¿Cómo se puede detectar un cáncer colon?

El cáncer de colon es uno de los pocos cánceres que se pueden diagnosticar precozmente, es decir, antes de que la persona note algún síntoma. Con un diagnóstico precoz se consiguen mayores tasas de curación y cirugías menos agresivas. Además, con una sencilla prueba, como es el test de sangre oculta en heces (TSOH)es posible detectar lesiones premalignas o pólipos que en un futuro pudieran malignizarse.

Detección precoz: programas de cribado 

 

El TSOH es la prueba que se realiza de manera bianual en los programas de cribado (si es positiva deber realizarse una colonoscopia). Los programas de cribado van dirigidos a población de riesgo medio que es la población general al partir de los 50 años.

Por otro lado, se considera población de alto riesgo aquellos casos familiares, síndromes hereditarios y otras condiciones predisponentes. En estos casos se recomienda realizar el cribado con colonoscopia dependiendo la frecuencia de la causa que produce el aumento de riesgo. Si usted tiene alguna de ellas, consulte con su médico para su caso en concreto.

Dona AECC - diagnóstico del colon

 

Detección de cáncer de colon con síntomas

Cuando existen síntomas del cáncer de colon que pueden hacer sospechar la posible existencia de una lesión en el colon, el médico pedirá una serie de pruebas para determinar el diagnóstico.

Previamente a la realización de las pruebas, elaborará una historia clínica y posteriormente efectuará una exploración física en la que valorará el estado general de la persona y en la que incluirá el tacto rectal. 
Las pruebas más utilizadas en la detección del cáncer de colon y recto son:

Test de sangre oculta en heces (TSOH)

Una de las pruebas utilizadas es el test de sangre oculta en heces (TSOH), que como su nombre indica detecta si existe o no sangre en las heces. Si el resultado de la prueba es positivo se completa el estudio con una colonoscopia para visualizar el origen del sangrado.

Esta es la prueba que se realiza en los programas de cribado y/o cuando existe sospecha clínica.

El test lo realiza la propia persona en su domicilio. La lectura del test ha de ser realizada por personal sanitario cualificado. El objetivo del cribado de CCR es la detección y extirpación de pólipos precancerosos para prevenir el desarrollo de tumores malignos y/o su detección en estadios precoces. De este modo, no solo se puede diagnosticar el cáncer de colon de manera precoz y tratarlo en sus estadios iniciales, donde la supervivencia es mucho más elevada, sino que incluso se puede evitar la aparición misma de la enfermedad. La periodicidad de la prueba del Test de Sangre Oculta en Heces (TSOH) es de dos años.

Cuando el test es positivo, es decir, indica que existe sangre en las deposiciones, se requieren estudios y pruebas posteriores para diagnosticar el origen de la misma (hemorroides, pólipo, tumor maligno…).

Se ha llevado a cabo importantes avances para la implantación de esta prueba de screening en España. En estos momentos, se ha incluido su realización en la cartera básica de servicios, lo cual asegura el derecho de la población a esta medida de prevención, y por tanto la obligatoriedad de la Comunidades Autónomas de proveer este servicio a su población, por lo que aquellas Comunidades que todavía no han implantado el programa tendrán que empezar a desarrollarlo.

Colonoscopia

Otra prueba es la realización de una colonoscopia completa. Consiste en la introducción de un aparato (endoscopio) que tiene una luz al final y que permite visualizar el interior del colon y recto. Tiene una pinza en su extremo interno con la que se pueden tomar biopsias.

Es una prueba con la que se puede observar la mucosa de todo el colon y el recto a través de un tubo largo y flexible (endoscopio) que se introduce por el ano y, que en su extremo posee una luz y una cámara que permite visualizar en un monitor de televisión cualquier patología existente. Para su realización es necesario que la persona siga una dieta especial al menos durante dos o tres días, con muy pocos residuos, y que el día antes de la prueba emplee laxantes con el fin de que tanto el colon como el recto estén limpios.

En la actualidad, la colonoscopia se realiza en un hospital bajo sedación (el paciente no está dormido, se siente relajado y no percibe dolor), de tal forma que se evitan las molestias producidas por la distensión del tubo digestivo al introducir el endoscopio en su interior.

 

Tacto rectal

El tacto rectal consiste en la exploración digital del ano y parte del recto. El médico se coloca un guante y emplea lubricante para deslizar suavemente el dedo a través del ano y explorar la zona, palpando las posibles alteraciones existentes en las paredes del recto.

 

Biopsia

Si el médico observa durante la realización de la colonoscopia una lesión sospechosa, procederá a extraer una pequeña muestra. Esta pequeña cantidad de tejido deberá ser estudiada por un anatomopatólogo (médico especialista en el estudio de los tejidos al microscopio) para poder emitir un diagnóstico confirmando o descartando la existencia de un cáncer.

