Prevención del cáncer de estómago

No está claro qué es lo que causa el cáncer de la unión gastroesofágica o de estómago, por lo que no hay manera de prevenirlo. Sin embargo, puedes adoptar medidas para reducir el riesgo de padecer cáncer de la unión gastroesofágica y de estómago modificando hábitos en tu vida cotidiana, como, por ejemplo:

  • Hacer ejercicio. El ejercicio regular está asociado a un menor riesgo de cáncer de estómago. Trata de incorporar la actividad física en tu rutina y practicar ejercicio la mayoría de los días de la semana.
  • Come más frutas y vegetales
  • Reduce la cantidad de alimentos salados y ahumados.
  • Deja de fumar. Fumar aumenta el riesgo de padecer cáncer de estómago, así como muchos otros tipos de cáncer. Dejar de fumar puede ser muy difícil, así que pídele ayuda a tu médico.
prevención del cáncer de estómago

¿Cuáles son los factores de riesgo del cáncer gástrico?

Un factor de riesgo para un cáncer es cualquier agente que incrementa el riesgo de padecer dicho tumor, es decir, la persona expuesta a este factor posee más probabilidades de desarrollar la lesión maligna.

En la actualidad, se conocen factores que parece que poseen un papel primordial en el desarrollo del cáncer gástrico. Entre ellos destacan:

Edad

La neoplasia gástrica se presenta generalmente a partir de los 50 años. Como en la mayoría de los tumores a más edad mayor es el riesgo, tanto en hombres como en mujeres, de padecerlos.

Sexo

Los hombres poseen una tasa de cáncer de estómago dos veces mayor que las mujeres.

Antecedentes familiares

Aquellas familias con varios miembros diagnosticados de cáncer gástrico poseen una incidencia 2-3 veces mayor que el resto de la población.

En casos poco frecuentes, el cáncer gástrico puede estar relacionado con factores genéticos (por ejemplo en el Síndrome de Cáncer Gástrico Difuso Hereditario que está asociado a una mutación en el gen llamado cadherina).

Enfermedades benignas

Existen una serie de enfermedades benignas que en algunos casos se podrían considerar premalignas. Las más frecuentes son las siguientes:

  • Pólipos gástricos: sobre todo si son mayores de dos centímetros.
  • Infección por una bacteria llamada Helicobacter pylori (es la causa de la gran mayoría de las úlceras gástricas). Se trata con antibióticos y una vez que desaparece del estómago también lo hace el riesgo de cáncer.
  • Anemia perniciosa: es un tipo de anemia ocasionada por falta de vitamina B12. Estos pacientes poseen un riesgo 20 veces mayor para el cáncer gástrico que las personas sin este tipo de anemia.
  • Gastritis crónica atrófica: en esta enfermedad el estómago produce menos cantidad de ácido gástrico favoreciendo la aparición de un cáncer.
  • Cirugía gástrica previa: las intervenciones sobre el estómago predisponen al llamado cáncer de muñón. Para ello se requiere que hayan transcurrido más de 10 años desde la operación.

Otros factores relacionados

  • Factores nutricionales: dieta muy rica en alimentos ahumados o conservados en salazón, así como dieta baja en frutas y verduras.
  • Factores ambientales: mala preparación de alimentos y el consumo de tabaco.