¿Qué es el cáncer de ovario?

El término Cáncer de ovario se utiliza cuando las células que constituyen y forman el ovario comienzan a crecer de forma descontrolada y pueden propagarse, bien localmente o a distancia. Un tumor benigno puede crecer localmente sin infiltrar o dañar los tejidos próximos y nunca se disemina hacia otros órganos alejados de su origen.


Los quistes de ovario se forman en la superficie del ovario y pueden producirse durante el ciclo menstrual normal de una mujer, habitualmente desaparecen sin tratamiento. Los quistes de ovario simples no cáncer.


También se engloba en cáncer de ovario a los tumores que se producen en las trompas de Falopio o en el peritoneo. Antes se creía que el cáncer de las trompas de Falopio era un tumor poco frecuente sin embargo, en la actualidad sabemos que la mayoría de los cánceres anteriormente denominados “cáncer de ovario” en realidad comienzan en una trompa y se diseminan e infiltran el ovario.

Día mundial del cáncer de ovario - 8 de Mayo

Incidencia del cáncer de ovario

El cáncer de ovario es el sexto más frecuente entre las mujeres, con aproximadamente 205.000 nuevos casos al año en todo el mundo. Representa entre el 4 y el 5% de los tumores femeninos.

Alrededor del 50% de los casos se concentran en los países desarrollados. Las tasas de incidencia más altas se registran en Europa (países nórdicos, UK, Austria, Alemania) y Norteamérica, aunque recientemente comienzan a disminuir. En el sur, centro y este de Europa, las tasas siguen aumentando lentamente. En África y el sur de Asia es un tumor raro. Este patrón de incidencia se puede atribuir en gran parte a la baja natalidad de los países desarrollados.

Incidencia en España

La incidencia de cáncer de ovario en España  se puede considerar alta (tasa ajustada mundial en 2002: 9,9 nuevos casos/100.000 habitantes/año), con un ascenso lento pero constante desde los años 60.

El último informe SEOM 2019, estima que se diagnosticarán este año 3.548 casos anuales, y es responsable de 2.025 fallecimientos al año.

¿A qué edad es frecuente el cáncer de ovario?

Es un tumor propio de las edades medias de la vida. La mayoría de los casos se diagnostican entre los 45 y los 75 años. Hay un número significativo de casos desde los 30 años, y no es infrecuente diagnosticar tumores en jóvenes desde los 15.

¿Cómo se desarrolla el cáncer de ovario?

Dependiendo del tipo de célula que forma el tumor de ovario el desarrollo o crecimiento del mismo puede ser más o menos  agresivo, pero todos tienen un mismo mecanismo de crecimiento. De hecho, el cáncer de ovario puede crecer de cuatro maneras: 

  • Crecimiento local: el cáncer de ovario crece por invasión directa a todas las estructuras vecinas como las trompas de Falopio, útero, vejiga y recto. Este crecimiento por contigüidad se produce al romperse la cápsula del ovario. 
  • Diseminación peritoneal: es la forma más frecuente de crecimiento del cáncer de ovario. Se produce por desprenderse las células del tumor y esparcirse a través de la cavidad abdominal colonizando el peritoneo (membrana que reviste la cavidad abdominal y envuelve las vísceras situadas en ella). A este tipo de diseminación también se le denomina siembra peritoneal. 
  • Diseminación linfática: los ganglios que se afectan con más frecuencia son los situados en la pelvis y alrededor de la arteria aorta. 
  • Diseminación hematógena: se realiza a través de los vasos sanguíneos, preferentemente hacia el hígado, hueso y pulmón.

Este tipo de crecimiento no es frecuente en el cáncer de ovario y cuando lo hace es tardíamente.

 

Cáncer de ovario. En esta imagen se muestra un ejemplo de la anatomía femenina

 

Etapas del cáncer de ovario

La determinación de la etapa en la que está el cáncer de ovario permite conocer  si está localizado exclusivamente en los ovarios o si se ha diseminado y hacia dónde, y si está afectando otras partes del cuerpo.

Conocer el estadio de la enfermedad permite decidir qué tipo de tratamiento para el cáncer de ovario es el más adecuado y determinar el pronóstico de un paciente, es decir, la posibilidad de curación
La clasificación de los tumores malignos de ovario se basa en los hallazgos de la exploración quirúrgica,  por lo que el estudio intraoperatorio de la enfermedad es imprescindible para enfocar posteriormente los tratamientos a realizar.
 
En función de los resultados de este estudio, los cánceres de ovario (epiteliales y de células germinales) se agrupan en las siguientes etapas o estadios: 

Estadio I: el crecimiento del tumor está limitado a uno o los dos ovarios o trompas de Falopio. 

Este se subdivide en: 

  • Estadio IA: El cáncer se encuentra solo dentro de un ovario o trompa de Falopio con la superficie íntegra. 
  • Estadio IB: El cáncer está en ambos ovarios o trompas de Falopio. Con la superficie íntegra.
  • Estadio IC: El cáncer está en uno de los ovarios o trompas de Falopio, o en ambos, con cualquiera de los siguientes:
    • Estadio IC1: El tumor se rompe mientras se está extirpando quirúrgicamente: derrame quirúrgico intraoperatorio.
    • Estadio IC2: rotura previa del tumor o hay cáncer en la superficie del ovario o la trompa de Falopio.
    • Estadio IC3: Se encuentran células tumorales en el líquido abdomina o en el peritoneo.

Estadio II: el tumor se extiende a pelvis, afectando a estructuras como útero o trompas de Falopio.

  • Estadio IIA: El tumor afecta el útero y/o las trompas de Falopio y/o los ovarios.
  • Estadio IIB: El cáncer se ha diseminado a otros tejidos dentro de la pelvis. 

