Lo ya vivido.

Hace 5 años

Hola, mi nombre es Arancha, tengo 19 años y actualmente vivo en Tenerife. He decidido dar el paso de integrarme en la medida de lo posible con la aecc porque así siento que debo hacerlo. Me gustaría contar mi historia: Hace ya casi siete años, falleció (aunque no me gusta decir esa palabrá) mi padre. Yo apenas tenía 14 años y mi hermano 21. El proceso fue más duro para mi madre y algunos familiares y amigos porque vivieron más las horas de hospital que yo, ya que mi familia decidió apartarme un poco de ver todo ello, según dicen, por mi bien. Al hablar de mi padre, la palabra "padre" se me queda tan corta, era mi amigo, mi confidente, la luz de mi vida, por quien yo era capaz de todo, esa persona que me miraba y ya sonreíamos juntos, eramos complices, me decía "chachona" como apodo cariñoso. Le encantaba que lo mimara, que estuviera pendiente a él, reirnos juntos, darme consejos, ver nuestras series favoritas...En fin, lo era (y a pesar de todo, lo sigue siendo) todo para mi.
Recuerdo el día en el que vino a casa diciendo que un médico le dijo que se tenía que operar del oído porque habían salido mal unas pruebas (hoy en día se que previamente le hicieron una biopsia y el resultado fue cáncer). En ese momento, mis padres hablaban en la cocina mientras mi hermano y yo veíamos la tele en el salón. A los días de aquello, lo operaron. Pasó por un proceso de quimio y radio, y al tiempo con otra prueba le vieron otro tumor en un pulmón y parte del cerebelo, mi padre tenía metastasis. Siguió luchando con todos los tratamientos, las pruebas a veces bien, a veces mal pero luchando. Al salir de la quimio, lo esperaban todos sus amigos para llevarselo a comer y pasar un día todos juntos, llegaba feliz a casa. Me acuerdo que todas las mañanas me llamaba desde su cuarto "chachona", con todo de picardía, para que fuera a hacerle las curas del oído ya que decía que solo se fiaba de mi. Era nuestro momento, hablabamos, nos reiamos con continuas bromas...El y yo.
Llegó el mes de diciembre del año 2007, mi padre estaba en casa muy malito, tenía mucha tos y apenas comía, llegaron mis tios y decidieron ir a urgencias...Ya no regresó más a casa.
Soy consiente de que esto no lo voy a superar nunca, y que simplemente tendré que seguir viviendo sin mi luz principal. Me ayuda pensar que de una manera u otra estamos juntos, quiero pensar así y realmente lo creo.
Ahora que ha pasado el tiempo, quiero ayudar en lo que pueda a personas que esten pasando por esta enfermedad o a sus familiares porque se que sin ayuda de mi familia y amigos yo no habría salido adelante e incluso mi padre sin ellos no hubiera luchado de la misma forma.
Así pues, he rellenado una solicitud para ser voluntaria y tengo la entrevista este lunes, espero que todo vaya bien y poder colaborar en esto.
Arancha Plasencia, 28/06/2013.
Hace 5 años

Muy bonito Arancha, muy bonito, tu padre, allí donde se encuentre, tiene que estar muy orgulloso de ti. Un fuerte abrazo.

Hace 5 años

Arancha, a mi, ya me has ayudado. Gracias.

Hace 5 años

Hola Arancha, gracias por compartir tu historia con todos y gracias también por querer unirte a nosotros como voluntaria. Ya verás cuántas satisfacciones te da este trabajo. Sentimos mucho la muerte de tu padre. Un abrazo y bienvenida a esta comunidad.