Otras pruebas una vez detectado el cáncer de colon

Una vez que se ha diagnosticado el cáncer de colon o de recto, se deben realizar otras pruebas que permitan conocer si la enfermedad se ha diseminado a otros órganos, o por el contrario sólo afecta a esa porción del tubo digestivo.

Este estudio permite planificar correctamente la secuencia de tratamientos que aseguren el control adecuado del tumor con la mejor calidad de vida posible. Las pruebas que suelen realizarse son:

 

Radiografía de tórax

Es una técnica empleada con mucha frecuencia. Puede ser sustituida por un escáner torácico si el médico lo considera más apropiado.

Detectar cáncer de colon - Hombre haciéndose una radiografía de torax

 

Ecografía

La ecografía es una prueba indolora, de fácil realización. La técnica se basa en emitir ondas sonoras (ultrasonidos), que rebotan al chocar con las diferentes estructuras a las que llegan y, a través de un ordenador forman una imagen que se visualiza en una pantalla.

 

  • Ecografía abdominal: se utiliza, fundamentalmente para valorar el estado del hígado.
  • Ecografía endorrectal: se usa cuando las lesiones están a nivel del recto, introduciendo una sonda a través del ano. Permite visualizar el tamaño, la afectación en profundidad y la posible extensión del tumor a otros órganos próximos. 

La ecografía también puede realizarse intraoperatoriamente (durante la intervención quirúrgica) para detectar metástasis hepáticas.

 

Marcadores tumorales

Son unas determinaciones que miden el nivel de ciertas proteínas en la sangre. El antígeno carcinoembrionario (CEA) y el CA 19.9 son los más utilizados. Son análisis orientativos, pero no diagnósticos, porque:

  • Puede existir un cáncer con unos marcadores normales
  • Puede existir una elevación de marcadores tumorales y deberse a causas benignas.

Los marcadores tumorales no deben utilizarse para el diagnóstico de cáncer colorrectal.

Sólo son utilizados, una vez que el paciente está diagnosticado de cáncer de colon, para el seguimiento de la enfermedad en los casos en los que el oncólogo así lo indique.

 

Rx simple de abdomen

Es fácil de realizar y puede aportar información sobre si existe obstrucción intestinal. Puede ser sustituida en la mayoría de los casos por un escáner (TAC) abdominal.

 

Enema opaco

Consiste en la administración de un contraste de bario por el ano. Este contraste “dibuja” el interior del colon y recto.

 

Tomografía Axial Computerizada (TAC o CT )/ Escáner de tórax/torácico

 

TAC/CT/ESCANER CT abdominal-pélvico

Es una prueba radiológica que ofrece datos sobre la extensión local.

 

Resonancia abdominal

Es una técnica diferente al CT, que se suele hacer cuando existen hallazgos en el escáner que precisan exploraciones complementarias.

 

Ecografía endoscópica

Consiste en un endoscopio que tiene también un transmisor de ultrasonidos para hacer una ecografía. Es de gran utilidad para la clasificación del cáncer de recto.

 

Tomografía de emisión de positrones (PET-TAC)

Es una prueba de Medicina Nuclear, que consiste en inyectar un líquido marcado con una sustancia específica para medir actividad metabólica. Da información de todo el cuerpo.

 

Gammagrafía ósea

Para estudiar si el cáncer se ha extendido a los hueso.

 

Laparoscopia

Es una técnica que consiste en introducir un endoscopio en la cavidad abdominal, para comprobar si el tumor se ha extendido más allá del colon.

La información sobre pruebas diagnosticas es orientativa, su médico decidirá que pruebas necesita realizar en función de su situación clínica.

¿Cómo disminuir el malestar de las pruebas médicas?

Las pruebas necesarias para obtener un diagnóstico preciso de cáncer de colon o recto no son dolorosas, aunque algunas de ellas pueden resultar en ocasiones difíciles de tolerar.
Algunas recomendaciones para que resulte más fácil la realización de estas pruebas son las siguientes:

  • Pídale a su médico que le explique lo que va a pasar. No se deje llevar por su imaginación.
  • Céntrese únicamente en lo que ocurre en cada momento.
  • Utilice alguna técnica de relajación antes y durante la realización de la prueba.
  • Si está nervioso, coménteselo a su médico. Puede darle alguna medicación para reducir la ansiedad ante esa situación.

El estar tranquilo, relajado, seguir las instrucciones del especialista y eliminar de la mente pensamientos negativos puede ayudarle a tolerar mejor las pruebas.