Estadio III: los implantes tumorales se han extendido fuera de la pelvis afectando a peritoneo, ganglios retroperitoneales o inguinales y superficie hepática.

  • Estadio IIIA1: El cáncer se ha diseminado a los ganglios linfáticos retroperitoneales pero no al peritoneo.
    • Estadio IIIA1(i): Las metástasis miden 10 milímetros (mm) o menos.
    • Estadio IIIA1(ii): Las metástasis miden más de 10 mm. 
  • Estadio IIIA2: El cáncer se ha diseminado microscópicamente de la pelvis hasta el abdomen. 
  • Estadio IIIB: El cáncer se ha diseminado visiblemente más allá de la pelvis hasta el abdomen y mide 2 centímetros (cm) o menos, con o sin diseminación a los ganglios linfáticos retroperitoneales.
  • Estadio IIIC: El cáncer se ha diseminado visiblemente más allá de la pelvis hasta el abdomen y mide más de 2 cm, con o sin diseminación a los ganglios linfáticos retroperitoneales. 

Estadio IV: el cáncer se ha diseminado a distancia, existiendo metástasis en el hígado o derrame pleural con células malignas.

  • Estadio IVA: El cáncer produce derrame pleural
  • Estadio IVB: El cáncer se ha diseminado al hígado o al bazo o a órganos que se encuentran más allá del abdomen, incluidos los ganglios linfáticos de la ingle y fuera de la cavidad abdominal.

Cáncer de ovario según el grado

Las células que forman los cánceres de ovario se dividen en función del grado. El grado está en relación al parecido que poseen las células tumorales con respecto a las células normales del ovario, e indican la velocidad con la que el cáncer puede desarrollarse: 

  • Grado 1 o bien diferenciadas: las células se parecen mucho a las células normales y son tumores que crecen despacio.
  • Grado 2 o moderadamente diferenciadas: guardan cierta semejanza con las células de origen y su crecimiento es más rápido que en el grado 1.
  • Grado 3 o indiferenciado: no se parecen a las células de dónde proceden y crecen rápidamente. Son los que con más frecuencia se diseminan. 

Tipos de tumores de cáncer de ovario

Los diferentes tipos de cáncer de ovario reciben los nombres de las células de las que derivan. Para conocer el tipo de tumor debe realizarse obligatoriamente una laparotomía (intervención quirúrgica de la cavidad abdominal).
 
Existen 3 tipos de cáncer de ovario:

  •  Carcinoma epitelial: representa el 85-90% de los canceres de ovario. Se desarrolla a partir de las células de la capa externa del ovario. Son más frecuentes a partir de los 50 años.
  • Tumores de células germinales: Se desarrolla en las células que generan los óvulos. Representan un 10% de los casos y son más frecuentes en mujeres jóvenes menores de 25 años.
  • Tumores del estroma: Formado en las células que producen las hormonas sexuales femeninas. Son infrecuentes y aunque  pueden aparecer a cualquier edad tienen mayor incidencia entre los 30 y 50 años.

Los tumores epiteliales pueden subdividirse en 5 tipos: 

  • Diferenciación serosa (40%).
  • Mucinoso(15%).
  • Endometrioide(15%).
  • De células claras (5%).
  • Transicional o de Brenner

Todos ellos pueden ser agrupados en tres categorías dependiendo de su potencial maligno:

  • Benignos,
  • Proliferantes atípicos (también llamados borderline) y
  • Malignos.

Tumores epiteliales de ovario

Los “tumores epiteliales de ovario”, son los más frecuentes y se subdividen en 5 tipos dependiendo de la célula del ovario de la que derivan:

  • Tumores serosos: los adenocarcinomas serosos son los cánceres más frecuentes de ovario. En el momento del diagnóstico suelen tener un tamaño medio de 15 cm, y en la mayoría de las ocasiones son bilaterales.
  • Tumores mucinosos: representan el 15% de los tumores malignos de ovario. Su nombre deriva de que producen mucina (especie de mucosidad), que se extiende por toda la cavidad peritoneal. Aparecen en mujeres jóvenes, generalmente se diagnostican en estadios precoces y tienen mejor pronóstico que los serosos.
  • Tumores endometrioides: tienen un aspecto sólido y oscuro. En la mitad de los casos son bilaterales y representan el 15-25% de los cánceres ováricos.
  • Tumores de células claras: su nombre deriva de que las células que lo forman presentan un aspecto claro. El 5% de los cánceres de ovario son de este tipo. Son bilaterales en el 20-40% de los casos.  
  • Transicional o de Brenner: El tumor de Brenner es un tumor raro que representa aproximadamente el 1,5% de los tumores de ovario. Es un tumor compuesto por células uroteliales embebidos en un estroma fibroso. Se clasifica en tumor de Brenner benigno (95%), borderline (3-4%) y maligno (1%)


Si cualquiera de estos tumores presenta una baja malignidad se habla de tumores borderline o límite. Su característica principal es que no invaden la profundidad del ovario. Suelen presentarse en mujeres jóvenes y progresan lentamente. Su pronóstico es favorable en la mayoría de los casos. 

Tumores germinales de ovario

Los tumores germinales de Ovario son los segundos tumores en frecuencia en el ovario. Aparecen  en  mujeres  jóvenes, con un pico de incidencia alrededor de los 20 años. Son raros después de los 40 años y son responsables de 5% de los tumores ováricos malignos en mujeres.
Son tumores muy sensibles a la quimioterapia, y su tratamiento quirúrgico es más conservador que en el caso de los tumores epiteliales. Las variedades más frecuentes son los teratomas y los disgerminomas.