Tantos sentimientos que no sé ni cómo me encuentro... que larga es la espera!!

Hace 5 años

Esta tarde tenemos cita con el oncólogo y por fin nos dirá qué está liando nuevamente el bicho en el cuerpo de mi madre para que esté tan cansada y desanimada…
A pesar de intuir lo que nos puede decir el médico, hoy anímicamente me siento mal, vacía, alicaída, inquieta, nerviosa, ida, tengo miedo y angustia, estoy sin ganas de nada, con rabia, me duele la cabeza de tanto pensar, con algo de ansiedad (tanto que tengo tentaciones de volver a fumar a pesar de haberlo dejado hace un mes y no llevarlo del todo mal…), y estos sentimientos llegan a anclarse en la tristeza pero no me lo puedo permitir, tengo que tirar para arriba de mis padres, aunque sinceramente no sé cómo hacerlo…
Hoy sería uno de esos días en los que no saldría de la cama (por fortuna, con los tiempos que corren, no lo puedo hacer y tengo que venir a la oficina) y lloraría hasta que no tuviera más lágrimas que derramar. Si he pasado por esta situación más veces, ¿por qué me siento así? Tendría que estar acostumbrada a estos vaivenes en la salud de mi madre…
Siento escribir esto tan desalentador pero necesito expresar lo que siento en estos momentos y sacarlo fuera a ver si así me encuentro algo mejor… Gracias por escuchar, familia
Hace 5 años

Por tu comentario deduzco que eres una persona de gran personalidad.Si quieres llorar ,llora que es bueno, pero ya verás como te vas sentir capaz de superar este trance.La mejor forma de tirar de los padres es estar con ellos

aunque sea en silencio.Es una pena que no te pueda enviar unas albóndigas que estoy haciendo que están de muerte, imagina que las estás comiendo.Animo y un abrazo.

Hace 5 años

Hola Sarai, a estas situaciones nadie se acostumbra nunca. Todo lo contrario, cada vez es más duro y difícil de llevar pero no tenemos otra que seguir aunque intuyamos el peligro que se nos viene encima. Como ya sabes, por muy duro que sea el pronóstico no significa sea el último ya que cada vez es más frecuente superar los peores diagnósticos. A lo que sí estás acostumbrada es a pelear por cada gotita de vida para tu madre, esto si que no se olvida; nadie sabe de donde sacamos la fuerza y los ánimos pero cuando llega el momento siempre encontramos palabras y cariño para animar y alegrar a los nuestros en su lucha. Muchos besos y abrazos para tu madre, para ti y tu familia.