El viaje del cáncer

Hace 2 años

Esta vez no escribo sobre ningún destino, ni lugar, ni medio de transporte. La verdad que escribo sobre el viaje, pero de aquel viaje que metafóricamente hacen las personas en su interior, en su vida más cercana, en sus emociones, sentimientos, sentidos, cuerpo, ser... . Ese viaje que no se planea, que siempre se ve como lejano y como imposible. Ese que llega de repente y te aplasta, te hunde, y hace que pase por tu cabeza todos aquellos momentos del viaje de la vida.
Vida que recuerdas con más intensidad, y sobre todo aquello que tenías planeado vivir. Sin duda el viaje más difícil de una persona y de todas aquellos compañeros de viaje. Un viaje lleno de emociones, de verdaderas experiencias, de emotivos sentimientos, sensaciones inalcanzables en ninguna de las aventuras vividas antes. Ese viaje que tiene un principio y un final, y un recorrido muy difícil, con unos obstáculos tan grandes que una vez después del viaje quedan huellas marcadas en el cuerpo, un cansancio desconsolador, y sólo, solamente a partir del final de este viaje, es cuando verdaderamente comienza el más hermoso de los viajes.

Sin duda, me refiero a emprender el viaje más difícil de cualquier viajero, le llamo el trayecto de la enfermedad. El viaje del cáncer.
El cáncer es como una aventura inesperada, de esas con las que sueñas mil veces y jamás deseas vivirlas. Esas que no deseas que se hagan realidad por lo increíbles que pueden llegar a ser.....; pero sin duda. El cáncer es un viaje de esos que comienzas de manera muy insegura. Sin saber bien el porqué montas en un tren, con un destino sí, pero con mucha incertidumbre de saber qué lugares te vas a encontrar por el camino. Un día te toca la lotería, y no eres tú el que planifica el viaje de tu vida. Te lo organizan los doctores y cirujanos, ellos eligen el medio de transporte, y las veces que subirás en él. Tantas veces como las características del viaje lo requieran. Puede ser en tren, o en coche,...pero una vez subido en él ya no hay vuelta atrás. Serán días de mucho dolor, de mucha incertidumbre, de muchas sensaciones negativas. No será un viaje agradable. Pensarás que jamás volverás de la aventura y se parará el tiempo......
Se encuentran muchos compañeros viajeros. Algunos que viajan por el mismo motivo que tú u otros que tienen otras inquietudes.
Pienso que el cáncer es un viaje, un aventura que mal empieza y que puede terminar de manera feliz o no, cada vez, es más a menudo que tenga un final feliz. Yo soy una persona que después del viaje me sentí feliz, un viaje alucinante diría yo, a la par que terrorífico.
Como describir las sensaciones que te invaden cuando te diagnostican cáncer. Son tantas, tan complicadas cada una de ellas. Primero angustia, miedo, desazón, inquietud y ansiedad. Luego aceptación, resignación más bien. Y luego inseguridad e incertidumbre a lo desconocido, todo como si de un viaje al fin del mundo se tratara.
La diferencia de sufrir cáncer a emprender un largo viaje a un lugar desconocido es que de este último siempre tienes las expectativas de volver. Del cáncer no sabes realmente si regresarás o no. Si llegarás a curarte del todo o volverá. Y lo que es peor, una vez terminas el viaje, los recuerdos te sobrevienen como si de oleadas de imágenes te invadieran de repente. Pasan los meses, y vuelves a ver a los mismos doctores, las mismas revisiones y el miedo que está ahí, viviendo contigo crece y pelea con la felicidad hasta conseguir derrotarla hasta que terminan las revisiones, los doctores te dicen que todo está dentro de la normalidad, y ese miedo se vuelve a esconder, como el oso que hiberna dentro de su cueva y sale en primavera. Eso es el sentimiento de tener miedo a volver a estar enfermo, siempre está contigo, no lo ves, lo sientes y sólo queda pelear para que se vaya de tu vida, y te deje ser feliz.
Como aquella persona que marcha a un lugar lejano y debe comenzar de nuevo, así es sobrevivir al cáncer, comenzar de nuevo, en el amplio sentido de lo que conlleva la expresión. Sin duda amigos, un viaje tan largo, que califico inevitablemente de eterno
Hace 2 años

Es un relato muy bonito a la vez que algo triste....por suerte ese viaje cada vez tiene mejor final.

Un abrazo y mucha fuerza a todas las personas que se ven obligadas a empezar ese viaje.

Hace 2 años

Muchas gracias por unirte a nosotros. Estás en tu casa, entra cuando quieras. Bienvenida

Hace 2 años

Describes muy bien el proceso. Muchos lo viven en primera persona, otros lo hacemos como compañeros, amigos, familia...pero muchas sensaciones son comunes. Por aquí hemos dicho muchas veces que lo más positivo de esta enfermedad es descubrir la fuerza que podemos tener y ver la vida de una manera diferente. Y a eso nos agarramos: a seguir luchando. Independientemente del final de cada caso, en el camino se demuestra la fuerza de los que luchan, su valentía. Para mí son héroes. Todos.

