como transcurre, los síntomas y como acaba todo.
Les dije que fueran al hospital, me asaltó la posibilidad de que incluso sólo fuera un susto.
Ójala hubiera sido solo un susto. Estaba en una época de mi vida en la que él se sentía increíblemente orgulloso de mi, y cada día me animaba a más. Aún era "su niña". Sigo con el relato.
Estuvo ingresado 4 días en el hospital, fueron demasiados, y ya en mi fueron muriendo las esperanzas de que sólo fuera algo pasajero. El hígado le estaba empezando a fallar, y no eliminaba ni bilirrubiana, ni toxinas, ni realizaba las funciones vitales hepáticas necesarias para la vida.
Tenía trombosis en las principales arterias y venas del hígado (no les puedo concretar, no quería ver demasiado el informe, es más, lo hubiera quemado allí mismo).
Podía sufrir una hemorragia cualquier día, así que nos dieron HTZ (un tranquilizante) en jeringas por si acaso sucedía, para minizar el dolor y la ansiedad de mi padre.
Sin embargo, había otra opción, que sufriera una encefalopatía, aunque era lo menos probable. Y así sucedio.
Pasó las últimas horas de su vida con una desorientación espacio-temporal absoluta, con alucinaciones, y sin saber qué hacia o por qué lo hacia.
Esto comenzó a las 2 de la madrugada, y duró hasta las 5. Llegó mi tio para administrarle el tranquilizante y que se durmiera.
Le acariciaba la cabeza para que no se despertase antes de que llegase su hermano, y si se levantaba, le decía:
-Papá, es un sueño, vuelve a dormir. Mañana hay que madrugar.
Y se volvía a tumbar y a cerrar los ojos.
¿Saben cual es una de las peores dudas que se me clavan en el pecho? Saber si sabía quién era yo, si se daba cuenta de que estaba allí, con él, si reconocía a su hija.
Si sabia que estaba allí una de las personas que más le iban a echar de menos en este mundo.
Finalmente, le dormimos, y allí estuvimos: sus padres, su hermano, su mujer, y yo, su hija. Cerca de 48 horas, esperando algo inevitable y que parecía no llegar, aunque nadie quería que llegase.
Él dormía, y nosotros le hablabamos y llorábamos a su lado, pidiendo que por favor no le doliese nada.
Empezó a quejarse, de dolor, estaba dormido, y aun así soltaba alaridos en las expiraciones, así que les pedimos a Cuidados Paliativos que por favor vinieran con la ambulancia a ponerle algo más fuerte. Se quejaba, sus expresiones, algo le dolía, cada vez le costaba más respirar y eso era horrorosamente doloroso.
Ver como alguien se te escapa, y tu no puedes hacer absolutamente nada, ni tú ni nadie.
Acabaron por llevárselo, tardaron horas en venir, tuvimos que llamar 3 veces para que vinieran, ¿enserio una vida merece que se pida por favor que le ayuden a no sufrir? La indignación hacia los cuidados sanitarios que le ofrecieron en esos últimos momentos creanme, fue también inmensa, aunque secundaria.
Y algo que no se me va a olvidar jamás,¿saben que ocurrió cuando lo montaron en la silla para llevárselo?
Lloraba.
No se si de dolor, o porque sabía que se iba de SU CASA, del lado de sus seres queridos.
Y esto es algo que siempre me preguntaré, y será como un puñal, cada día de mi vida.
Falleció 2 horas después de llegar, día 6 de Febrero, el mejor hombre que ha pisado este planeta, se fue y dejó el hueco de un padre, un hijo, un hermano y un marido.

Formo parte de esta página, porque pienso hacer lo posible porque las ayudas a esta enfermedad cambien.
Todos en la lucha contra el cáncer.
Un abrazo a todos.
Hace 6 años

Realmente no sé muy bien qué decirte. Me recuerda un poco a mi madre por lo de desorientarse. Creo que el único consejo que te puedo dar es que trates de quedarte con los buenos recuerdos, con lo fuerte que era, con su espiritu y su forma de ser. Porque las dudas que te corroen nunca van a tener respuesta, y la verdad, tampoco creo que importen. Lo único que vas a conseguir es hacerte más daño del que tienes y no creo que tu padre quisiera eso.