Hace 2 años

Muchas gracias por vuestros comentarios. Lo que he escrito aquí es una entrada del blog que he creado recientemente. Trata de lo que entiendo yo por viajar, mis viajes pasados, y sobre todo mis viajes futuros. Por que sí, hay mucha vida durante y después del cáncer. Yo lo sufrí en 2013, todavía me voy recuperando de las secuelas físicas pero lo peor es cuando llegan las revisiones. Tenemos que aprender a vivir con ello. Pero cierto es que más revisados y controlados que los que pasamos por algo así no lo está nadie. Hay que valorar muchas cosas buenas de haber pasado por una enfermedad como esta. Creí conveniente realizar la comparación de pasar esta enfermedad con el realizar un viaje. Está claro que no se borra de tu vida ni el mejor ni el pero de tus viajes. Nunca nos vamos a olvidar del cáncer pero si vamos a vivir felices pensando que hemos ganado la batalla. Yo envío una fuerza enorme a todos los que ahora mismo estéis pasando por ella, a los familiares, deciros que jamás perdáis la esperanza, que si, llegarán momentos duros, pero pasarán, lo importante de todo es que pasan, y siempre, llega la calma, todo se estabiliza, y poco a poco se vuelve a la normalidad. Os lo digo por propia experiencia.

Un abrazo a todos y gracias por la bienvenida.

Hace 2 años

Es precioso tu relato, muy exacto así es todo. Te deseo que el resto de los viajes de tu vida los elijas tu, y los disfrutes mucho. Un abrazo

Hace 2 años

Que forma tan bonita de expresar el viaje, la lucha contra la enfermedad. Como acompañante de enfermo, yo puedo decir que realmente es un viaje agridulce, donde tienes momentos muy duros, pero a la vez vives experiencias increíbles, emocionantes y a la vez, aprendes a sonreír, a reírte de los momentos de lucha. Mi padre siempre decía que la vida es como un viaje en tren, donde no sabes nunca en que estación te apearás, pero que en cada compartimento del mismo se subirán personas y se bajarán, se completarán ciclos de vida.

Gracias por transmitirnos tanta positividad dentro de ése viaje programado, que como bien dices, cada vez tiene mejores finales aunque el camino haya sido duro, pero yo creo que siempre merece la pena.

Hasta Pronto!!!

Hace 2 años

Me he sentido identificada en tus palabras. Precioso relato.

Hace 2 años

Hola Rosa, bienvenida, precioso inicio para un blog, blog que promete intensidad y una forma única de poner en palabras lo que muchos sentimos en ese "viaje" que ninguno planeamos. Me parece que tienes muchas cualidades para escribir y una forma personal y original de contar lo que tu alma guarda. Enhorabuena por ello. Gracias por entrar a formar parte de esta familia y espero leerte por aquí a menudo y sí lo deseas, puedes indicarnos cual es tu blog para que podamos seguirte. Un abrazo, Rosa y bienvenida.

Hace 2 años

Estimados Tod@s.

Os cuento, la idea de escribir este blog surgió por el hecho de verme feliz después de superar el cáncer. Y echar la vista a atrás y darte cuenta cómo hace tres años estaba hundida, cómo mi vida no tenía sentido pues me acababan de operar y me esperaba unos duros meses por delante de quimios y radioterapias. Cómo el tratamiento se me hizo tan largo pues no lo toleré bien, mi cuerpo se quedó con 15 kilos menos. Hace unos meses, justo antes de Navidad, cuando ya me puse a metalizar de que tenía que hacerme mi revisión de los 6 meses, me dije: si yo cuando antes de enfermar viajaba, era independiente, terminaba un viaje y volvía a soñar con el otro, me ilusionaba hasta con el mínimo paseo en tren...y ahora? porqué no?. Acaso el miedo a las revisiones tiene que impedir que tenga esos sueños e incluso que los vuelva a realizar? Pues no, claro que no. La enfermedad ha pasado, estamos curados, y la vida sigue. Me di cuenta además que me ponía los mismos pantalones de hace tres años, por fin vuelvo a tener mi peso. Y dije, voy a escribir mis viajes en un blog. Un viaje a Valencia, un viaje a Madrid, aquellos que ya realicé, y aquellos que pienso hacer a partir de ahora, porque sentirse normal, volver a la normalidad y ser como antes era es la mejor medicina para afrontar los miedos que causa enfrentarte a nuevas revisiones. Por eso, dentro de esos viajes no podía pasar por alto describir ese viaje que ha marcado tanto mu vida, el cáncer.

Así que os dejo el enlace de mi blog, todavía escaso de entradas pero con grandísimas ideas que pronto se verán escritas. Y por supuesto, describiré muchos de los momentos que viví mientras me curada, porque sí, el cáncer se cura, y después del cáncer hay un viaje increíble por vivir.

http://lascosasdelviajar.blogspot.com.es

Esta entrada se la dedico a todas aquellos pacientes que hoy tienen ese mal día de malestar físico, de bajón mental, de incertidumbre y de miedo.....os digo que serán momentos duros, caminos difíciles, pero pasará, todo esto es temporal. Y llegará el día que solo sea recuperarse del terremoto del tratamiento y todo sea comenzar a disfrutar.

Un gran abrazo a todos.

Hace 2 años

hola me quito el sombrero ante el relato qu acabas de contar si un abrazo