Sé fuerte, vive el día a día, disfruta y procura no pensar.

Muchos besos

Hace 6 años

Hola Tamara, primero decirte que sentimos mucho el fallecimiento de tu padre, si necesitas cualquier ayuda llámanos al 900 100 036. Bienvenida a nuestra comunidad, estamos encantados de que te unas a nosotros y esperamos verte por aquí a menudo. Un saludo.

Hace 6 años

Pues que decirte Tamara, lo primero que siento mucho la perdida de tu padre, asi es la vida de cruel a veces...Que tengas muchos animos, que entre tu madre y tu podais salir adelante y llevar lo mejor posible esta terrible perdida.

No le des mas vueltas a las preguntas sin respuestas, son puñales que se te clavaran, intenta recordar solo las cosas bonitas, los recuerdos maravillosos que seguro que tienes con el...

Escribes muy bonito....desahogate cuando quieras por aquí, que todos nosotros te entendemos, vamos en el mismo barco...

Un abrazo.

Hace 6 años

Hola Tamara : Ante todo siento la muerte de tu padre, y te doy la bienvenida a nuestro foro, aunque sea en estas tristes circunstancias. Yo también viví, hace unos años, la muerte de mi padre por cáncer de pulmón con metástasis, incurable, y se el dolor y la impotencia que se siente viendo a tus seres ,queridos consumirse y sufrir sin remedio. Y eso nos sensibiliza mucho mas contra la frialdad ¿profesional? , con que en ocasiones son tratadas las personas que se encuentran en esa situaciòn. En el caso de mi padre, a pesar de que no fué posible hacer nada por salvarle la vida, el trato fué exquisito, y no tengo por ello otra cosa que agradecimiento a los profesionales que lo trataron y atendieron. No así en el caso de mi suegro, quien, sin embargo, ha podido superar, felizmente, aunque con secuelas, su angiosarcoma.

La muerte es un suceso que siempre nos hace reflexionar. Mucho más si se trata de la muerte de un ser tan cercano y querido. Y más aún si has vivido, junto a el, todo el proceso que ha conducido desde el diagnóstico hasta el falllecimiento; y en especial esos últimos días en que se comienza a creer lo que antes te negabas a aceptar, y en que todo se complica sin remisión y de manera acelerada.

La descripciòn viva y detallada que haces en tu comentario, que constituye un pequeño homenaje a tu padre, demuestra la intensidad de tu vivencia, aumentada por la impotencia ante lo que se percibe como inevitable, y elevada al máximo nivel ante esa pérdida final del sentido de la realidad, que hace prácticamente imposible la comunicación, tan necesaria en esos momentos finales.

Sin embargo, una vez que todo se ha acabado, es hora de recapitular e intentar digerir el dolor de lo vivido y de esa pérdida, cuya consecuencia es esa sensaciòn de ausencia a que aludes al principio de tu comentario.

Y creo que la mejor manera de hacerlo, es evitar sentimientos de culpa recurrentes, por no haber podido hacer más, y sobre todo recordar todo lo positivo de tu padre, y en particular, su actitud de lucha ante la vida y, mas en concreto, ante la enfermnedad. Todo ello constituye esa herencia intangible que, gracias a Dios, aún no tributa, y que, por tanto os pertenece por entero.

Ahora os toca a toda la familia hacer una piña en torno a su memoria. Recordadlo con cariño, antes que con pena. Que probablemente es lo que él desearía.

Un abrazo y PA´LANTE

Hace 6 años

Tamaruki, siento lo que estas pasando.... Con el tiempo aprenderas a vivir con esa ausencia que ahora te ahoga.....

El 26 de julio de 2010 diagnosticaron càncer a mi padre....en fase IV, estaba muy avanzado.... Y no se parò, no nos dió ninguna tregua..... Nos dejó cinco meses después.....aún no puedo escribir eso sin sentir una immensa emoción...... Vivía para nosotros, he madurado tanto, he tenido que madurar tanto.....

luchamos, luchamos mucho, y lo quisimos, y le hicimos compañía y le dimos calor...... No pudimos hacer mas.....en diciembre estava en la recta final..... Estaba hospitalizado y él quería volver a casa, nos lo llevamos, ante la sopresa del hospital pidimos ir a casa.... Es lo que él quería.... Y estuvimos juntos todas las navidades en casa, con los niños, comiendo juntos,él nos preparó la cena de noche vieja..... Pero esa misma noche el empeoramiento fue tal que llamamos a urgéncias, él no quería ir al hospital y mi hermana y yo fuimos a buscar medicacion.... Y empeoró.....pedimos al médico que viniera a casa.....y vino....estava con morfina pero a esas alturas no era suficiente.... Pero se ve que como estabamos juntos delante de una hoguera tomando zumo de naranja ( a mi padre es lo único que le apetecía ), pues le dió la sensacion que estaba bién..... No nos daban los medicamentos que necessitava.... Fue horroroso.... Por la mañana 4 días después pedí a mi padre que me acompañara al médico....que teníamos que encontrar una solución... Ya llevaba dos noches sin poder tumbarse en la cama.

Yo sabía que jamàs volvería.....pero en aquel momento sólo pensaba en quitarle el dolor!!!!!!! Llegamos al hospital y nos dejó seis horas después....pero le dieron la medicación de forma lenta, Porque?????????? Dios mío que horror!!!!! Des de que llegamos al hospital mi padre ya no nos habló mas.....oh! Qué debía pensar!!!!!!!oh!!!!

Comparto tu sentimiento hacia las curas donde solamente se puede luchar para la calidad de vida.....

Que sean mas humanas, que te ayuden a estar en casa si es lo que quiere el enfermo, que no digan que le ponen pañales delante de él, y si nos oía??????? Me negué a que se los pusieran, antes de marchar de casa fue al baño.....ademàs nos pusieron en una habitación con otra família! Porque????????? Luego tuvieron que sacarles ràpidamente.... Y una enfermera dijo (yo lo oí des de la cama al lado de él): " no hagas ruido aqui hay uno que esta muriendo", eso son las curas paliativas??????

Soy psicóloga y estoy contigo en el tema de procurar una mejora en esa fase de la vida.

Un abrazo

Hace 6 años

Siento mucho la pérdida de tu padre Tamara.

Un beso

Hace 6 años

Hola Tamara, siendo mucho la pérdida de tu padre por mucho que te prepares siempre es difícil superar una pérdida así. Quédate con los recuerdos bueno y lo orgulloso que se sentía de tí. Estoy segura que donde esté seguirá pensando lo mismo. Un abrazo y todo mi apoyo. Ana

Hace 6 años

Siento mucho la perdida de tu padre,se que es muy duro,yo perdí a los dos en el termino de un año,pero el tiempo todo lo puede,después del dolor ,continuas con los recuerdos que enriquecieron tu vida.SIempre que los necesitas los sientes cerca,con un mama hubiera querido,o papa hubiera dicho.

Yo siento que me acompañan ,desde donde estén,y que me están ayudando en esta dura ruta que me toco.UN beso enorme .

Hace 6 años

Hola Tamara, mucho ánimo y fuerza para seguir adelante.

A mi padre le detectaron cancer de pancreas con metastasis en el higado el pasado mes de enero, ahora mismo está hospitalizado, le ingresaron porque estaba muy amarillo, con retencion de bilis, no pudieron realizarle bypass, asi que con un drenaje va tirando, ayer empezó a delirar, espero que no sufra mucho porque no se lo merece lo mas minimo, hoy estuvo el médico hablando con él, le preguntó si preferia irse a casa, le dijo que no porque si salia a la calle, no iba a poder soportar los olores (todos los olores le dan náuseas), me dió muchisima pena, apenas puede moverse, asi que no iba a volver a pisar la calle...

Un beso muy grande.